Política
Ver día anteriorLunes 2 de octubre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
El desafío catalán
En protesta, el Barça jugó a puerta cerrada
Foto
El defensa central del Barcelona Gerard Piqué, quien se derrumbó de indignación y pesar ante las imágenes que vio de ancianas agredidas, niños arrastrados o mujeres arrojadas por las escaleras con brutalidad, se mostró dispuesto a que si sus palabras o su presencia en la selección de futbol española molestan por sus ideas políticas y sus afirmaciones, él está dispuesto a hacerse a un lado y renunciar a jugar en ellaFoto Twitter
Armando G. Tejeda
Corresponsal
Periódico La Jornada
Lunes 2 de octubre de 2017, p. 8

Barcelona.

La violencia y la represión que se vivió en Cataluña provocó dos hechos que conmovieron al mundo del futbol: el Camp Nou cerró sus puertas a la afición y jugó de forma voluntaria un partido oficial con las gradas vacías, en señal de protesta por los 844 heridos que provocó el operativo policial del gobierno español. El segundo acontecimiento fue el llanto sentido del defensa central del Barcelona, Gerard Piqué, quien se derrumbó de indignación y pesar ante las imágenes que vio de ancianas agredidas, niños arrastrados o mujeres arrojadas por las escaleras con brutalidad.

El Barcelona jugó su partido de liga contra Las Palmas de Gran Canarias a puerta cerrada para decirle al mundo del enorme pesar que sentían en la ciudad y en el equipo por la indiscriminada represión que sufrió su ciudadanía a manos de las fuerzas policiales españolas. La sensación de pesar era tan honda que ni siquiera las radiodifusoras locales de Cataluña transmitieron el partido en directo. No hubo narraciones de los tres goles que metió el equipo y los propios jugadores apenas celebraron la victoria. En la cancha, como en el resto de la ciudad, había sensación de duelo.

Un luto que se transformó en lágrimas en el único jugador del equipo que ha defendido abiertamente su catalanismo y su voluntad de votar y convertirse en un Estado independiente, Gerard Piqué. Entrevistado minutos después de finalizado el partido señaló con lágrimas en los ojos que estamos delante de un país que utiliza sus medios afines para mentir, porque durante todos estos años han dicho que éramos una pequeña minoría y nos manifestábamos de manera tumultuosa... Éramos millones de personas y no actuábamos de esa manera . Les han hecho creer que los catalanes somos los malos. Y no somos los malos. Y lanzó un duro mensaje al presidente español, Mariano Rajoy, pensaba que intentarían frenar la votación de forma pacífica, pero no ha sido así. Creo que es una de las peores decisiones de este país en los 40 o 50 años recientes. Sólo ha hecho separar más Cataluña de España. Pero estamos ante un presidente que tiene el nivel que tiene. Rajoy y su partido son unos mentirosos. Piqué también se mostró dispuesto a que si sus palabras o su presencia en la selección de futbol española molestan por sus ideas políticas y por afirmaciones, él está dispuesto a hacerse a un lado y renunciar a jugar en ella. Si soy un problema para la selección, la dejo antes de 2018.