Cultura
Ver día anteriorViernes 6 de octubre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 

El escritor británico revela el abismo bajo nuestro sentido ilusorio de conexión con el mundo

Ishiguro gana el Nobel literario; es absolutamente brillante

Para quien no lo ha leído, definió Sara Danius, secretaria permanente de la Academia Sueca, es una suerte de Jane Austen, con una pizca de Franz Kafka y Marcel Proust

Con una broma, Salman Rushdie dice que con su amigo Ish se vuelve a premiar a un cantautor, como Dylan

Foto
Kazuo Ishiguro, el sábado 8 de agosto de 2009, con un ejemplar de su libro de relatos Nocturnos: cinco historias de música y crepúsculo, antes de recibir el Premio Giuseppe Tomasi di Lampedusa, en Santa Margherita de Belice, cerca de Palermo, en SiciliaFoto Ap
Foto
Sara Danius, secretaria permanente de la Academia Sueca, ayer, en la Real Academia Sueca, donde anunció a Kazuo Ishiguro como ganador del Premio Nobel de Literatura de 2017Foto Afp
Dpa, Afp, Pl y Reuters
 
Periódico La Jornada
Viernes 6 de octubre de 2017, p. 3

Estocolmo/Londres.

El más sorprendido con el anuncio del ganador del Premio Nobel de Literatura 2017 fue el propio Kazuo Ishiguro, el escritor británico con raíces japonesas que contra todo pronóstico se lleva este año el máximo galardón a las letras.

Para quien no lo ha leído, la secretaria permanente de la Academia Sueca, Sara Danius, lo definió simple y exactamente como un suerte de Jane Austen, con una pizca de Franz Kafka y Marcel Proust, es decir, experimental y conservador, en la línea justa entre la modernidad y la tradición.

Ishiguro se lleva el reconocimiento mundial y 9 millones de coronas suecas (845 mil euros o 1.1 millones de dólares) por revelar en sus novelas de gran fuerza emocional, el abismo bajo nuestro sentido ilusorio de conexión con el mundo.

Uno de los primeros colegas que saltó de gusto fue el escritor indo-británico Salman Rushdie, quien saludó a Ish en diálogo con el diario británico The Guardian: “Muchas felicidades a mi viejo amigo Ish, cuya obra he amado y admirado desde que leí por primera vez Pálida luz en las colinas… ¡y también toca la guitarra y escribe canciones!”

El comentario de Rushdie se debió, obviamente, a la polémica que se vivió el año pasado cuando la Academia Sueca premió al compositor, poeta y cantante Bob Dylan.

Trabajará novela gráfica

Kazuo Ishiguro se encontraba en su despacho, en Londres, cuando su agente literario lo llamó para darle la noticia. En un principio pensó que se trataba de una broma, y cuando por fin salió a enfrentarse a las decenas de periodistas que de inmediato llegaron a su barrio les dijo que continuaba atónito y halagado. Durante buen rato no me lo creí. Es un honor magnífico, sobre todo porque significa que estoy siguiendo las huellas de los mejores autores, declaró a la BBC.

El Nobel le llega en la etapa más fructífera de su carrera, con el proyecto en puerta de colaborar en la narración de cómics: “Estoy en tratos para trabajar en una novela gráfica, lo cual es bastante excitante para mí, porque es algo nuevo y me devuelve a mi infancia japonesa, cuando leí mangas”, dijo a la prensa.

El gran público lo ubica de inmediato por la que es considerada su obra maestra: Lo que queda del día (1989), llevada al cine en 1993 por James Ivory (protagonizada por Anthony Hopkins y Emma Thompson), que lo hizo ganar también el prestigioso Man Booker.

Ishiguro nació en 1954 en Nagasaki, Japón. Cuando tenía cinco años su familia se mudó a Reino Unido y no volvió a visitar su país de origen hasta la edad adulta. Sin embargo, su obra refleja esa doble cultura.

El autor creció junto con sus dos hermanas en Guildford, al sur de Londres. Su padre trabajaba como investigador marino y ni él ni su madre tenían mentalidad de inmigrantes; siempre pensaron que algún día regresarían a casa, contó el escritor.

Ishiguro descubrió su pasión por la literatura en la escuela primaria, cuando se aficionó a las novelas de espías. En la Universidad de Kent estudió filología y filosofía, y en East Anglia se formó en literatura creativa. Mientras, en los pubs londinenses probaba suerte de guitarrista, cantante y pianista.

Viajó por Estados Unidos y Canadá, y después trabajó como empleado social en la capital británica, donde ayudó a personas sin hogar.

Combinando un lado zen con la flema británica, se trata de un autor discreto que soñaba con ser cantante pop. Se le considera uno de los mejores literatos de su generación, pese a haber tenido que aprender el inglés.

Foto
Kazuo Ishiguro en su casa en Londres, ayer, durante una conferencia de prensa luego de que su agente literario le comunicó que era ganador del máximo galardón de las letras en 2017Foto Ap

Sus dos primeras novelas, Pálida luz en las colinas (1982) y Un artista del mundo flotante (1986) transcurren en Nagasaki, pocos años después de la Segunda Guerra Mundial.

Hegemonía de la lengua inglesa

En una entrevista en 1989 con la publicación Bomb Magazine, el escritor afirmó: Me siento atraído por los periodos de la preguerra y de la posguerra, porque me interesa cómo los valores y los ideales son sometidos a prueba.

Sus obras recientes contienen numerosos elementos de fantasía. Aclamada por la crítica, su obra Nunca me abandones fue considerada la mejor novela de 2005 por la revista Time. Con ésta introdujo un frío trasfondo de ciencia ficción en su obra, según el jurado del Nobel.

Los editores del nuevo Nobel de Literatura son Faber & Faber, que escribieron en Twitter tras el anuncio: Estamos entusiasmados: ¡Kazuo Ishiguro ha ganado el Premio Nobel!

Con Kazuo Ishiguro, quien ha escrito ocho novelas (publicadas en español en Anagrama), traducidas a más de 40 idiomas, se confirma el aplastante dominio de los autores de lengua inglesa en los Nobel de Literatura, que ya suman 29 premiados en total.

En una charla con Dpa, Danius dijo que Kazuo Ishiguro combina su visión sicológica con su exploración del absurdo existencial, y desarrolló su universo estético totalmente propio. Su estilo es reservado, discreto, más bien sencillo y frágil. Pero sus temas, en cambio, rondan acontecimientos dramáticos, si se lee entre líneas.

En su reciente obra, El gigante enterrado (que le llevó escribir 10 años) pasea al lector por la Gran Bretaña del siglo V.

Los críticos literarios de inmediato opinaron que pasado un año altamente controvertido por el galardón conferido a Dylan, que le acarreó varios dolores de cabeza al jurado del Nobel, Ishiguro es en cambio incuestionable, como muchos especularon, que la Academia elegiría esta vez un clásico, sin osar nuevos experimentos. No obstante, también se escucharon voces de los eternos inconformes, quienes calificaron al escritor británico como un autor para las masas.

Pero Danius defendió la postura de la Academia: Elegimos a alguien a quien consideramos un autor de novelas absolutamente brillante.

El crítico literario alemán Denis Scheck dijo: Con esta decisión, la Academia Sueca convirtió el no ver más allá de sus narices en una ventana al mundo. Ishiguro es un constructor ideal de puentes no solamente entre Japón y Reino Unido, sino también desde la literatura fantástica y la ciencia ficción hasta la novela burguesa.

La prosa de Ishiguro no es difícil pero es elegante, manifestó el escritor sueco Håkan Bravinger; este año hay un ganador del Premio Nobel de Literatura con el que muchos pueden estar conformes, añadió.

El crítico literario sueco Daniel Sandström opinó que también se trata de una indirecta en materia política hacia el Reino Unido, ya que Ishiguro está entre los críticos del Brexit, según comentó a la televisión local.

Tras el referéndum en el que los británicos dijeron a abandonar la Unión Europea, Ishiguro defendió apasionadamente en The Financial Times la celebración de un segundo plebiscito. En su artículo no deja dudas de lo infeliz que lo hacía la idea del Brexit.

El autor está casado con la trabajadora social Lorna MacDougall, con quien tiene una hija.