Política
Ver día anteriorSábado 17 de junio de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Un paso atrás

Estados Unidos no está en condiciones de darnos lecciones, reprocha el gobierno cubano

La Habana fustiga el discurso cargado de retórica hostil del líder estadunidense
Xinhua
 
Periódico La Jornada
Sábado 17 de junio de 2017, p. 3

La Habana.

En respuesta al anuncio del presidente estadunidense, Donald Trump, de revertir el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, el gobierno de la isla fustigó el discurso cargado de una retórica hostil del mandatario, que, afirmó, rememoró los tiempos de la confrontación abierta con nuestro país. En una declaración, el gobierno cubano denunció que la medida de Trump revierte los avances logrados en los últimos dos años luego de que el 17 de diciembre de 2014 los presidentes Raúl Castro Ruz y Barack Obama dieron a conocer la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas e iniciar un proceso hacia la normalización de los vínculos bilaterales.

Nuevamente el gobierno de Estados Unidos recurre a métodos coercitivos del pasado, al adoptar medidas de recrudecimiento del bloqueo, en vigor desde febrero de 1962, que no sólo provoca daños y privaciones al pueblo cubano y constituye un innegable obs­táculo al desarrollo de nuestra economía, sino que afecta también la soberanía y los intereses de otros países, concitando el rechazo internacional, indicó La Habana.

El gobierno cubano denunció que la iniciativa de Trump llamada Memorando presidencial de seguridad nacional sobre el fortalecimiento de la política de Estados Unidos hacia Cuba, eliminará todos los intercambios educacionales pueblo a pueblo y fiscalizará los viajes de turistas estadunidenses a la isla, así como de cubanos exiliados que deseen visitar a sus familias.

El mandatario estadunidense justificó esta política con supuestas preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos en Cuba y la necesidad de aplicar rigurosamente las leyes del bloqueo, condicionando su levantamiento, así como cualquier mejoría en las relaciones bilaterales, a que nuestro país realice cambios inherentes a su ordenamiento constitucional, señala la declaración.

Muros que denigran a vecinos

Además, la declaración rechaza el argumento de Trump sobre las supuestas violaciones a los derechos humanos en la isla y recordó que las recientes iniciativas del mandatario son, precisamente, violaciones a los mismos: Estados Unidos no está en condiciones de darnos lecciones. Tenemos serias preocupaciones por el respeto y las garantías de los derechos humanos en ese país, donde hay numerosos casos de asesinatos, brutalidad y abusos policiales, en particular contra la población afroestadunidense; se viola el derecho a la vida como resultado de las muertes por armas de fuego; se explota el trabajo infantil y existen graves manifestaciones de discriminación racial; se amenaza con imponer más restricciones a los servicios de salud, que dejarían a 23 millones de personas sin seguro médico; existe la desigualdad salarial entre hombres y mujeres; se margina a emigrantes y refugiados, en particular los procedentes de países islámicos; se pretende levantar muros que denigran a vecinos, y se abandonan los compromisos internacionales para preservar el medio ambiente y enfrentar el cambio climático.

Foto
Los presidentes de Cuba, Raúl Castro, y de Estados Unidos, Barack Obama, durante un encuentro en el Palacio de la Revolución, en La Habana, el 21 de marzo de 2016Foto Afp

La declaración también mencionó las violaciones a los derechos humanos que se derivan de los conflictos bélicos en otros países en los que Estados Unidos ha intervenido.

Con todo, el gobierno cubano indicó que dado que la reanudación de relaciones diplomáticas no se revirtió: El gobierno de Cuba reitera su voluntad de continuar el diálogo respetuoso y la cooperación en temas de interés mutuo, así como la negociación de los asuntos bilaterales pendientes con el gobierno de Estados Unidos.

Mientras, la prensa cubana calificó de lamentable el anuncio del presidente Trump, de "frenar" la política de acercamiento con Cuba.

El rotativo Granma afirmó: Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o empleando métodos más sutiles, estará condenada al fracaso.

El periódico Juventud Rebelde opinó: Quizá lo más lamentable es que [Trump] haya retomado el lenguaje arcaico y las letanías gastadas del discurso más reaccionario contra Cuba y, sobre todo, que pretenda reducirla con condicionamientos, lo cual para los cubanos equivale casi al empleo de la fuerza.