Sociedad y Justicia
Ver día anteriorMartes 25 de julio de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Más de 7 mil están inscritos en este sistema y alguno más del gobierno mexicano

Doble registro en Seguro Popular y otro plan afecta a pacientes de sida

La falta de coordinación institucional lleva a la suspensión de los tratamientos

La única alternativa legal es no renovar las pólizas y transferirlos al servicio al que estén incorporados

Ángeles Cruz Martínez
 
Periódico La Jornada
Martes 25 de julio de 2017, p. 29

En el Seguro Popular están inscritas 96 mil personas que viven con VIH/sida, de las cuales poco más de 7 mil también son derechohabientes de la seguridad social. A partir de la depuración del padrón y el mecanismo de colaboración entre instituciones se han podido detectar las duplicidades, las cuales se eliminarán conforme se venza la póliza del Seguro Popular de cada paciente.

De los individuos con doble afiliación, más de 2 mil 600 están inscritos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), de acuerdo con datos que la Comisión Nacional de Protección Social en Salud obtuvo el año pasado y con base en los cuales se exploraron vías para terminar con el doble gasto. La única posibilidad legal es la no renovación de la póliza, que tiene vigencia de tres años.

Otros mil 500 son derechohabientes del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) y más de 3 mil se encuentran en los registros de servicios estatales de salud, las fuerzas armadas o alguna otra institución.

Este grupo de pacientes está entre los cerca de 1.5 millones de afiliados que este año tampoco podrán continuar en el Seguro Popular, porque están adscritos a alguna otra institución de seguridad social.

En cuanto a los pacientes con VIH/sida, desde el año pasado se presentaron complicaciones por la falta de información y coordinación institucional, que prácticamente llevaba a la suspensión de los tratamientos. Los afectados ya no podían recibir los medicamentos antirretrovirales en el Seguro Popular, pero tampoco en el IMSS.

En mayo, la Unidad de Atención Médica de la Dirección de Prestaciones Médicas del IMSS envió un oficio a los directores de unidades de alta especialidad y los jefes de las áreas de prestaciones médicas para informarles sobre el procedimiento a seguir en estos casos.

Les indicó que una vez que el paciente sea dado de alta en su unidad de medicina familiar debe ser atendido ese mismo día por el jefe del departamento clínico, quien tiene que entregarle la nota de referencia y cita para el hospital de segundo nivel.

La finalidad es que en el menor tiempo posible el derechohabiente vea al médico especialista y pueda continuar el tratamiento antirretroviral o, si es el caso, hacer los ajustes terapéuticos que se requieran. También puntualizó que como parte del proceso de transferencia de pacientes del Seguro Popular, la unidad médica de origen debe entregar al paciente un resumen clínico en un formato acordado entre el IMSS y la Secretaría de Salud.

Además, a partir de la fecha de término de vigencia de la póliza del Seguro Popular, este esquema debe proporcionar medicamentos para un mes y en ese lapso debe regularizarse su incorporación al Seguro Social.

Persisten cuellos de botella

Con base en este protocolo de atención no debería haber complicaciones para los pacientes, señaló Luis Adrián Quiroz, coordinador de Derechohabientes Viviendo con VIH/sida del IMSS. Sin embargo, persisten cuellos de botella, porque en ocasiones a los pacientes sólo se les notifica que ya no pueden continuar en el Seguro Popular, pero no se les indica que tramiten su cambio al IMSS o a la institución que les corresponde.