Estados
Ver día anteriorMartes 23 de mayo de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Se violó resolución judicial que ordenó suspender las obras, argumentan los inconformes

Yaquis sacan de sus tierras tubos y cables del gasoducto de IEnova

Autoridades de ocho pueblos acordaron quitar materiales

La empresa recurrió a engaños y ofreció cantidades irrisorias a las comunidades

Empresarios de Sonora llaman a negociar

Foto
En octubre pasado, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional intervinieron en un enfrentamiento entre yaquis opositores y partidarios de la construcción del Gasoducto del Noroeste en la localidad de Loma de Bácum, municipio de Cajeme, Sonora, con saldo de un muerto, ocho heridos y 12 vehículos incendiadosFoto Cristina Gómez
Cristina Gómez Lima
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 23 de mayo de 2017, p. 29

Loma de Bácum, Son.

Integrantes de la tribu yaqui empezaron a quitar tubos y cables que instaló la empresa IEnova en sus tierras de manera ilegal para la construcción del gasoducto Agua Prieta, con el cual se pretende abastecer a industrias del noroeste de México.

El mediodía del domingo, un grupo de pobladores empezó a sacar material, en protesta porque la empresa continuó con las obras a pesar de que un juez federal emitió el 26 de abril una resolución en favor de la comunidad para detener los trabajos.

La empresa no hizo caso y por las noches, a escondidas, colocó la tubería para el gasoducto que transportará combustible desde la frontera con Arizona a través de territorio yaqui en los municipios de Guaymas y Cajeme.

Rodrigo González, representante legal de la etnia, informó que las autoridades yaquis acordaron impedir el tendido del gasoducto, que pone en riesgo la vida de sus habitantes por ubicarse a menos de un kilómetro de zonas habitacionales y escuelas, además de violar sus derechos territoriales.

Se pidió a cada uno de los ocho pueblos (de la etnia) que saque los ductos, sin importar que alguna de las comunidades, con engaños de la empresa, haya avalado su instalación, explicó.

Señaló además que la empresa amenazó con demandar a los pueblos que aceptaron los ductos en sus tierras a cambio de cantidades de dinero irrisorias.

Martín Valencia, secretario tradicional del pueblo de Loma de Bácum, confirmó que residentes sacaron el material. Esa comunidad ha estado en desacuerdo con el proyecto desde el inicio.

Al realizar un rondín, los yaquis se percataron de la presencia de empleados de la empresa que instalaban cables, lo cual los llevó a tomar medidas, resaltó.

Mientras los inconformes desenterraban el ducto y arrancaban cables, habitantes del poblado de Loma de Bácum se reunieron en la guardia tradicional con los gobernadores de la tribu para decidir las próximas acciones de resistencia civil contra IEnova.

Un año después de que la etnia interpuso la primera denuncia, continúan en la fase de presentación de pruebas y alegatos. La empresa no ha respondido. La lucha legal contra el gasoducto de la muerte sigue firme y ganando en los tribunales, advirtió Rodrigo González.

El 21 de octubre del año pasado ocurrió un enfrentamiento entre cerca de 600 partidarios y opositores al proyecto; hubo un muerto, ocho lesionados y 12 vehículos incendiados.

Desde entonces la etnia advirtió que, por la violación de la orden judicial, los opositores continuarían con su demanda hasta que el juez ordenara a la empresa quitar la tubería por completo.

Empresarios del sur del estado, entre ellos los agrupados en el Consejo de Promoción Económica de Ciudad Obregón, han presionado al gobierno estatal y a la empresa para que lleguen a un acuerdo con los inconformes. Insisten en que el gas natural reducirá el costo de operación de maquiladoras y otras industrias.

Por territorio yaqui atraviesan varias obras importantes para el desarrollo económico y social del noroeste del país, como la carretera federal México 15, una red de fibra óptica, acueductos para abastecer de agua potable a varias ciudades y el gasoducto, que hasta enero pasado llevaba un avance de 70 por ciento.

IEnova rehusó dar a conocer su postura sobre al retiro de materiales del gasoducto.