Sociedad y Justicia
Ver día anteriorMiércoles 6 de diciembre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Presentará a junta de gobierno su perspectiva para 2030

Proyecta el INEA enfocar su trabajo en ninis; al año, 400 mil se suman a rezago
Laura Poy Solano
 
Periódico La Jornada
Miércoles 6 de diciembre de 2017, p. 37

El Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) “debe pasar de atender a nonas (abuelas) a ninis (jóvenes que no estudian ni trabajan)”, afirmó su director general, Mauricio López Velázquez, quien aseguró que el organismo experimenta un cambio en el perfil de sus educandos, pues el grueso viene por secundaria. Se trata de jóvenes de 15, 25 y 30 años que no han concluido ese nivel.

En entrevista, admitió que será cada vez más difícil llegar a cada uno de quienes integran ese 4.7 por ciento de la población mayor de 15 años que es analfabeto, porque en su mayoría son adultos mayores que viven en comunidades rurales e indígenas de menos de 2 mil 500 habitantes.

La capacidad del INEA para atender el rezago educativo no supera un millón de personas al año, pese a que, se estima, en México más de 31 millones no han concluido la educación básica y el flujo de quienes se suman año tras año a esa condición supera 400 mil personas, asegura el funcionario de acuerdo con datos del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.

López Velázquez indicó que en los próximos días presentará a la junta de gobierno del INEA los desafíos que enfrenta el organismo y una perspectiva para 2030 de lo que debería ser el instituto, pues enfatizó que éste pasó de una atención de entre 600 a 650 mil personas en rezago educativo al año, a mediados de la década de 2000, a tener una capacidad para hacer un buen desempeño con 700 a 750 mil, es decir, superamos ese tope.

Explicó que a finales de 2016 la tasa de analfabetismo para la población mayor de 15 años fue de 4.7 por ciento, cifra que, aseguró, al final del sexenio será muy cercana a 4 por ciento, índice que solicita la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) para decretar bandera blanca o libre de analfabetismo a una nación, estado o municipio.

En contraste, admitió que cada año se suman al rezago educativo más de 400 mil adolescentes que abandonan la secundaria antes de concluir el tercer grado de ese nivel educativo, por lo que frenar el crecimiento del rezago en ese sector de la población demandará un cambio de visión en el INEA.

De acuerdo con cifras del organismo, a finales de 2016 se estimó que 18 por ciento de quienes tienen más de 15 años en México no han concluido la secundaria, mientras otro 10.1 por ciento no tiene certificado de primaria.

Las acciones para atender el cambio de perfil del educando en analfabetismo, donde reitera que se concentra población adulta mayor e indígenas, es a través de entender las necesidades de estos alumnos fortaleciendo los materiales didácticos y robusteciendo la práctica pedagógica.

Destacó: Por primera vez en el INEA desarrollamos libros específicos para personas mayores analfabetas, con el que se recoge su experiencia de vida como mecanismo para fortalecer el aprendizaje de la lectura y la escritura, mientras a la población indígena que no sabe leer ni escribir se le continuará entregando materiales en 63 lenguas y variantes distintas.