Mundo
Ver día anteriorJueves 2 de noviembre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Amenaza con enviar a la prisión de Guantánamo al multihomicida originario de Uzbekistán

Trump utiliza atentado en NY para promover medidas antimigrantes

Culpa a senador demócrata por apoyar programa de visas que permitió el ingreso del terrorista

Congresista recuerda que Bush llamó a la unidad tras el 11-S y cuestiona el liderazgo del magnate

Foto
Autoridades neoyorquinas ofrecieron ayer una rueda de prensa para informar sobre la investigación que se realiza luego del ataque en el sur de Manhattan que dejó ocho muertos por atropellamiento. Al fondo se ve la imagen del agresor, identificado como Sayfullo Saipov, quien está detenido en un hospital. Aunque la policía asegura que actuó en solitario al perpetrar el ataque, la FBI informó anoche que buscan a un sospechoso para interrogarloFoto Afp
Foto
Hernán Ferrucci, Alejandro Pagnucco, Ariel Erlij, Hernán Mendoza y Diego Angelini, son cinco de los ocho muertos que provocó el ataque perpetrado el lunes por Sayfullo Saipov en el sur de Manhattan. Este grupo de amigos argentinos celebraba en Nueva York el 30 aniversario de su graduación en una escuela de la provincia de RosarioFoto Afp
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 2 de noviembre de 2017, p. 21

Nueva York.

El presidente Donald Trump politizó de inmediato el atentado en Nueva York para promover medidas antimigrantes y antimusulmanas, y culpó a los demócratas por las fallas en el sistema de control migratorio que permitieron el ingreso del atacante, mientras las autoridades presentaron este miércoles cargos contra el responsable del peor ataque terrorista en esta ciudad desde el 11-S, y afirmaron que actuó en nombre –aunque no por órdenes– del Estado Islámico (EI).

Como todos anticipaban, Trump no esperó ni 24 horas en utilizar la tragedia para promover más medidas antimigrantes e hizo un llamado al Congreso a anular el programa de visas de diversidad y proceder a acabar con las visas para familiares, calificó al sistema de justicia criminal para estos casos de una broma y amenazó con enviar a este animal al centro de detención militar en Guantánamo (nadie arrestado en Estados Unidos ha sido enviado ahí, y esa prisión no ha recibido nuevos reos desde 2008).

Trump declaró: estoy empezando el proceso para poner fin al programa de lotería de visas de diversidad, en referencia a un programa establecido en 1990 que anualmente otorga unas 50 mil visas de residencia permanente a inmigrantes provenientes de países con mínima migración a Estados Unidos. El acusado ingresó a este país en 2010 bajo ese programa. Más aún, denunció la migración en cadena, en referencia al proceso mediante el cual inmigrantes solicitan el ingreso legal de sus familiares.

Además, culpó a los demócratas, y personalmente al senador Chuck Schumer, líder de la bancada demócrata en el Senado, del atentado por haber apoyado el programa de visas de diversidad hace casi tres décadas. En un tuit escribió: “el terrorista entró a nuestro país mediante el ‘Programa de Lotería de Visas de Diversidad’, una belleza de Chuck Schumer”. Esa ley se aprobó de manera bipartidista y fue promulgada por un presidente republicano, George Bush padre.

No se detuvo ahí, en otro tuit citó a un entrevistado en su programa favorito, Fox & Friends, de Fox News acusando que Schumer está ayudando a importar los problemas de Europa.

Poco después, Schumer respondió desde el pleno del Senado, donde recordó que después del 11-S, el entonces presidente George W. Bush lo convocó a él y a la entonces senadora por Nueva York Hillary Clinton como muestra de unidad nacional, y preguntó: Presidente Trump, ¿dónde está su liderazgo? Varios demócratas señalaron que Trump decidió politizar esto a menos de 24 horas de la tragedia, en lugar de brindar un consuelo a las víctimas y llamar a la unidad nacional.

Por otro lado, Trump comentó que promovería medidas para endurecer la persecución penal contra terroristas, al afirmar: necesitamos justicia rápida y fuerte, mucho más rápida y más fuerte de la que tenemos ahora, porque lo que tenemos ahora es de chiste. No dio más detalles.

La vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders, declaró que el gobierno de Trump califica al atacante Saipov de combatiente enemigo. Esto, después de que varios legisladores republicanos llamaron a que el acusado no goce de las protecciones legales que otorga la Constitución y que sea enviado a Guantánamo. Uno de ellos, el senador Lindsey Graham, declaró que lo bueno de Trump es que “entiende que estamos en una guerra religiosa (…) estamos combatiendo a individuos que son impulsados por sus opiniones religiosas a matarnos a todos”.

Defensores de libertades civiles y de inmigrantes denunciaron las declaraciones de Trump. Afirmaron que sólo promueve mayor división y temor después de la tragedia. Farhana Khera, directora ejecutiva de Muslim Advocates, organización nacional musulmana dedicada a la defensa de los derechos civiles, condenó la retórica de guerras religiosas y medidas antimigrantes, y aseguró que Trump ha buscado dividir a los estadunidenses, promover políticas de intolerancia, demonizar a inmigrantes y musulmanes y erosionar nuestro sistema de justicia. Indicó que la violencia no es propiedad de una sola fe o ideología, y que el responsable de este atentado representa a musulmanes al mismo grado que el Ku Klux Klan representa a los cristianos.

Tanto el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, como el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, expresaron que las declaraciones de Trump no ayudan en estos momentos, ya que es hora de mostrar solidaridad y unidad ante el ataque.

Foto
Unos 20 líderes religiosos –musulmanes, protestantes, católicos, judíos y budistas– realizaron una vigilia ayer en Foley Square, a unas cuadras de la escena del crimen en el sur de la isla de Manhattan, en Nueva York, e hicieron un llamado a la solidaridadFoto Ap

La escena del crimen

Las autoridades federales acusaron oficialmente este miércoles a Sayfullo Saipov de perpetrar un atentado en nombre del EI.

En la acusación presentada ante un tribunal civil –aparentemente ignorando las amenazas de Trump de llevar al acusado a Guantánamo para enfrentar un proceso judicial militar– se detalla cómo Saipov se inspiró en videos del EI que criticaban las matanzas de musulmanes en Irak.

Saipov fue acusado de atropellar a 19 personas, ocho murieron y 12 resultaron heridas, en un carril para bicicletas al lado del río Hudson. Identificaron al acusado como un residente legal que inmigró de Uzbekistán en 2010. Según detalla la acusación formal, el atentando había sido planeado hace un año, Saipov decidió hace un par de meses emplear una camioneta y seleccionó la fecha de Halloween, porque calculó que habría más gente en las calles.

Poco después de las 15 horas (local) del lunes, Saipov manejó la camioneta rentada en Nueva Jersey por West Street –la gran avenida al lado del río Hudson– sobre la cual avanzó hacia el sur, ingresando al carril exclusivo para bicicletas paralelo poco después de la calle Houston, donde aceleró atropellando a varios peatones y ciclistas hasta estrellarse contra un autobús escolar, entonces salió del vehículo gritando Dios es grande en árabe. Ahí fue herido de bala por un policía y detenido y hoy permanece bajo custodia en un hospital municipal.

Seis personas fallecieron en el sitio de la tragedia y dos más en hospitales. Entre los muertos hay cinco argentinos que viajaron a Nueva York y, aparte, una ciudadana belga, dos estadunidenses –uno de esta ciudad y otro de Nueva Jersey– también murieron. De los 12 heridos, nueve siguen hospitalizados esta noche, algunos en condición crítica pero estable.

Saipov aparentemente dejó escritos en árabe en o cerca de su camioneta, donde juraba lealtad al EI, según la policía de Nueva York, pero aún no se ha detectado una relación directa entre él y la organización. Lo hizo en nombre de ISIS (como también se conoce al Estado Islámico). Parece haber seguido de manera casi exacta las instrucciones que ISIS ha difundido anteriormente en sus canales de medios sociales (...) sobre cómo llevar a cabo un atentado de este tipo, declaró a los medios John Miller, subcomisionado de policía de Nueva York para asuntos de inteligencia y antiterrorismo.

Aunque las autoridades han podido hablar con Saipov, no han divulgado qué ha dicho. Mientras tanto, las autoridades siguen rastreando sus movimientos recientes y entrevistando a quienes lo conocen. Hasta ahora han descubierto que vivió en Ohio, Florida y Nueva Jersey, trabajó como taxista de Uber sin incidentes, y nunca había estado bajo investigación por las autoridades federales o locales.

Algunas fuentes oficiales indican que Saipov sí tenía contacto con individuos sospechosos de actividades terroristas, reportaron varios medios. Sin embargo, el gobernador Cuomo comentó esta mañana a CNN que las autoridades siguen considerando al acusado como un lobo solitario que fue radicalizado domésticamente en este país. No tenemos evidencia aún de asociaciones o de un complot en curso y nuestra única evidencia hasta la fecha es que este fue un incidente aislado que él mismo realizó.

Sin embargo, esta tarde las autoridades informaron que la FBI está buscando a un segundo hombre también de Uzbekistán para interrogarlo sobre el ataque del lunes.

El EI no ha reclamado el crédito por el atentado.

Esta noche, unos 20 líderes religiosos –musulmanes, protestantes, católicos, judíos y budistas– realizaron una vigilia en Foley Square, a unas cuadras de la escena del crimen en el sur de la isla de Manhattan e hicieron un llamado a la solidaridad. Dios no puede creer lo que la gente hace en su nombre. Nuestro Dios no cree en la violencia, sino en el amor revolucionario, declaró una reverenda afroestadunidense. A su alrededor había pancartas de ama a tu vecino y Shalom, Salaam.