Sociedad y Justicia
Ver día anteriorLunes 4 de septiembre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Consiste en la instalación de tres telescopios más en San Pedro Mártir, en BC

Con el proyecto Taos II, podrá la UNAM conocer el origen del sistema solar
Foto
San Pedro Mártir, en Baja California, donde se encuentra el Observatorio Astronómico Nacional de la UNAM, es uno de los lugares privilegiados del mundo para observar el cieloFoto cortesía de la Dirección General de Comunicación Social de la UNAM
José Antonio Román
 
Periódico La Jornada
Lunes 4 de septiembre de 2017, p. 41

Antes de que concluya este año, estará lista la ampliación del Observatorio Astronómico Nacional (OAN) de la Sierra de San Pedro Mártir, en Baja California, con tres telescopios más, como parte del proyecto Taos II, ejecutado en sociedad entre la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Instituto de Astronomía y Astrofísica de la Academia Sínica de Taiwán.

Marco A. Muñoz, académico del Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM, explicó que uno de los principales propósitos del proyecto es reunir información sobre el origen del sistema solar mediante la identificación de pistas en objetos menores de un kilómetro de diámetro, ubicados más allá de Neptuno.

Taos II es un Censo Automatizado de Ocultaciones por Objetos Trasneptunianos (en inglés Transneptunian Automated Occultation Survey, del cual se derivan las siglas). Funciona a partir de la colocación de estos telescopios de última generación (que miden 1.3 metros en su espejo primario), los cuales trabajarán de manera coordinada. Con este equipo se fortalece de manera significativa la investigación científica y tecnológica que se realiza en la UNAM.

De acuerdo con información del proyecto, quizá la parte más novedosa son las cámaras de alta precisión y velocidad que se utilizarán para monitorear una gran porción del cielo, capaces de medir simultáneamente el brillo de más de 10 mil estrellas, y se tomarán imágenes de cada vigésimo de segundo. El volumen de datos resultante de este proyecto será enorme, que representará un reto formidable para los especialistas en tecnologías de la información.

Aunque la mayor parte del proyecto, que está prácticamente en su etapa final, es financiado por el Instituto de Astronomía y Astrofísica de la Academia Sínica de Taiwán, la UNAM aportará el lugar y las instalaciones, en una de las mejores zonas del planeta para la observación y estudio astronómicos.

Además, el equipo mexicano tendrá la primicia de los resultados recopilados en este proyecto, explicó Muñoz Gutiérrez, posdoctorante del IA de la UNAM.

Hay que destacar que el OAN de San Pedro Mártir prácticamente no ha tenido proyectos o inversiones tan importantes desde 1979, cuando fue inaugurado el telescopio de 2.1 metros, en ese momento uno de los mejores de su clase en el mundo.

Aunque Taos II está por completarse, el OAN de San Pedro Mártir tiene otros proyectos en proceso, como la colocación de un telescopio de 6.5 metros de diámetro, que ubicaría a México entre los países con mejor equipo para la observación del cielo.