Política
Ver día anteriorMartes 10 de octubre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Restaurarlos ha implicado una inversión de casi mil millones de pesos: Peña Nieto

Afectaron los sismos 900 puntos de la infraestructura hidráulica

Hubo más de 500 fugas de agua en la capital, indica el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera

Foto
El presidente Enrique Peña Nieto y el jefe de Gobierno de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, en el World Trade Center, durante la inauguración del 23 Congreso Internacional de Riego y DrenajeFoto Cristina Rodríguez
Alonso Urrutia
 
Periódico La Jornada
Martes 10 de octubre de 2017, p. 3

Durante la inauguración del 23 Congreso Internacional de Riego y Drenaje, el presidente Enrique Peña Nieto sostuvo que las ‘‘profundas heridas’’ que dejaron los ‘‘dos potentes sismos de septiembre las estamos sanando con la unidad y solidaridad de todos los mexicanos. Gracias a la fortaleza de nuestras instituciones y a la participación altruista de miles de ciudadanos, principalmente jóvenes, México está de pie’’.

Ante representantes de organizaciones nacionales y de otros países, el mandatario agradeció la solidaridad internacional y a propósito del tema del congreso subrayó que las afectaciones a la infraestructura hidráulica en México alcanzaron 900 puntos en todo el país. Su restauración ha implicado una inversión de casi mil millones de pesos, lo que ha permitido restituir hasta el momento 95 por ciento del suministro de agua potable gracias a la cooperación de los tres niveles de gobierno.

En su intervención, el jefe de Gobierno de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, también aludió a los efectos del sismo en esta urbe: ‘‘Más de mil 500 fugas en la capital, solamente con el sismo; unas de tuberías que rebasan el metro y medio de diámetro que se han tenido que atender’’.

En entrevista, el director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Roberto Ramírez de la Parra, destacó que tan sólo las obras emprendidas en Ciudad de México implicaron la utilización de casi 400 millones de pesos que provinieron del Fondo de Desastres Naturales (Fonden). Las principales fugas ya han sido restauradas, pero aún faltan algunas subterráneas y que no han podido ser atendidas.

Señaló que del total de afectaciones en ocho entidades, se ha rehabilitado 95 por ciento y 5 por ciento restante se concentra principalmente en Puebla y Guerrero, y en menor medida en la capital del país.

Destacó que uno de los problemas tras los sismos fue que las autoridades municipales asumieron que podrían atender por sí mismas las fugas provocadas y no se reportó la carencia del servicio sino hasta 48 después, en el caso del primer sismo que golpeó Oaxaca y Chiapas.

Al referirse a la problemática del agua y el riego, tema del congreso, tras recibir el reconocimiento Patrimonio de las Estructuras de Riego y Drenaje, entregado por los organizadores del congreso, Peña Nieto dijo que como parte de una política de mayor eficiencia en el uso del agua, México ha apostado por una mayor tecnificación de los sistemas de riego en la producción de alimentos, actividad que utiliza 76 por ciento del agua en el país.

Señaló que bajo su administración se han rehabilitado y modernizado 757 mil hectáreas de riego, con lo que cada año se ahorran 3 mil 900 millones de metros cúbicos de agua; esto equivale al volumen que usa la población del valle de México en dos años. Precisó que la segunda estrategia es incrementar la proporción de tratamiento de aguas a efecto de convertir esta fuente en el principal abastecimiento de líquido para riego.

Peña Nieto mencionó que en Atotonilco, Hidalgo, se construyó la planta de tratamiento de agua residual más grande de América Latina y la tercera mayor en el mundo, la cual se ha puesto recientemente en operación y colocó a México entre los siete países con mayor superficie de riego, alrededor de 7 millones de hectáreas, equivalentes a 30 por ciento del total de la superficie sembrada.

Más adelante mencionó que la eficiencia en la utilización de agua para la producción de alimentos se ha incrementado en 22 por ciento durante los pasados cuatro años. Con la misma cantidad de agua utilizada hace cuatro años, en la actualidad se producen 22 por ciento más productos del campo.