Política
Ver día anteriorJueves 12 de octubre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El connacional se preparó en Cuba 17 años y retornó al país para asistir a su familia

Tras estudiar en La Habana, neurocirujano pasó de damnificado a brigadista médico

El especialista participó en la primera intervención de ese tipo realizada en el Istmo de Tehuantepec

Foto
Germán Luis puede hablar a sus paisanos en zapoteca, pues su madre fue defensora de esa lengua. A mediano plazo planea establecerse en su natal JuchitánFoto Diana Manzo
Diana Manzo
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 12 de octubre de 2017, p. 11

Ixtepec, Oax.

Germán Luis nació en Juchitán. Hace 17 años se fue a La Habana a estudiar la carrera de neurocirujano; estaba en Cuba cuando ocurrió el terremoto del 7 de septiembre y se enteró de que la casa de su madre –que él y sus hermanos heredaron– había sufrido afectaciones, por lo que decidió retornar.

Su llegada coincidió con la de los médicos de la brigada Henry Reeve, enviada por el Ministerio de Salud de Cuba para solidarizarse con los damnificados del istmo de Tehuantepec, quienes no sólo perdieron sus viviendas, sino los servicios de salud, pues los hospitales de la región colapsaron.

Soy un damnificado más pero mi amor por ayudar a los míos hizo que me integrara a la brigada médica me enteré de que habían llegado al istmo por la embajada de Cuba en México y también por la encargada de asuntos académicos de la facultad de Cuba y de inmediato me incorporé, soy el integrante número 41 de la brigada Henry Reeve, dijo.

Pareciera una casualidad pero no, sino una hazaña de la vida, explicó el médico. La madrugada del lunes pasado, él y otros dos neurocirujanos cubanos se convirtieron en los primeros médicos en realizar una operación de esta especialidad en el istmo.

La operación fue un éxito y también la recuperación, estamos felices porque es la primera vez que se practica una neurocirugía en mi istmo, esto es de admirarse y aplaudirse, por eso reconozco y admiro a los cubanos, son médicos sumamente preparados y les agradezco que hayan venido a dar salud y atención a mi gente, expresó Germán Luis.

En el campamento cubano sobre neurocirugía, que se ubica desde el 30 de septiembre en el campo Che-Nita de Ciudad Ixtepec, además de dar atención médica las 24 horas, Germán también ha participado en atenciones quirúrgicas de ginecología.

A sus paisanos les habla en su lengua materna, el zapoteco, y eso ha sido una gran ayuda para el equipo de médicos cubanos, pues además de dar consultas, Germán también ha fungido como traductor, sobre todo con pacientes de la tercera edad.

Hijo de Florinda Luisa, defensora de la lengua zapoteca, Germán Luis decidió estudiar medicina a los 21 años de edad, y se fue a La Habana, Cuba, con sus propios medios y voluntad ingresó a la Escuela Latinoamericana de Medicina antes llamada de Ciencia Médica y concluyó sus estudios de medicina general.

Tiempo después eligió la especialidad de medicina familiar y de inmediato se postuló para la segunda: neurocirugía. Además de esas dos especialidades, estudió diplomados y otros cursos.

A mediano plazo, Germán buscará establecerse en su natal Juchitán, pues su mayor ilusión es montar su consultorio para atender a su gente del Istmo de Tehuantepec, aún no sabe dónde, pues su casa será demolida en los próximos días, pero de lo que está seguro es que será para ayudar a su gente, ha vuelto para eso: aplicar sus conocimientos y mejorar la calidad de vida de los suyos, como se lo prometió a su mamá cuando partió a La Habana.