Política
Ver día anteriorViernes 11 de agosto de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
El futuro del PRI

Los cambios estatutarios pueden beneficiar a Meade, pero también a Nuño, dicen

Se amplía abanico para que Peña elija al candidato, dicen delegados del tricolor
Foto
Luego de la sesión de trabajo en Toluca. Al centro, Enrique Ochoa RezaFoto tomada de Twitter
Enrique Méndez
Enviado
Periódico La Jornada
Viernes 11 de agosto de 2017, p. 11

Campeche, Camp.

La doble reforma en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que abre la postulación como candidato a Los Pinos a un ‘‘ciudadano simpatizante’’ y elimina el requisito de 10 años de militancia, le amplía al presidente Enrique Peña el abanico de posibilidades de elegir al presidenciable, explicaron dirigentes y delegados que llevaron la mesa de Estatutos.

Definieron que la prohibición para que los actuales legisladores de representación proporcional no puedan ser candidatos por la misma vía, no sólo impedirá que la élite priísta se eternice, sino le dará al próximo candidato presidencial el manejo para elegir qué tipo de bancadas quiere en el Congreso.

Una vez que la mesa fue clausurada la noche del miércoles por el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas, los priístas detallaron que dichos cambios pueden beneficiar tanto al secretario de Hacienda, José Antonio Meade, como al de Educación, Aurelio Nuño, ‘‘al que es difícil comprobar su militancia de 10 años’’.

Durante casi 12 horas de discusión la mesa de Estatutos fue llevada entre acuerdos en los que participaron en distintos momentos el presidente del partido, Enrique Ochoa; el dirigente de la Fundación Colosio, José Murat, José Ramón Martel y José Encarnación Alfaro, entre otros.

El primero, con la ex gobernadora de Yucatán Ivonne Ortega, con su propuesta de que la asamblea nacional ‘‘recomendara al Consejo Político Nacional (CPN) dar prioridad al método’’ de consulta a la base en la selección del candidato presidencial. Sin embargo, no cuajó cuando –indicaron delegados– los coordinadores de los grupos parlamentarios, Emilio Gamboa y César Camacho, y los sectores campesino y popular acordaron votarlo en contra.

Con todo, los priístas aguardan a que, en efecto, el CPN determine el método y emita la convocatoria a más tardar el primero de noviembre, para que ese mismo día se abra el proceso interno y se inicie el registro de aspirantes hasta el día 10.

De acuerdo con los tiempos electorales y los del partido, del 10 al 15 de noviembre, el PRI dictaminará quiénes sí cumplen los requisitos de los Estatutos. Si el método es consulta a la base, el 15 iniciaría la pasarela.

‘‘Se trata de ungir al precandidato de militancia. Que las bases lo compren y lo sientan suyo. Y, qué ironía, los rebeldes, a quienes nos llamaron ‘políticos de café’, fuimos los que logramos la reforma para las candidaturas ciudadanas y retirar el candado’’, dijo Alfaro.

Además, en caso de que el tricolor vaya a una coalición debe registrarla conforme a los tiempos marcados en la legislación electoral, aprobar la plataforma y términos de distribución de candidatos a senadores y diputados federales, y ello implica una negociación previa con los partidos coaligados. Para ese momento, ya debe estar definido su proceso de elección.

El segundo acuerdo corría sobre presentar o no la reserva contra los legisladores chapulines, condicionado a que se aprobara la recomendación al CPN. Al momento que se anunció que los grupos parlamentarios y dos de los tres sectores no iban con la recomendación al consejo, entró la reserva.

Como nunca ocurría en el PRI, militantes de la CROC desplegaron una manta en la que se leía: ‘‘Ningún senador o diputado que haya sido electo por representación proporcional podrá ser electo de manera consecutiva por la misma vía’’. Un grupo de legisladores pluris cuestionó la propuesta. El mensaje para ellos fue: ‘‘Manden oradores en contra’’. Pero ningún diputado o senador se arriesgó a defender las cuotas en el Congreso.

Augusto Gómez Villanueva, uno de los priístas que más ha sido legislador plurinominal, desde la 47 legislatura en 1964, defendió el cambio e incluso volvió a contar su prenda política de toda la vida: cómo hace 48 años se adelantó a Fidel Velázquez y destapó a Luis Echeverría Álvarez.

Un último acuerdo corría sobre el ‘‘piso parejo’’. Es decir, la apertura a los ‘‘ciudadanos’’ y eliminar el último de los candados que impuso la 18 Asamblea Nacional. José Murat explicó que, en efecto, con las dos modificaciones a los Estatutos cualquier integrante del gabinete presidencial tiene condiciones iguales de contender en un proceso interno del PRI.

Cualquiera de los aspirantes deberá cumplir, sin embargo, el requisito de conseguir el respaldo de los sectores y organizaciones para registrarse, figura que, en términos de la jerga que dominan los priístas, se traduce en la cargada.