Mundo
Ver día anteriorViernes 2 de junio de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El compromiso ambiental no es renegociable: países de Europa

Líderes mundiales manifiestan su decepción por el retiro estadunidense
Dpa, Afp, Ap, Reuters y Notimex
 
Periódico La Jornada
Viernes 2 de junio de 2017, p. 24

París.

Decepción, error, traición. Las reacciones en el mundo al anuncio del presidente Donald Trump de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París, consensuado el 12 de diciembre 2015 por 195 países.

Alemania, Francia e Italia, en una declaración conjunta, lamentaron la decisión y advirtieron que el pacto no es renegociable, mientras la Unión Europea prometió reforzar las acciones y buscar nuevas alianza para mantener el pulso del acuerdo sobre cambio climático.

Poco después, Trump aseguró a los líderes de Canadá, Francia, Alemania y Reino Unido que su país seguirá comprometido con los esfuerzos para proteger el medio ambiente, indicó la Casa Blanca en un comunicado.

El mandatario de Estados Unidos llamó por teléfono a la canciller federal alemana, Angela Merkel; al presidente francés, Emmanuel Macron; al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y a la primera ministra británica, Theresa May, para explicarles su decisión, según el comunicado.

Trump dijo a los cuatro gobernantes que en su administración Estados Unidos será el país más limpio y amistoso con el medio ambiente que hay sobre la Tierra. Subrayó que Washington tiene sólidos antecedentes en reducir las emisiones y en liderar el desarrollo de tecnologías limpias.

Previamente, la canciller federal alemana, Angela Merkel, con quien Trump ha sostenido varias escaramuzas verbales en días recientes, dijo que su país seguirá cumpliendo con sus obligaciones en el Acuerdo de París, tras lamentar la decisión estadunidense.

Reunidos en Berlín, Merkel y el premier chino, Li Keqiang, mostraron unidad y compromiso en la defensa del pacto internacional. China va a cumplir con sus compromisos climáticos y no está sola, espera ver que otros países la acompañan, recalcó el funcionario en la cancillería de la capital alemana.

Theresa May, primera ministra británica, resaltó que el pacto climático da prosperidad y seguridad a las generaciones futuras; su par italiano, Paolo Gentiloni, afirmó que no había que retroceder con lo logrado en París, y el jefe de gobierno canadiense manifestó su decepción.

Para la Organización de las Naciones Unidas la decisión es una gran decepción, afirmó el portavoz Stéphane Dujarric.

Es una decisión errónea, escribió en Twitter Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea.

Retirarse del Acuerdo de París es una traición a la Madre Tierra, la casa grande de la humanidad. Justamente países exageradamente industrializados no asumen su responsabilidad con la vida y la humanidad ante los problemas climáticos, declaró el presidente boliviano, Evo Morales.

En declaraciones a la agencia de noticias Dpa, Evo Morales recordó la propuesta que hizo para la creación de un Tribunal de Justicia Climática. Tras el anuncio de Estados Unidos, dijo, va a ser importante cómo crear un tribunal internacional que juzgue a los países que sabiendo que el calentamiento global hace mucho daño, siguen implementando políticas para destrozar al mundo.

Brasil se declaró decepcionado y Chile expresó su profunda decepción.

El presidente Vladimir Putin estuvo en París y firmó la convención. Rusia le otorga gran importancia, dijo en San Petersburgo el vocero del Kremlin, Dimitri Peskov, horas antes de que Trump anunciara su determinación.

El Vaticano, que por insistencia del papa Francisco respaldó fuertemente el acuerdo climático de 2015, consideró que la salida de Estados Unidos es una bofetada y un desastre para todos.

En su reunión el mes pasado, el Papa regaló al presidente estadunidense una copia firmada de su encíclica de 2015 en la cual apremia a la protección del medio ambiente de los efectos nocivos del cambio climático, y respaldó la evidencia científica de que el impacto es causado por la actividad humana.

El secretario del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, pidió entonces a Trump en un encuentro separado que Washington no abandonara el acuerdo.