Sociedad y Justicia
Ver día anteriorDomingo 30 de julio de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El problema es más acentuado en las zonas rurales; en escuelas aún se vende y bebe

A diario, 70% de niños mexicanos toman refresco con el desayuno

El país ocupa el primer lugar de América en ingesta de bebidas azucaradas y casos de diabetes

Comisión en la Cámara de Diputados impulsa realización de campañas para informar riesgos

Foto
En México, cada persona consume en promedio 163 litros de refresco al añoFoto Guillermo Sologuren
Roberto Garduño
 
Periódico La Jornada
Domingo 30 de julio de 2017, p. 29

Ocupar el primer lugar en América en la ingesta de bebidas azucaradas –con un promedio de 163 litros por persona al año–, y mantener la misma posición en prevalencia de diabetes mellitus con 10.8 por ciento de la población de 20 a 79 años obliga al gobierno federal a intensificar la política de información dirigida a niñas, niños y adolescentes en torno al riesgo que implica el consumo de refrescos, jugos y sus derivados.

La Comisión de Derechos de la Niñez de la Cámara de Diputados impulsa un acuerdo dirigido a la autoridad federal para que concientice a los infantes, pues 70 por ciento de ellos acompañan su desayuno con refresco diariamente.

La secretaria de la comisión, María Soledad Sandoval Martínez (PRI), refiere el consumo elevado de bebidas o alimentos con alto contenido de azúcar como uno de los principales causantes del desarrollo del sobrepeso, la obesidad y la diabetes mellitus.

México ocupa el primer lugar en América en la ingesta de bebidas azucaradas con cantidades de 163 litros por persona al año y la primera posición en prevalencia de diabetes mellitus con 10.8 por ciento en la población entre 20 a 79 años, comparado con los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), refirió.

En torno al ominoso consumo matutino de refrescos, la cifra de niños en esa condición aumenta hasta ubicarse en 70 por ciento del total, la mayoría en comunidades rurales, aunque el problema no es privativo de esas zonas, pues afecta a la mayoría del territorio nacional, donde se consume más refresco que en cualquier otro lugar del mundo.

Las organizaciones Mundial y Panamericana de la Salud (OMS y OPS) advierten que el sobrepeso se debe a una dieta y actividad física inadecuada, y lo consideran un problema de salud pública, incluso, a escala internacional. Dichas organizaciones y sus Estados miembros han expresado con preocupación que el consumo de refrescos y bebidas azucaradas es altamente nocivo para la salud, ya que sólo brindan calorías vacías, que contribuyen al aumento de peso y al desequilibrio hormonal, adujo.

En octubre de 2013 se echó a andar la Estrategia Nacional de Pre-vención y Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, y se estableció un reducido Impuesto Especial sobre Producción y Servicios a las bebidas azucaradas como medida para reducir su demanda.

Medidas incumplidas

Así, dijo la legisladora, pese a esfuerzos y acciones del gobierno, la estrategia no ha sido llevada a cabo en su totalidad por la mayoría de las escuelas del Sistema Educativo Nacional; existen registros que sustentan que en la mayoría de ellas no se cumple con lo establecido, y a pesar de una ley que prohíbe la venta de comida chatarra, incluyendo por supuesto los refrescos y bebidas azucaradas, no se logran los objetivos del todo.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reportó que la diabetes mellitus fue la principal causa de muerte de los mexicanos durante 2014 de las más de 633 mil defunciones ocasionadas, principalmente, por las enfermedades crónicas degenerativas, de las cuales 14.8 por ciento refieren a las alteraciones en los niveles de glusocas.