Opinión
Ver día anteriorMartes 7 de noviembre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Astillero

Sí hay aspirantes exitosos

¿Por qué fallan Margarita y El Bronco?

Moreiras, Herrera-Duarte (y muchos más)

Redes de narcopolítica

Julio Hernández López
Foto
PARIS HILTON, SOLIDARIA EN XOCHIMILCO. La estadunidense Paris Hilton, empresaria y heredera de un emporio hotelero, visitó ayer la zona de San Gregorio, una de las más afectadas por los sismos de septiembre, en la delegación Xochimilco, donde convivió con damnificados y niños a quienes obsequió ropa y cobertoresFoto Cuartoscuro
M

ientras los aspirantes a una candidatura presidencial independiente culpan de sus desventuras a la aplicación cibernética del Instituto Nacional Electoral, y buscan y rebuscan las causas reales de su magra cosecha de apoyos, en Jalisco, Sinaloa y Chiapas avanzan, respectivamente, Pedro Kumamoto, con 20.4 por ciento de las firmas requeridas; Manuel Clouthier, con 18.3 por ciento, y Pablo Salazar Mendiguchía, con 16.1.

En el rubro de los buscadores de una diputación federal hay casos sobresalientes, como el de Ángel Alberto Barroso Correa, quien en el distrito 8 de Nuevo León ya lleva 84 por ciento de las firmas que le son necesarias; Iván Antonio Pérez Ruiz, del distrito 3 de Chihuahua, quien ha conseguido 80 por ciento, y Antonio Illescas Marín, del 4 de Veracruz, quien ya acumuló 73.1. En este rubro de los aspirantes independientes a una curul, hay 48 personas que, en el peor de los casos, han recabado 20 por ciento de apoyos.

Salvo en el caso de María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, cuya base de apoyo organizado está en las zonas indígenas y populares, con difícil acceso a la tecnología aplicada por el INE para conseguir esos apoyos, el resto de los aspirantes a candidaturas presidenciales independientes podría asomarse a los casos de éxito de otros buscadores de firmas para postulaciones por fuera de partidos. Con estructuras de apoyo aceitadas con recursos abundantes, Margarita Zavala y Jaime Rodríguez Calderón llevaban, al corte del INE correspondiente a este lunes, avances de 8.4 y 7.5 por ciento, respectivamente (Marichuy, 02.6, y Armando Ríos Píter y Pedro Ferriz de Con no llegan a 2 por ciento).

De mantenerse las tendencias de captación de apoyos para Zavala, Rodríguez Calderón y Marichuy, sería imposible que llegaran a la meta de 866 mil 593 firmas de respaldo, las cuales, además, deberán ser validadas por las autoridades electorales, en un proceso que seguramente significará mermas. Rodríguez Calderón puede, sin problema, darse por vencido y regresar a mal gobernar Nuevo León. Pero Zavala es una pieza que el sistema necesita para las estrategias de división del voto opositor y, si José Antonio Meade es el candidato priísta, para terminar reconociendo el triunfo de éste.

En ese esquema de necesidad política podría darse una cargada de apoyos, promovidos o suministrados por instancias nada independientes, para inflar aún más la aspiración felimargarista que, de prosperar, sería cantada épicamente como una hazaña ciudadana. Pero será muy difícil cambiar una realidad numérica que hoy muestra a Margarita y a El Bronco carentes de una verdadera base social entusiasta y participativa.

El compendio y análisis realizados por la Clínica de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas confirma lo que con insistencia y persistencia se ha señalado en Coahuila y Veracruz, respecto del desbordado poder de los grupos del crimen organizado (en específico, Los Zetas) y la sujeción de los gobernantes y las instituciones, en particular durante las administraciones encabezadas por Fidel Herrera, quien a su vez dejó como heredero de la continuidad criminal a Javier Duarte de Ochoa, y por Humberto Moreira, a quien sustituyó como gobernador (luego de un paréntesis de titeretada encabezado por un interino, Jorge Torres) su hermano Rubén, quien a su vez ha impulsado para su sucesión a Miguel Ángel Riquelme, aún en litigio la muy sucia elección realizada en junio pasado.

El estudio realizado por la universidad estadunidense tiene como base las declaraciones, en tres juicios federales del vecino país, de una veintena de testigos en procesos contra miembros de Los Zetas. Los testimonios, que no necesariamente son veraces ni constituyen por sí mismos una prueba judicial definitiva, son coincidentes, en términos generales, y dibujan las redes de complicidades que colocaron los aparatos gubernamentales de Veracruz y Coahuila (el análisis de los universitarios texanos se centra en la entidad norteña), pero también las delegaciones o ramificaciones de las administraciones de los gobiernos federales de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, y empresas claves, como Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad, al servicio del terrorífico grupo de los Zetas. Ese diagnóstico coincide, además, con lo vivido y denunciado en su momento por habitantes de esos estados, donde se hablaba en tono de verdad absoluta respecto a la venta de las plazas locales al mencionado cártel, escindido del que a su vez se denominaba Del Golfo.

Pero, a pesar del disparatado crecimiento de la deuda pública de Coahuila durante su administración, y del muy mencionado factor del narcotráfico extendido en toda la entidad, Humberto Moreira ha disfrutado de una protección del más alto nivel, que fue visible en las maniobras diplomáticas ordenadas por Los Pinos luego de que el ex gobernador fue detenido en España, en enero de 2016, a cuenta de un expediente que luego se difuminó de manera sinuosa.

A fin de cuentas, Rubén Moreira ha manejado los hilos de la política coahuilense a favor de un tercer lapso moreirista, con el ex presidente municipal de Torreón, Miguel Ángel Riquelme, como candidato que formalmente ha ganado los comicios pero aún es impugnado, a menos de un mes de que deba tomar posesión, por los indicios de gastos de campaña por encima de lo autorizado.

El veracruzano Fidel Herrera también ha recibido un trato político excepcional. Peña Nieto sólo pudo acomodarlo como cónsul de México en Barcelona, rebajando el estatus de consulado general a consulado de carrera, para eludir la aduana del Senado. A su llegada a Barcelona, el ex gobernador fue mencionado en medios de comunicación como un político mexicano relacionado con el narcotráfico. En enero del presente año dejó ese consulado, entre acusaciones de conductas delictivas que en su contra se hicieron desde el Veracruz gobernado por el panista Miguel Ángel Yunes. Herrera dijo, con aire retador, que dejaba el puesto diplomático para emprender una amplia y abierta defensa de su caso, lo que hasta ahora no ha sucedido. ¡Hasta mañana!

Twitter: @julioastillero

Facebook: Julio Astillero