Mundo
Ver día anteriorJueves 14 de diciembre de 2017Ediciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Según las encuestas, el PP quedará en penúltimo lugar en la elección del 21 de diciembre

Repudio a Rajoy durante una visita a Cataluña
Foto
Catalanes contra la aplicación del artículo 155 de la Constitución se manifestaron ayer en la localidad de Sant Sadurní d’Anoia, durante una visita del presidente del gobierno español, Mariano RajoyFoto Ap
Armando G. Tejeda
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 14 de diciembre de 2017, p. 25

Madrid.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, viajó ayer a Cataluña, a la localidad barcelonesa de San Sadurní de Noya (Sant Sadurní d’Anoia en catalán), donde participó en un acto con el presidente de la empresa vitivinícola Freixenet, José Luis Bonet, uno de los más activos detractores del movimiento independentista. A su llegada le esperaban unas 50 personas que lo increparon, arrojaron huevos a su comitiva y exigieron a gritos la liberación de los presos políticos.

Rajoy está muy activo de cara a la jornada electoral del 21 de diciembre, convocada por él mismo tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que implicó el cese del gobierno catalán de Carles Puigdemont y la disolución del Parlamento.

El derechista Partido Popular (PP), cuyo presidente nacional es Rajoy, tiene una pésima perspectiva electoral, con un descenso de votantes que lo dejará en el penúltimo lugar de las formaciones que concurren a los comicios, sólo por delante de la Candidatura de Unidad Popular (CUP, anticapitalistas y feministas), según las encuestas.

El presidente español se ha involucrado recientemente en la campaña; el fin de semana pasado participó en un acto proselitista y ahora viajó por sorpresa a la cuna del empresariado catalán contrario al proceso secesionista. Bonet, su anfitrión, es de los más activos en repudiar la hoja de ruta de los partidos separatistas para alcanzar la independencia por la vía unilateral.

Además, la visita de Rajoy coincidió con la presentación de una iniciativa del PP para luchar contra el boicot de los productos de origen catalán que está registrando en España, sobre todo a raíz de la declaración unilateral de independencia y que tiene entre sus principales afectadas a las empresas vitivinícolas.

Rajoy advirtió: “hay muchos empresarios catalanes que se han visto castigados en Cataluña y en el resto de España. Pido que no se castigue a nadie, no tienen la culpa de las decisiones irresponsables de unos dirigentes políticos.

Que más de 3 mil empresas hayan abandonado Cataluña por la incertidumbre y la inseguridad jurídica es de enorme gravedad. Por eso quiero decir aquí, delante del presidente de Freixenet, que apoyamos su decisión de permanecer en Cataluña y también respetamos las decisiones que han tomado los demás, añadió Rajoy.

Los cerca de 50 manifestantes que estuvieron en la calle durante todo el tiempo que duró el encuentro gritaron consignas como España ladrona.