Estados
Ver día anteriorMartes 6 de junio de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

En Hermosillo, 3 mil personas marchan en protesta por ocho años de dilaciones e impunidad

Ni un muerto más en estancias subrogadas, exigen padres de niños de la guardería ABC

Manifestantes colocan un antimonumento frente a oficinas del IMSS

Demandan a magistrado dar ejemplo en la impartición de justicia

Foto
Activistas, ciudadanos y familiares de los niños que perecieron hace ocho años en la guarderia ABC de Hermosillo, Sonora, marcharon ayer del Ángel de la Independencia a las oficinas del IMSS, en Reforma, donde develaron un antimonumento en memoria de los menoresFoto Alfredo Domínguez
César Arellano García
 
Periódico La Jornada
Martes 6 de junio de 2017, p. 30

Ocho años después de la tragedia en la guardería ABC, de Hermosillo, Sonora, padres y familiares de las víctimas, entre otros ciudadanos, colocaron una escultura de metal de aproximadamente cuatro metros de altura frente a las oficinas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Reforma, en la que se lee 49 ABC ¡Nunca más! pintado de azul, rosa y verde.

“Estos niños no debieron morir en una guardería subrogada por el IMSS y este antimonumento se los va a recordar. Se cumplen ocho años del día infame en que la negligencia y la corrupción de las autoridades mexicanas causaron la muerte de 49 niños y lesiones de diferentes grados a 80, quienes aún luchan heroicamente con la esperanza de tener un mañana mejor, más sanos y felices. Nuestros niños deberían estar aquí entre nosotros, rodeados de sus seres queridos y con la oportunidad de tener una vida plena”, afirmaron.

Al mediodía ofrecieron una conferencia de prensa para exigir a las autoridades que cumplan la sentencia condenatoria contra particulares y servidores públicos que el año pasado dictó el juez primero de distrito en Sonora, y sostuvieron que los verdaderos culpables son el ex gobernador priísta de Sonora Eduardo Bours Castelo y los cuatro dueños de la guardería, de los cuales sólo dos están bajo proceso.

Julio Márquez, padre de Yeyé, indicó que a partir de 2011, cuando entró en vigor la Ley 5 de junio, que garantiza seguridad a menores en guarderías, han muerto 60 menores en centros de atención infantil, incluiso en la Ciudad de México, el estado de México y Sonora. Además, cinco entidades aún no cuentan con una ley en la materia: Nuevo León, Oaxaca, Tlaxcala, Veracruz y Campeche, señaló.

La marcha partió del Ángel de la Independencia. Inicialmente iba a dirigirse a la Plaza de la Constitución, pero modificaron la ruta para instalar el antimonumento, donde nombran a cada uno de los menores muertos y colocaron fotografías de ellos.

“¡No más bebés o niños muertos en las guarderías del país! Seguimos caminando. Seguimos levantando la voz, y hoy también marcamos nuestras calles con un símbolo de memoria porque no queremos ciudades silenciosas que tapen la infamia con olvido. En sus grandes edificios, en sus avenidas turísticas, la aparente normalidad por fin se rompe: todos deben saber que el Estado mexicano debe las vidas y la felicidad de nuestros hijos e hijas.

Exigimos al magistrado del primer tribunal unitario en Hermosillo, Edmundo Páez Alcalá, que actúe con celeridad y justicia. Le recordamos que se ha cumplido un año desde que está a cargo del expediente y obligado a resolver en segunda instancia las sentencias dictadas por el juez primero de distrito. Esperamos que no dilate la resolución, que siente un precedente en impartición de justicia en un país donde la impunidad es la salida constante cuando hay un clara responsabilidad del mismo Estado.

Atención deficiente a sobrevivientes, señalan

Cristina Gómez Lima Corresponsal

Hermosillo, Son.

Unas 3 mil personas, entre ellas padres, familiares y niños sobrevivientes del incendio en la guardería ABC, marcharon ayer, por octavo año consecutivo, a fin de exigir justicia para los 49 menores que perecieron y más de 70 que resultaron gravemente heridos en la conflagración en esa estancia, el 5 de junio de 2009.

Reprocharon la lentitud de las autoridades en la investigación y que hasta ahora ninguna persona haya sido encarcelada por la conflagración, pese a que hay más de 20 personas sujetas a proceso penal, entre ellas funcionarios de los tres niveles de gobierno y socios de la guardería subrogada por el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Cada año, activistas y parientes de víctimas organizan actividades en memoria de los niños y celebran a los sobrevivientes, algunos de los cuales sufrieron quemaduras de primer y segundo grados y lesiones en los pulmones, entre otras secuelas.

Danna Paola, de 10 años, dijo en recuerdo de sus compañeros: Nos separaron en esta vida, y aunque te extraño mucho sé que en el cielo eres muy feliz. Fuimos compañeros de aventuras, de fiestas infantiles, de pañales y de leche; hemos compartido una misión: no permitirle al mundo que olvide lo que nos pasó.

La mañana de ayer, las familias de los deudos y sobrevivientes se reunieron para celebrar una misa, en la que el arzobispo de Hermosillo, Ruy Rendón Leal, hizo un llamado a las autoridades a que el proceso jurídico se realice conforme a la ley.

Durante la ceremonia, oficiada en la calle, frente a lo que fue la guardería ABC, los manifestantes se quejaron de que la atención médica que por decreto presidencial del panista Felipe Calderón Hinojosa se brindó a los más de 79 niños heridos es insfuciente, por lo que ellos continúan en una lucha jurídica por mejorar el nivel de atención de especialistas del Seguro Social.

Jamás perdonaré al Estado

Patricia Duarte, mamá de Andrés Alonso, quien pereció en el incendio, recordó: A esta hora recibí la llamada que jamás hubiera querido escuchar. No perdono, jamás perdonaré al Estado mexicano ni a los particulares asesinos. No les otorgo el perdón; de mi parte no lo obtendrán. Es mucho el daño que han hecho y siguen haciendo.

En mayo de 2016, las autoridades judiciales dictaron sentencia en primera instancia contra 22 personas, tres de las cuales fueron absueltas y 19 recibieron fallo condenatorio.

Por la noche, unas 3 mil personas marcharon de las ruinas de la guardería a las escalinatas del museo de la Universidad de Sonora.