Política
Ver día anteriorLunes 10 de julio de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Se cumplen 10 años desde que el país busca generar ese documento

Pese a la inversión de unos $4 mil millones, sigue en proyecto la clave única de identidad

En marcha, dos auditorías sobre el uso de los recursos durante los ejercicios de 2015 y 2016

Foto
La cédula de identidad personal comenzó a emitirse para menores de edad en 2011, durante el gobierno de Felipe CalderónFoto Cuartoscuro
Fabiola Martínez
 
Periódico La Jornada
Lunes 10 de julio de 2017, p. 13

México cumplió una década en el proceso de generar un mecanismo de identidad para todos sus habitantes. Ahora el problema es presupuestal, porque se requieren mil 200 millones de pesos para comprar el engranaje tecnológico que permita generar una clave de identidad para cada habitante del país.

Sin embargo, aun con la venia hacendaria, poco se alcanzaría a hacer ya en este último tramo del sexenio. Acorde con los responsables de esta tarea, al final de 2018 se lograría, en el mejor escenario, la dotación de claves para 40 millones de personas, de una población total actual de 126 millones: es decir, apenas una tercera parte de lo requerido.

En 10 años, el país ha gastado alrededor de 4 mil millones de pesos; primero, en la administración de Felipe Calderón (con una inversión de casi 3 mil millones) se intentó por la vía de la dotación de cédulas y, en el actual sexenio, el plan se enfoca en la vía de la clave, sustentada en los registros civiles y otras bases de datos.

Ricardo Rojo, director del Registro Nacional de Población (Renapo) de la Secretaría de Gobernación, dijo al respecto: Estamos a la espera de que la Secretaría de Hacienda nos pueda dar los recursos necesarios para el año 2018, (con el objetivo de) jalar todas las bases de datos de la administración pública federal, incluida la del Instituto Nacional Electoral, y generar las unicidades necesarias para producir las claves únicas de identidad. Sólo así se avanzará en este proyecto el cual, por supuesto, es transexenal.

Ahora se necesitan mil 200 millones de pesos

Para obtener mil 200 millones de pesos, necesarios para este sustento tecnológico, si bien no se aplicarían en solo año, evidentemente es imprescindible la aprobación de la Secretaría de Hacienda.

El tema de la identidad es un proyecto muy grande e importante; no solamente es tener una cédula o algo así, el tema es más robusto, comentó el funcionario.

Para ello se está integrando todo un sistema de fortalecimiento a los registros civiles, base de emisión de datos de identidad de cada persona.

“Ya tenemos el sistema de registro civil en línea, el cual se está robusteciendo; también tenemos el formato único de acta de nacimiento –de matrimonio y de defunción– para generar una interconexión con los estados y empezar a subir los datos de registros civiles municipales”, dijo en entrevista.

De manera paralela se construye una nueva ley del Registro Civil, en el contexto de adecuaciones a la Ley General de Población, a fin de dar sentido a la generación de la citada clave única de identidad.

Actualmente el tema del registro civil es coordinado por el Renapo, pero no hay todavía una autoridad que marque las directrices de las políticas públicas en esta materia a escala nacional.

Si bien ya hay avances, como una norma de certificación para operadores oficiales de las 4 mil 965 oficinas del registro civil, se requiere mayor especialización, capacitación e Internet, que evite los errores que se cometen actualmente, así como la obligatoriedad de autoridades locales de modernizar sus registros.

El antecedente del proyecto actual se dio a conocer en noviembre de 2014, en el contexto de un decálogo en materia de seguridad y justicia, a fin de generar herramientas y mejoras como la propia clave y el número nacional de emergencia 911, por ejemplo.

En cuanto a las observaciones que ha emitido la Auditoría Superior de la Federación, para los ejercicios 2015 y 2016, en cuanto a la operación del Renapo, su titular dijo que hay dos auditorías en marcha y se han ido solventado las observaciones, respecto a licitación de contratos de servicios, principalmente en materia de tecnología y comunicaciones, operados no por esta dirección, sino por las oficinas centrales de Gobernación.

Hemos aportado todo lo que nos han solicitado en las dos auditorías, tanto de la Auditoría Superior de la Federación, como el Órgano Interno de Control, dijo.