Cultura
Ver día anteriorSábado 12 de agosto de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Encomian la inteligencia, la versatilidad y el legado de la historiadora del arte

Tributo a Rodríguez Prampolini en Bellas Artes
Foto
Renato González Mello (al micrófono); sentados, Magdalena Zavala, José Carreño Carlón, Rita Eder, Pedro Friedeberg y Ana María Rodríguez, en la sala Manuel M. Ponce; de fondo, una imagen de Ida Rodríguez Prampolini (1925-2017)Foto José Antonio López
Carlos Paul
 
Periódico La Jornada
Sábado 12 de agosto de 2017, p. 4

Como un reconocimiento a su fecunda y larga trayectoria, la noche del jueves se rindió homenaje a la historiadora del arte Ida Rodríguez Prampolini (1925-2017), recientemente fallecida.

En el acto, efectuado en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, se destacó su inteligencia, versatilidad y legado académico.

La directora del Instituto Nacional de Bellas Artes, Lidia Camacho; la socióloga Ana María Rodríguez, el artista Pedro Friedeberg, el director del Fondo de Cultura Económica, José Carreño Carlón, y la crítica de arte Rita Eder aludieron al talentoso trabajo de Rodríguez Prampolini.

Camacho dijo que fue una mujer marcada por las ideas y la inteligencia. Su trayectoria fue sobresaliente, fecunda y benéfica en los diversos ámbitos de su quehacer profesional, en congruencia con los valores que fueron su convicción: vivir al servicio del arte, como eje de transformación social. La comunidad cultural del país lamenta profundamente la partida de la entrañable y querida Ida, es sobre todo un tributo a un ser humano generoso.

Como alumna de la homenajeada, la titular del INBA recordó a Rodríguez Prampolini, pues con ella tomó clases de historia del arte en 1989, en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

Compartía sus saberes

Ana María Rodríguez, destacó: “Ida siempre estuvo dispuesta a compartir sus saberes con propios y extraños, siempre tuvo el ánimo y las buenas maneras para comunicar sus múltiples conocimientos sobre la historia y la historia del arte.

Las charlas, los tips, las lecciones, la guía y la sabiduría que compartió con quienes nos acercábamos a ella amplió nuestro panorama respecto de la divulgación del arte, dijo la especialista, quien convivió con Rodríguez Prampolini,en su casa de Veracruz.

Entre anécdotas, Ana María Rodríguez, se refirió a la defensa que la maestra Prampolini siempre tuvo sobre el patrimonio cultural del país, su extraordinaria memoria y la promoción del arte contemporáneo nacional e internacional.

En su libro El arte contemporáneo: esplendor y agonía, continuó la socióloga, se pueden leer algunas pistas sobre su postura respecto de la crítica y los pintores. “‘No hay críticos en México, cómo puede haber críticos si no hay arte’, decía en en artículo, donde polemiza con los pintores, ante su reclamo por la falta de atención de la crítica. La investigadora protesta por la proliferación de obras que se exponen con el solo propósito de llenar las múltiples galerías que los cobijan”.

Pedro Friedeberg rememoró cómo conoció a Rodríguez Prampolini, a quien de cariño le decían La Chacha, “quien era una gran excéntrica. La conversación con ella era interminable, porque sabía tantas cosas. La visitaba mucho en Veracruz y me platicaba de sus amistades, de Octavio Paz, Edmundo O’Gorman, con el torero Carlos Arruza y sobre todo de Agustín Lara, quien le dedicó una canción.

Alguien debería escribir su biografía, no como académica, sino a partir de lo que fue su vida, dijo el artista.

José Carreño Carlón se refirió a la visión de Ida Rodríguez Prampolino de crear instituciones, así como a su sensibilidad popular, pues fue una mujer, dijo, que contribuyó a resolver distintos problemas del pueblo de carne y hueso, no de ese pueblo idealizado; por ejemplo, el trabajo que realizó con las artesanas de Veracruz.