Economía
Ver día anteriorViernes 3 de noviembre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Hay solvencia para enfrentar la transición de la elección presidencial, asegura

Puede el sistema financiero con toda la volatilidad de 2018: BdeM

Sólo habrá tres o cuatro intermediarios que van a necesitar apoyos de capital, confía

El uso de tecnología hará la diferencia en los siguientes años, advierte Alan Elizondo

Foto
Alan Elizondo, director general de asuntos del sistema financiero del Banco de MéxicoFoto La Jornada
Roberto González Amador
 
Periódico La Jornada
Viernes 3 de noviembre de 2017, p. 17

El sistema financiero mexicano está en condición de hacer frente a una transición como la que viene con la elección presidencial del año próximo, con toda su volatilidad, sostuvo el Banco de México.

Acaso habrá tres o cuatro intermediarios que van a necesitar apoyos de capital, dijo en una entrevista con La Jornada Alan Elizondo, director general de asuntos del sistema financiero del banco central.

En un sistema que cuenta con suficiente capital y solvencia, que es competido y rentable para sus accionistas, uno de los puntos que hará la diferencia en los siguientes años es el uso de la tecnología en la prestación de los servicios de toda la vida, como la captación de depósitos, el crédito y los pagos, aseguró el directivo del Banco de México.

Cuando digo que es solvente, me refiero al conjunto del sistema, no a todos en lo individual, apuntó. Los bancos de menor tamaño y de más reciente operación son los que enfrentan los mayores retos, añadió.

Sí se ve un sistema fuerte, muy distinto a lo que antes se observaba, en que cada cambio de sexenio se presentaban debilidades, apuntó. Hoy se ve un sistema que puede resistir una transición como la que viene el año entrante, con toda su volatilidad, todo el sube y baja, de manera muy razonable, consideró.

Acaso, dijo, en los siguientes meses habrá tres o cuatro intermediarios que tienen que trabajar mejor su liquidez, inyectar capital o hacer crecer el volumen de sus operaciones, porque de mantenerse con un tamaño pequeño en algún momento van a necesitar un apoyo. Y no me refiero a recursos del gobierno, sino de sus propios accionistas.

La incorporación de nuevas tecnologías está abriendo mayores espacios a la competencia. Y puede ser el factor que haga la diferencia entre los bancos, en la medida en que hagan el mejor uso de ella para ampliar sus operaciones y reducir sus costos, comentó.

Se dice que el sistema financiero mexicano es poco competido. A veces se concluye eso por las comisiones o los grandes montos de utilidades. Es cierto que hay retos, pero los elementos de competencia llegan por varios lados y uno de ellos es la tecnología, apuntó.

El uso de la tecnología cambia de manera notable la forma en que llegan al público los servicios bancarios tradicionales, como los depósitos, el crédito o los pagos. Ahí se nota una diferencia muy grande en la forma en que, por ejemplo, los bancos se están adaptando a las nuevas tecnologías, añadió. Aquellos intermediarios que no se sumen al cambio serán los que enfrenten los mayores retos para la competencia, pueden ser desplazados por otros nuevos participantes en el sistema, como las llamadas empresas de tecnología financiera.

La tecnología empieza a diferenciar la oferta de productos que tienen los intermediarios financieros y la competencia va a empezar a beneficiar a los que adopten esa forma de atender a su público, dijo.

Para los bancos de menor tamaño, que no cuentan con una extensa red de sucursales, el uso de la tecnología es un medio de menor costo para mejorar sus procesos de captación de recursos o de ampliar su participación en otros productos, añadió.