Estados
Ver día anteriorDomingo 21 de mayo de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

INE: 3,200 decidieron quedarse a vivir en BC; de ellos, mil 200 no han resuelto estatus migratorio

Presionan a haitianos para regular estancia; amagan con deportarlos

La estancia en albergues del estado no es eterna; México, dispuesto a ayudarlos a irse: autoridades

Foto
Migrantes haitianos reciben apoyo de la iglesia cristiana bautista Emmanuel, habilitada como albergue en Tijuana, que comenzó a tener problemas de sobresaturaciónFoto Alberto Elenes/ La Jornada Baja California
Alberto Elenes
La Jornada Baja California
Periódico La Jornada
Domingo 21 de mayo de 2017, p. 27

Tijuana, BC.

La oportunidad que otorga el gobierno mexicano a los migrantes haitianos para regularizar su estancia en México no será eterna, advirtió el delegado del Instituto Nacional de Migración (INM), Rodulfo Figueroa. Tampoco el asilo en los albergues, luego de que este viernes venció el plazo que algunos pusieron a los refugiados para desalojarlos.

Si no regularizan su situación migratoria cuando termine el año deberán irse de México; es decir, no habrá ninguna diferencia entre un centroamericano o un haitiano irregular en México. Deberán regresar a sus países de origen y el gobierno federal está dispuesto a ayudarlos a irse, no necesariamente tenemos que deportarlos, explicó Rodolfo Figueroa.

Datos del Instituto Nacional de Migración (INM) refieren que 3 mil 200 haitianos decidieron quedarse a vivir en Baja California; de ellos mil 200 regularizaron su estancia mediante el esquema de ‘visitantes por razones humanitarias’ o como refugiados, otros 800 se encuentran en trámite y el resto, otros mil 200 son los que están en peligro de ser repatriados.

Grupo Beta Tijuana y Grupo Beta Mexicali han acudido a los albergues y tratado de explicar a la población haitiana que en el mejor de los casos regularicen su situación, mencionó el funcionario del INM.

Labor conjunta

El embajador de Haití en México, Guy Lamonthe, estuvo el lunes en Mexicali; ya tenemos un esfuerzo de dar a la población (haitiana) el apoyo de su gobierno para que acreditemos su identidad y ésa sea la piedra angular de la regularización en México, mencionó el delegado, quien además garantizó que esta labor continuaría con el representante diplomático.

Hace un año Tijuana y en menor medida Mexicali vivieron los primeros indicios de la peor crisis migratoria de que se tenga registro en la región. Casi todos los días llegaban camiones provenientes de Tapachula, Chiapas, con haitianos que venían de Brasil, en busca de llegar a Estados Unidos.

Miles consiguieron cruzar a Estados Unidos (se estima que unos 20 mil). Pero 3 mil 200 decidieron no intentarlo, con la llegada de Donald Trump y las noticias de que muchos estaban siendo repatriados a Haití. Ese grupo ha empezado a conseguir empleo, rentar cuartos y hacer una nueva vida en Baja California.

Pero entre ellos hay un sector que por diversas razones no ha podido obtener la tarjeta que las autoridades de Migración están dando para trabajar o mostrar que su regularización está en trámite. Son alrededor de mil 200.

A ellos, el INM amenaza con deportarlos y los albergues los presionan para que busquen a dónde ir porque la ayuda gubernamental se terminó y también cesaron las donaciones de la población.

El pasado 19 de mayo fue la fecha límite que el albergue de la iglesia Emmanuel puso a los casi 40 haitianos que aún estaban en sus instalaciones de la calle Olivos –en la zona de Otay– para que abandonaran sus instalaciones.

Si bien los encargados han dicho que no van a desalojar a nadie, quien quiera permanecer deberá afrontar los gastos de luz, agua, gas y cualquier costo que genere, pues desde hace un par de meses cada quien compra su comida y su aceite para cocinar.

Aunque los albergues se han ido vaciando conforme los haitianos regularizan su situación y consiguen empleo –lejos está Tijuana de los días en que dormían en las calles y la policía tenía que cerrar el paso vehicular, como ocurrió frente al desayunador Padre Chava–, en algunos casos todavía siguen en los refugios.

Pero, con el paso de los días, tras la cancelación de apoyos gubernamental y donaciones, el albergue Emmanuel puso fecha a su salida, lo que generó este viernes denuncias en las redes sociales de que los iban a desalojar. No fue así.

Verónica Alvidrios, esposa del pastor de esta iglesia, comentó que en los meses recientes los recibos de luz rebasaron 17 mil pesos y los de agua 15 mil, colocando a la iglesia en una situación muy complicada porque sus feligreses ya no quieren asumir esos gastos. Por ello, el pastor León Franco Curiel pidió a los 34 hermanos y hermanas que quedaban en el albergue, que salgan y busquen casa.

El pastor Leo, como también conocen al director de la iglesia y albergue Emmanuel, respondió en la misma red social: estamos al límite y no se me hace justo que por un comentario de alguien que no ha ayudado en nada sólo salir en el periódico se nos acuse de ser inhumanos; pido mesura en sus comentarios, en primer lugar Wilner Metelus (coordinador del Comité Ciudadano de Defensa de los Naturalizados y Afromexicanos), no sabe en qué situación estamos ni los criterios, abundó.

Metelus declaró en la Ciudad de México que por órdenes del INM cientos de indocumentados de origen haitiano y africano están siendo expulsados de albergues en Baja California, con el argumento de que ese espacio debe reservarse para los mexicanos deportados de Estados Unidos.

Salen en apoyo otros refugios

Tras conocerse la situación que enfrenta la iglesia Emmanuel, Embajadores de Jesús, otra que ha fungido también de albergue, localizada en el Cañón del Alacrán, confirmó que los migrantes serían reubicados en sus instalaciones.

Directivos de otros albergues confirmaron a La Jornada Baja California que continuarán con el apoyo a los migrantes el tiempo que sea necesario, como es en el caso de Juventud 2000, que se ubica en la denominada zona norte, en Tijuana, y actualmente atiende a 37 migrantes. Otro es el llamado Hotel Migrante que se localiza en Mexicali y alberga a 200.

(Con información de Fernando Camacho)