Política
Ver día anteriorSábado 4 de noviembre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Es el hallazgo más importante de Pemex en campos terrestres en 15 años, dice

Anuncia Peña el descubrimiento de un gran yacimiento de combustibles
Foto
El presidente Enrique Peña Nieto, acompañado de integrantes de su gabinete, puso en marcha los trabajos para edificar una torre fraccionadora en la planta de coque en TulaFoto Yazmín Ortega Cortés
Roberto Garduño
Enviado
Periódico La Jornada
Sábado 4 de noviembre de 2017, p. 3

Tula, Hgo.

En la refinería Miguel Hidalgo de Tula, Hidalgo, el ánimo entre los trabajadores de la sección 35 del sindicato petrolero se despertó con aplausos y porras cuando el presidente Enrique Peña Nieto anunció una buena noticia: Petróleos Mexicanos (Pemex) acaba de descubrir un importante yacimiento de petróleo y de gas asociado cerca de Cosamaloapan, en Veracruz, al Sur del Puerto de Veracruz.”

En ese enclave que llegó a ser uno de los principales productores de gasolinas en el país, el mandatario desglosó emocionado la información: “Déjenme decirles que estudios iniciales indican que tiene un volumen original de más de mil 500 millones de barriles de crudo, que podrían representar alrededor de 350 millones de barriles de reservas 3P: probadas, probables y posibles.

Ustedes que viven en este ambiente saben a qué me refiero, los mercados financieros lo saben también. Este es el hallazgo de Pemex más importante en campos terrestres que haya realizado en los pasados 15 años. Es un gran yacimiento.

Así, dada la importancia del pozo Ixachi 1, adujo que la extracción de ese petróleo va a poder hacerse relativamente pronto y estará en manos de Pemex. “Además, a costos más bajos por la ubicación donde está este yacimiento, porque se encuentra cerca de donde hay ya infraestructura que hoy Pemex tiene, y va a permitir procesar ese petróleo que extraiga de este yacimiento de manera más fácil.

De tal suerte que ésta es una muy buena noticia: Pemex se vuelve más rico a partir de este descubrimiento, indicó.

A espaldas de Peña Nieto; de los secretarios de Hacienda, José Antonio Meade; de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; de Energia, Pedro Joaquín Coldwell, y de Economía, Idelfonso Guajardo, así como del director general de la empresa petrolera, José Antonio González, una gran caldera de más de 60 metros de altura era incorporada por una grúa, capaz de levantar 3 mil toneladas de peso.

Con ese escenario, el Presidente agradeció al secretario de Gobernación que le acompañara a su tierra, porque dije: así me van a recibir de mejor manera y así me va a dar entrada el estado de Hidalgo.

La presencia de la comitiva en Tula –sitio que salió a la palestra pública esta semana cuando la Auditoría Superior de la Federación denunció que la empresa Odebretch fue beneficiada con un sobreprecio en contratos para levantar obras en ese sitio por mas de 800 millones de pesos– fue para supervisar la reconfiguración de la refinería.

La primera fase habrá de costar dos mil 600 millones (50 mil millones de pesos).

Entonces ponderó la consolidación del proyecto petrolero de su gobierno. “El que Pemex sea una empresa mucho más productiva, más estable, con capacidad mayor para competir con otras en el mundo entero y pueda producir más petróleo y, en consecuencia, mayor producción de gasolina y diésel para nuestro país, eso, sin duda, viene a ser importante en dos aspectos:

En el primero, hay que recordar que Pemex es el principal contribuyente a las finanzas nacionales. Es el contribuyente más importante que tiene Hacienda, el que más impuestos paga y es el que permite que las finanzas de los gobiernos federal y de los estados tengan cada vez mayores recursos para hacerle frente a las grandes demandas que hay de la sociedad, para construir hospitales, carreteras y escuelas.

En materia de competencia, la empresa compite con otras petroleras, pero con mayores exigencias, y lo que hará posible que se mantenga en esta condición es precisamente la reforma energética, como aquí se ha expuesto también.

Hemos escuchado al director de Pemex, que nos habla de cómo ha logrado estabilizar las finanzas de la empresa, de cómo hoy los mercados financieros tienen una mejor perspectiva del futuro de ésta a partir de los cambios que ha venido haciendo en su interior, en su proceso de transformación, y a partir de implementarse la reforma energética y de encontrar asociaciones estratégicas con otras petroleras para aumentar su producción; eso ha hecho posible que hoy esté mejor evaluada y mejor posicionada por las grandes calificadoras del mundo.

Al intervenir, el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, defendió los resultados de la reforma energética.

Para el director de Pemex, José Antonio González, la empresa tiene finanzas estables, mejorables, pero estables.

“Hicimos un ajuste de gasto grande, con un enorme sacrificio de muchos de los trabajadores de Pemex. Tomamos medidas para fortalecer el balance financiero de la compañía. Por primera vez en la historia compramos una cobertura para proteger el presupuesto de inversión de las variaciones del precio del petróleo. Hemos regresado a los mercados financieros internacionales con un enorme éxito, a tal grado que hemos terminado y cubierto todas nuestras necesidades de financiamiento hasta que termine la administración del presidente Peña Nieto, hasta de diciembre de 2018.

El riesgo financiero de Pemex se ha disminuido en 2 puntos porcentuales, que tiene un enorme impacto sobre la deuda de la empresa. Así, las calificadoras internacionales han cambiado su perspectiva, todas menos una, de negativa a estable.

También expuso lo que los presentes en el acto observaron: la edificación de la torre fraccionadora de la planta de coquización, que equivale en 300 por ciento al concreto utilizado en el estadio Azteca.

Esa obra requerirá en total una inversión enorme: la primera fase del proyecto suma 2 mil 600 millones de dólares; el proyecto completo son casi 4 mil 600 millones de dólares. “Pero eso significa que con la misma cantidad de petróleo vamos a aumentar la producción de gasolinas y diésel de 154 mil a 220 mil barriles.

De esta manera, la refinería de Tula va a poder seguir siendo el principal proveedor de gasolinas y diésel de la Ciudad de México y de los estados de México, Hidalgo, Querétaro y Morelos, y va a representar la tercera parte del sistema nacional de refinación, concluyó.