Opinión
Ver día anteriorSábado 23 de septiembre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
México SA

Inflación: 6.53 por ciento

Encarece la canasta básica

Erradicar la plaga política

Carlos Fernández-Vega
C

on más optimismo que datos duros, las predicciones del circuito financiero del sector público apuntan a que en breve la inflación retomará su nivel de años previos (en torno a 3 por ciento), con todo y que en la registrada en buena parte de 2017 más que duplica tales vaticinios, y que ha llegado a cotas no vistas desde principios del nuevo siglo.

La realidad se ha encargado de desinflar el ánimo oficial en este renglón, pero el hecho es que ayer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que en la primera quincena de septiembre de 2017 el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un crecimiento anual de 6.53 por ciento, proporción esta última 2.3 veces mayor a la registrada en igual periodo de un año atrás.

Como es tradicional, el más golpeado por la inflación fue el bolsillo de aquellos mexicanos con menores ingresos (es decir, el grueso de la población), toda vez que el Inegi documentó que en la primera quincena de septiembre de 2017 el índice de precios de la canasta básica (la de consumo popular) registró una tasa anual de 8.38 por ciento, proporción casi seis veces mayor a la de igual periodo de 2016.

En vía de mientras, en su reporte semanal –del que se toman los siguientes pasajes– el Centro de Investigación en Economía y Negocios (Cien) del Instituto Tecnológico de Monterrey, campus estado de México, analiza el comportamiento inflacionario durante agosto.

En dicho mes el INPC registró un incremento de 6.7 por ciento respecto del mismo mes del año pasado. Dicho comportamiento se vio influido por la parte no subyacente, particularmente en materia energética, al reportar un crecimiento de 12 por ciento. En contraste, el aumento de la parte subyacente fue más moderado, al mostrar una variación positiva de 5 por ciento.

Por otro lado, el aumento en los precios de la canasta básica fue incluso superior al del INPC total, al presentar un incremento de 7.9 por ciento como resultado del aumento en el precio de algunos alimentos de origen vegetal. Finalmente, los precios al productor han moderado su ritmo de crecimiento, pero la variación anualizada de los mismo todavía registró una desempeño superior en comparación con la cifra alcanzada durante agosto de 2016 (5.6 por ciento en 2017 en comparación con 5.5 del año pasado).

Al analizar el comportamiento de la inflación entre las principales ciudades del país se aprecia que de las 46 localidades contabilizadas, 23 reportaron un crecimiento en su nivel de precios superior al de la media nacional. Los incrementos más significativos se presentaron en Ciudad Acuña (9 por ciento), Mexicali (8.3) y Jacona –Michoacán– (8), mientras que las variaciones por debajo de la media nacional ocurrieron en Chetumal (5.5), San Andrés Tuxtla (5.5) y Tepic (5.7).

Por objeto del gasto, los transportes fueron los que exhibieron el incremento más importante al aumentar 10.3 por ciento, debido a que el precio de las gasolinas continúa exhibiendo crecimientos significativos (recuérdese que el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, afirmó que el gasolinazo no será inflacionario).

En segundo lugar se ubicaron los alimentos, principalmente por las variaciones observadas en los productos de origen vegetal no sólo por los daños provocados en ciertas regiones agrícolas del país por las inclemencias climáticas, sino por el costo en la transportación de los productos que ha ido en aumento en consecuencia del encarecimiento de la gasolina. Por su parte, el nivel de precios de la vivienda fue el que exhibió la menor variación del periodo al incrementar 3.4 por ciento, seguida de la ropa con un aumento de 4.3 y los servicios de educación con 4.5.

De manera específica, los incrementos en los precios de los productos básicos para la alimentación se vieron mayormente influenciados por los bienes de origen vegetal, encabezados por el incremento de 93.3 por ciento en el precio del jitomate, seguido por 12.2 en frijol y 7.7 por ciento en arroz. Los alimentos de origen animal que registraron los aumentos más significativos fueron huevo con 12.2 por ciento, pollo 9.9 y leche con 8.5.

En lo que respecta a los energéticos, su nivel de precios registró una tasa de crecimiento de 12.7 por ciento, cifra que contrasta con el 0.4 por ciento obtenido durante agosto del año pasado. Ello se debe a que en 2016 los precios tanto la electricidad como el gas doméstico LP mostraron tasas de variación negativa en su nivel de precios, en tanto que en aquella fecha las gasolinas del alto y bajo octanaje registraron incrementos que no superaron el 2 por ciento.

En contraste, durante agosto de 2017 todos los productos energéticos presentaron variaciones positivas (léase aumentos) en donde las de mayor magnitud se observaron en las gasolinas de alto y bajo octanaje (20.2 y 15 por ciento, respectivamente), mientras que el crecimiento de menor magnitud fue registrado por las tarifas eléctricas (3.8 por ciento).

Por nivel de ingreso, la inflación fue más elevada para las personas que perciben el rango salarial más bajo (7.6 por ciento), es decir, hasta un salario mínimo, debido a que dicho sector de la población es el que tiene mayor propensión a adquirir los bienes que conforman la canasta básica. Por el contrario, los trabajadores que obtienen el rango salarial más alto, más de 6 salarios mínimos, reportaron la inflación más baja por nivel de ingresos (6.3 por ciento).

Las rebanadas del pastel

Una vez más la depredadora fauna política muestra el cobre: víveres aportados por la siempre solidaria sociedad civil para los damnificados de los terremotos y huracanes son secuestrados (léase vilmente robados) con fines de proselitismo partidario y gubernamental de todos los colores. No es el único caso, desde luego, pero como muestra allí está el de la inenarrable parejita de Morelos (Graco Ramírez y Elena Cepeda, su esposa cómplice), ladrona profesional a quien la tragedia nacional y estatal le vale un soberano cacahuate. Entonces, una de las tareas pendientes de los mexicanos es fumigar al país, en el entendido de que si tienen la capacidad y fortaleza para, de nueva cuenta, poner de pie al país, máxime cuentan con ellas para de una buena vez erradicar esa plaga… ¿Sorpresa? No, porque de todos es conocido y padecido que las manipulaciones de Televisa –como la más reciente, que no la última, de Frida Sofía– no son la excepción, sino la norma de ese consorcio mediático.

Twitter: @cafevega