17 de junio de 2017     Número 117

Directora General: CARMEN LIRA SAADE Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER Suplemento Informativo de La Jornada

Derrotamos al TPP y estamos fuertes para defender derechos laborales, agrícolas y del medio ambiente: ciudadanos de EU*

Arthur Stamoulis Director ejecutivo de Citizens Trade Campaign, de EU


Arthur Stamoulis FOTOS: Edgardo Mendoza / ANEC

Nuestra coalición, Citizens Trade, tiene una base de consumidores, familias agricultoras, trabajadores y defensores del medio ambiente, así como organizaciones de fe, las cuales juntas representan más de 12 millones de estadounidenses.

Si se quisiera una foto periodística de cómo Estados Unidos (EU) observa el tema del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), tendremos a Donald Trump y su nacionalismo económico y xenofóbico por un lado y a los promotores de los negocios al estilo del neolilberalismo por el otro.

Pero esto no es una representación certera del rango de debate entre la autoridad, la sociedad civil, el Congreso de EU y el gran público.

La oposición de nuestra coalición a tratados comerciales corporativos como el TLCAN ha sido siempre basada en el respeto a los derechos de los trabajadores a lo largo del planeta, un compromiso con la justicia ambiental y la búsqueda de un nuevo modelo de comercio que ponga las necesidades humanas por delante de las ganancias corporativas.

En enero de este año enviamos una carta al señor Trump detallando los cambios que hemos impulsado a efecto de hacer una política comercial mejor para las familias trabajadoras. Expresamos los cambios necesarios en las diez principales áreas de los derechos de los trabajadores y justicia climática, para tener soberanía alimentaria, para acceder a medicinas y más.

No está por demás decir que el muro gigante no está en nuestra lista. Nos oponemos al muro fronterizo de Trump, y nos oponemos a cualquier intento de que los trabajadores mexicanos sean los chivos expiatorios –y los canadienses también– en este asunto.

No importa cómo Trump trate de conducir el debate comercial en términos de EU versus el resto del mundo, entendemos que eso realmente significa elites corporativas contra todos los demás, contra todos nosotros.

Entendemos que una razón principal de que las grandes corporaciones han impulsado al TLCAN y han promovido acuerdos comerciales similares es porque así ellas pueden cambiar puestos de trabajo alrededor del planeta, y de esa forma los trabajadores son los más explotados y las regulaciones ambientales son debilitadas lo más que se puede.

Esa carrera global hacia el fondo –junto con la desregulación, la privatización y el puño puesto en el ámbito de las políticas públicas– está golpeando a la clase trabajadora en todo lugar, y sólo será abatida con políticas que fortalezcan las condiciones y los salarios de los trabajadores y mejoren la calidad de vida en todos los países del planeta.

Y déjenme decir que nosotros reconocemos que las familias trabajadoras y las agricultoras han sido golpeadas duramente por el TCAN, y ellas han visto desaparecer fuentes de trabajo, han visto declinar sus salarios; mucha gente ha retrocedido económicamente, en lugar de avanzar, debido al TLCAN y debido a acuerdos subsecuentes de comercio.

Y reconocemos que la mayoría de agricultores y trabajadores mexicanos han sido golpeados aún más duro, muchas veces han sido obligados y desplazados hacia una migración forzada.

Por tanto, estamos comprometidos a luchar junto a ustedes (sociedad civil de México y Canadá) para reemplazar el TLCAN que se centra en las corporaciones, con políticas que pongan a la gente antes que a las ganancias a lo largo de América del Norte y más allá.

A mediados de mayo, la administración Trump dio al Congreso la noticia oficial de su intención de modernizar el TLCALN. Bajo las leyes de EU (que dan al Congreso 90 días para analizar el planteamiento), las negociaciones pueden comenzar formalmente la segunda quincena de agosto.

Ya los grupos de cabildeo corporativos, y de hecho muchos grupos de la propia administración de Trump, están presionando para que esta negociación implique insertar en el TLCAN algunas de las peores cláusulas del fallido Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP).

Si la renegociación del TLCAN es dictada por las mismas elites corporativas, colocarán el TLCAN y el TPP juntos, en primer lugar, y el pacto podría llegar a ser peor para las familias trabajadoras, para la salud pública y para el medio ambiente en los tres países.

Entre otras cosas, el acceso a medicina genérica podría ser más restringido; en la agricultura se podría fortalecer el proceso de concentración en pocas manos, los bancos y las compañías de seguros entrarían a una desregulación mayor y se dificultaría todavía más poner en marcha políticas relacionadas con el cambio climático. Esto, sin mencionar los numerosos problemas existentes, generados por el TLCAN, que no se han resuelto y que ni siquiera son debidamente reconocidos.

Así, nuestra coalición ha comenzado ya a movilizarse en contra de esto. Como he dicho, en enero, hicimos públicas nuestras demandas propias, así como nuestros puntos de referencia de lo que debe ser parte de un acuerdo de reemplazo del TLCAN, de lo que debe incluir, y de no ser así, habrán de enfrentar nuestra oposición feroz.

Hemos comenzado a realizar un cabildeo con cruce de intereses de los sectores ante el Congerso de Estados Unidos para educar a los senadores y a los representantes en estos puntos, y hemos comenzado a organizarnos para educar a nuestra base de activistas también a lo largo de Estados Unidos. Tuvimos nuestra reunión general hace unos días, y participaron más de 250 organizaciones que están comprometidas con esta posición.

Sabemos que el tiempo es limitado y nos estamos re-movilizando. Somos un “movimiento de movimientos” doméstico –compuesto literalmente de miles de organizaciones y millones de individuos que exitosamente construyeron una mayoría congresional contra el TPP en los años recientes y que frenaron la aprobación de este TPP en Estados Unidos.

Puesto en palabras simples, estamos muy en guardia en contra de las políticas corporativistas, neoliberales que han estado envueltas en una retórica nacionalista, y estamos preparados para enfrentarlas. Al mismo tiempo, permanecemos muy abiertos para trabajar con todos ustedes (sociedad mexicana y canadiense), en áreas temáticas y a través de las fronteras, para impulsar nuevas políticas que son necesarias, desesperadamente necesarias.

*Ponencia presentada durante el Encuentro de Organizaciones Sociales Canadá, Estados Unidos, México.
Por Nuevas Formas de Cooperación Internacional (26 y 27 de mayo)

opiniones, comentarios y dudas a jornadadelcampo@gmail.com