Opinión
Ver día anteriorMiércoles 4 de octubre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Bajo la lupa

Kissinger y Bannon forman proyecto de alarma contra China

Alfredo Jalife-Rahme
Foto
En 1973, el ministro de Asuntos Exteriores de EU, Henry Kissinger (izquierda), compartía el Premio Nobel de la Paz con el líder norvietnamita Le Duc ThoFoto Ap
E

s probable que las dos primeras semanas de noviembre marquen el rumbo del siglo XXI cuando Trump inicia una gira de 10 días por el noreste y sudeste asiáticos que incluye tres visitas trascendentales a China, Japón y Sudcorea –además de la cumbre de la disfuncional APEC en Vietnam, donde puede reunirse en forma fortuita con el zar Vlady Putin, y la reunión de EU con el ASEAN-10 en Filipinas–, mientras se resquebraja el precario acomodo de EU con Rusia en Siria, que puede implosionar con las veleidades independentistas del Kurdistán, en el norte de Irak, azuzadas por Israel (https://goo.gl/X2okCq).

El establishment de EU ha rechazado un G2 con Rusia, que anhelaba Trump y procuraba Kissinger tras bambalinas, con el fin de detener el ascenso irresistible de China.

EU no puede gobernar sólo en su fase de acelerado declive doméstico/regional/global, mientras las garrafales pifias geoestratégicas del establishment en Washington han acercado en forma espectacular a Rusia y a China. Si hay un G2, por el momento, este sería el de Rusia con China.

Dejo en el tintero el relevante cambio cupular de mando del Partido Comunista chino que arranca el 18 de octubre y donde afianzará su control el ala militar vinculada al mandarín Xi quien será entronizado como el tercer Gran Timonel después de Mao Zedong y Deng Xiaoping.

No es gratuito que en esta fase transicional, las fuerzas adversas al mandarín Xi, hayan movido sus fichas bélicas tanto en el Himalaya –diferendo con India, resuelto en vísperas de la reciente cumbre de los BRICS–, como con Taiwán y el arrebato independentista de su primer ministro William Lai Ching-te.

La Unión Europea, despreciada por Trump, se acerca cada vez más a China y congela su confrontación con Rusia, a raíz del contencioso en Ucrania y las estrafalarias sanciones exigidas por EU que dañan la geoeconomía del viejo continente que ha iniciado su desgajamiento multiforme desde el Brexit hasta el referéndum independentista de Cataluña.

John Xenakis, quien alardea haber colaborado durante una década con Steve Bannon, el ideólogo del trumpismo evangelista blanco (https://goo.gl/z3UASf) –que ya empezó a mostrar de lo que es capaz en la carnicería de Las Vegas– analiza en el portal Breitbart y con base en la publicación Generational Dynamics del MIT, tanto la muy sonada entrevista de Bannon a Bloomberg (https://goo.gl/oW3hZg) como las numerosas reuniones del ideólogo del trumpismo (con o sin Trump) con Kissinger, quienes preparan un proyecto para sonar la alarma sobre China: la primera amenaza económica a EU (https://goo.gl/5Xx6xH).

Según Steve Bannon, la forzada transferencia de tecnología de la innovación estadunidense a China es el principal mayor asunto económico y de negocios de nuestro tiempo que puede dejar plantado a EU como una vulgar Colonia: lo que sucedió con la Colonia Jamestown de Virginia formada en 1607, convertida en un Estado tributario, mientras China se está volviendo el principal poder económico dominante en el mundo.

John Xenakis rememora que Kissinger, hoy de 94 años, armó el encuentro secreto con Pekín en 1971 que permitió a Nixon abrir China a Occidente.

Como consultor internacional, Kissinger ha visitado China más de 80 veces y en fechas recientes se reunió con Bannon dos veces (¡súper-sic!) en septiembre en su casa de Connecticut.

A juicio de Xenakis, Steve Bannon es experto en dinámica generacional y entiende que se aproxima una nueva (sic) guerra entre China y EU.

No lo dice John Xenakis, pero en el epílogo de su libro Sobre China (https://goo.gl/phXDb1)” Kissinger refiere el célebre Memorándum Crowe –que vislumbraba como inevitable la guerra entre Gran Bretaña y Alemania, tanto en la Primera como en la Segunda Guerra Mundial– el cual puede ser también aplicado a China.

Según John Xenakis, Bannon enmarca el conflicto con China en términos económicos y se basa en cuatro mil años (sic) de historia diplomática china, centrados en el manejo de los bárbaros, menos los recientes 50 años.

En la hermenéutica de Bannon interpretada por John Xenakis, para China los barbaros son un Estado tributario. De forma tal que hoy el “tributo a China es la tecnología de EU, lo cual ha valido que Pekín se apropie (¡súper-sic!) de 3.5 millones de millones de dólares en los pasados 10 años.

Lo peor, a juicio de John Xenakis, es que EU ha otorgado a China la esencia básica del capitalismo estadunidense: su innovación.

Xenakis cita el punto de vista de Generational Dynamics –los países cambian sus creencias y actitudes debido a los cambios generacionales– que sentencia que es imposible evitar la guerra mundial entre EU y China ya que en cada siglo por milenio, cada continente en el mundo ha tenido guerras masivas que han aniquilado la mitad de la población y en el pasado siglo, se escenificaron dos guerras mundiales, además de guerras masivas en África, China, Sudamérica y el Sur de Asia:es lo que sucederá este siglo.

Al final de septiembre, el jefe de las fuerzas conjuntas del ejército de EU, el bostoniano general Joseph Dunford, afirmó en una audiencia senatorial que China es la principal amenaza a la seguridad de EU y su más significativo desafío militar en el largo plazo (https://goo.gl/ZKGyVr).

En forma ominosa, el general Joseph Dunford reveló que había informado a China de los planes de EU para usar la fuerza militar contra Norcorea que constituye una amenaza inmediata, mientras que Rusia y China representan peligros potenciales con base en sus crecientes arsenales nucleares.

Para el general Joseph Dunford, en el largo plazo (en 2025), China representa el peligro más significativo, opacando el poder nuclear y cibernético de Moscú, con base en la demografía (que opera contra Rusia) y la situación económica (que favorece a China).

Según Bill Gertz, de Asia Times, los comentarios del general Joseph Dunford son similares a los del director de la CIA, Mike Pompeo, hace tres meses: China tiene la capacidad de exhibir la mayor rivalidad a EU tanto en el mediano como en el largo plazo.

Quedó atrás la significativa ventaja competitiva de EU en 2000, según el general Joseph Dunford: 17 años más tarde esa ventaja se esfumó.

En forma coincidente, Kissinger impartió una conferencia en la Universidad de Columbia (https://goo.gl/o3yiqb), en la que enfatizó que EU y China deben tener relaciones económicas para evitar la Tercera Guerra Mundial y la destrucción total.

Según Kissinger, interpretado ahora por el mismo John Xenakis, la Nueva Ruta de la Seda liderada por China, que busca conectar a China con Asia Central y eventualmente a Europa, tendrá el significado práctico de mover el centro de gravedad del mundo del Atlántico al Pacífico y de involucrar a las culturas de Eurasia, cada una de las cuales deberá decidir el tipo de su relación con esta región y de la cual EU no puede aislarse.

A juicio de John Xenakis, Bannon y Kissinger comparten la visión de que China y EU se encaminan a una guerra mundial, pero que ambos buscan en forma desesperada una salida para evitarla, mediante una alianza económica. ¡Apareció el peine del G2 de EU con China contra Rusia! Veo pura ganancia unilateral para EU sin quid pro quo para China. ¿Dónde queda Rusia y su alianza con China?

AlfredoJalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037