Opinión
Ver día anteriorMiércoles 24 de mayo de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Bajo la lupa

OTAN sunnita: Trump adopta la iranofobia de su aliado Netanyahu

Alfredo Jalife-Rahme
Foto
Jóvenes palestinos protestaron el lunes en Rafah –franja de Gaza– por la visita del presidente estadunidense, Donald Trump, a Israel y su encuentro con el primer ministro de ese país, Benjamin NetanyahuFoto Afp
U

na semana antes de la espectacular visita de Trump a Arabia Saudita, Josh Rogin, de The Washington Post, había revelado que su “nueva arquitectura de seguridad regional (https://goo.gl/E9dJbS)” pasa(ba) por la creación de una OTAN sunnita, como guía para combatir el terrorismo, contener a Irán y operar la mayor venta de armas en la historia (sic) por 110 mil millones de dólares, que pueden llegar a 350 mil millones de dólares (https://goo.gl/VFWn1A).

El zar Vlady Putin tocó piano en Pekín para acompasar la nueva Ruta de la Seda (https://goo.gl/i0HZph) y Trump festejó su colosal venta de armas con su baile en la legendaria “danza del sable (https://goo.gl/tViBbi)”. El sable de Trump intenta demoler el piano de la nueva Ruta de la Seda (B&R) en su flanco sur.

Los medios regionales no mencionaron la creación de la OTAN sunnita que debió ser formulada durante las dos cumbres de Trump, una con las seis petromonarquías árabes del Consejo de Cooperación del Golfo, y otra con los 55 mandatarios de la Cumbre Arabo-Islamo-Estadunidense, eminentemente sunnita y con la notoria ausencia de Irán, el mayor país chiíta con casi 83 millones de habitantes.

Es probable que la escalada de tensión del atentado juvenil de Manchester, que coincidió con la presencia de Trump en Israel, acelere las fracturas –genuino fracking geopolítico– que se han agudizado en Eurasia desde la llegada del atribulado presidente de Estados Unidos (EU) y su cambio tectónico de paradigma con nuevas reglas por hacer (mi entrevista con Russia Today: https://goo.gl/rXf4Jx).

A mayor venta de armas, mayor frecuencia de guerras (mi entrevista con CNN: https://goo.gl/s21Lf6). Sputnik abunda en que la OTAN sunnita desestabilizará Medio Oriente y desencadenará una guerra masiva en la región (https://goo.gl/IxhP9Q).

Tal fue la tónica con Kissinger, quien fomentó la venta lucrativa de armas tanto a Irán como a Irak para que se despedazaran durante ocho años. Luego EU se fue sobre la cabeza de su anterior aliado Saddam Husein.

Nada menos que James Stavridis, almirante retirado y ex comandante supremo de la OTAN, desde hace dos años pregonó una OTAN árabe para contrarrestar a Irán.

Los estrategas bélicos de EU desean conectar la OTAN europea con la proyectada OTAN sunnita que forma parte del simplón maniqueísmo lineal para dividir al mundo árabe y/o islámico entre sunnitas (de 85 a 90 por ciento del total de mil 570 millones de musulmanes) y los chiítas (de 10 a 15 por ciento), desde el punto de vista sectario religioso, y también étnico mediante la colisión de árabes contra persas (https://goo.gl/5zraR8). ¿Para descarrilar el B&R?

El analista indio C. Raja Mohan abunda sobre la escalada militar de Trump durante la cumbre sunnita que amenaza con despedazar el viejo (sic) orden en Medio Oriente por lo que India necesita actuar en forma propositiva para limitar las potenciales consecuencias negativas para el subcontinente. CRM evoca la presencia en la cumbre sunnita de Riad del presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, de los primeros ministros de Bangladesh, Sheikh Hasina, y de Pakistán, Nawaz Sharif, principal enemigo de India, cuyo temor radica en la futura definición hollywoodense del terrorismo islámico y las dos pesas y dos medidas de Trump (https://goo.gl/iy3vb4).

Irán mantiene una excelente relación con India, a la que le procura su gas y cuya pletórica población islámica (15-20 por ciento) es mayoritariamente sunnita. Este simple matiz se le escapó a Trump, quien abrió su sectaria y racista caja de Pandora en el Gran Medio Oriente con la bendición de su amigo, más que aliado, Netanyahu.

Los reclamos sauditas son dolorosos, de lo cual se aprovechan Trump y Netanyahu. Abdulrahman al-Rashed, ex director de la televisora Al Arabiya, muy cercano a la Casa Real (https://goo.gl/2IHaxx), pregunta qué tanto la visita de Trump puede cambiar a la región que se encuentra en una nueva fase (sic) después del anuncio de una serie de medidas para confrontar a Irán.

Trump es especialista en contradicciones, fracturas y muros, y fue mucho más vehemente contra Irán (https://goo.gl/GhlKQF) que los gobiernos de Arabia Saudita e Israel, al grado de comparar al Hezbolá chiíta libanés con Al Qaeda (sic) y denunciar el papel persa en Yemen, Siria y Bahréin donde existen relevantes poblaciones chiítas.

A juicio de Abdulrahman al-Rashed, en la fase de Obama el proyecto de Teherán era sitiar a Arabia Saudita y a las petromonarquías del Golfo para dominar la región, pero ahora con Trump Irán se encuentra en real peligro en Siria, Irak, Yemen y Líbano y hasta se va a quedar sin refacciones de EU después de haber comprado 80 aviones Boeing por 16 mil millones de dólares.

Ni los sauditas ni los israelíes desean saber más de la política anterior de Obama durante ocho años y se encuentran fascinados con Trump.

Dejo de lado el financiamiento por 100 millones de dólares de Arabia Saudita y de Emiratos Árabes Unidos a la Fundación (sic) de Ivanka Trump (https://goo.gl/J02xSH).

¿Palestina por Irán? Este macabro trueque, que sólo se le puede ocurrir a un vendedor inmobiliario sin tacto diplomático e ignorante de la historia del gran Medio Oriente, fue lo que vendió Trump en sus dos visitas a Arabia Saudita y a Israel, que no causó mucha gracia a los sitiados palestinos: arreglo mínimo del contencioso palestino a cambio de una santa alianza de la OTAN europea/”OTAN sunnita”/Israel contra de Irán.

¿Aceptarán los europeos este trueque antigravitatorio de un vendedor de bienes raíces?

Hasta el zelote israelí Chemi Shalev, acerbo crítico de Trump, exultó su triunfal visita a Israel: ¡Vino, habló, conquistó! (https://goo.gl/bqBzG4)

Trump estuvo 27 horas en Israel y una hora en Belén.

Un editorial del rotativo Felesteen, cercano a Hamas, exclamó: Trump no eres bienvenido en Palestina, mientras el presidente de la autoridad palestina, Mahmud Abbas, se mostró demasiado decente para tolerarlo. El método dialéctico obliga a referir la antítesis del punto de vista de Irán colocado en la picota por Trump y Netanyahu.

Las invectivas de Trump contra Irán han provocado feroces réplicas y se equivoca si cree que el presidente Rouhani se comportará como Videgaray Caso en México.

Los multimedia de Irán fustigan que Trump fue a Riad a conseguir dinero y “se rebajó ante los regalos saudíes (https://goo.gl/i4RIvt)”.

PressTV alega que la visita señala la persecución de los activistas pro democracia en Arabia Saudita y Bahréin (https://goo.gl/Pz6EgY), mientras el canciller pro occidental iraní, Javad Zarif, criticó que Trump coquetea con los déspotas (https://goo.gl/suko1l).

Retumban ya los tambores de guerra y los funcionarios persas alardean que “Arabia Saudita no está en posición de atreverse a agredir a Irán (https://goo.gl/qNJGtR)”. Por lo pronto, “Israel y EU planean eliminar militarmente a Hezbolá (https://goo.gl/TLLdF7).

Trump ignora los matices consustanciales al gran Medio Oriente: ha adoptado los esquemas balcanizadores de Netanyahu (https://goo.gl/4DtWDk) y ha optado por la linealidad maniquea ante a la hipercomplejidad del gran Medio Oriente que ya enterró a varios imperios. Trump fue a sembrar vientos bélicos al gran Medio Oriente. Sólo cosechará tempestades.

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037