Opinión
Ver día anteriorJueves 7 de diciembre de 2017Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 
Dinero

Falla Inai en transparentar ayuda a los damnificados

Sube la venta de alimentos, baja la de automóviles

Un príncipe saudí compró el Da Vinci

Enrique Galván Ochoa
Foto
H

ay un desorden en el manejo de los apoyos a los damnificados de los sismos de septiembre. Sólo sabemos una cosa: han expresado públicamente cifras de dinero impresionantes (miles de millones de pesos y una buena cantidad de dólares), pero muchas familias siguen sin techo. No sólo en las zonas rurales, sino también en la Ciudad de México. El movimiento Damnificados Unidos de la Ciudad de México se manifestó en el Senado, y mediante una carta dirigida a representantes de organismos internacionales en México, expresaron lo siguiente: Es pertinente denunciar que a más de dos meses del terremoto estas donaciones no han sido aplicadas y no conocemos a detalle cómo funcionará su administración, tampoco sabemos qué criterios de transparencia y rendición de cuentas serán utilizados para su correcta aplicación. Falló el tablero de control que anunció el presidente del Inai, Francisco Javier Acuña, según el cual, iría cuantificando los montos de los recursos públicos reasignados por los sujetos obligados del ámbito local o federal, precisando si son canalizados directamente a los gobiernos de las entidades federativas afectadas, o bien, al gobierno federal. Tambien transparentaría los recursos del sector privado. El movimiento de damnificados dice que hasta ahora el gobierno se ha limitado a aprobar la Ley de Reconstrucción de CDMX, la cual “no contempla como el centro de su acción a los damnificados, además nos convierte –a los directamente afectados– en un botín para las empresas inmobiliarias”.

Cómo gastan las familias su dinero

En tiempos de estrechez económica como los que vivimos, aunque el Inegi lea en su bola de cristal que la confianza de los consumidores aumentó un punto, las familias concentran su gasto en lo elemental: los alimentos. Posponen la adquisición de otros satisfactores: un automóvil, un departamento, vacaciones. Primero comer que ser cristiano, dice un refrán español. Es así que la cadena de tiendas Walmart reporta que el pasado mes de noviembre sus ventas tuvieron un crecimiento a $52 mil 989 millones de pesos, lo cual representa un aumento de 7.9% en relación con noviembre del año anterior. Walmart anuncia que cambiará de nombre. Sus dueños, los herederos de Sam Walton, reúnen la mayor fortuna del planeta, superior a la de Bill Gates o Jeff Bezos. En cambio, también en noviembre, la industria automotriz registró una disminución en sus ventas en el mercado nacional de 8.5% en comparación con noviembre del año anterior, según reporta la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, aunque la exportación aumentó 11.9 % a 274,520 vehículos. El principal mercado, a pesar de las amenazas de Mr. Trump, sigue siendo Estados Unidos.El mercado nacional se compone de 41% de vehículos armados en México y 59% en el extranjero. Así pues, las familias están prefiriendo no estrenar automóvil esta Navidad, no obstante que algunas compañías están ofreciendo planes muy atractivos: cero enganche, cero intereses.

Un príncipe compró el Da Vinci

Hace apenas unos días se subastó el cuadro El Salvador del Mundo, una representación de Jesucristo de Leonardo Da Vinci, en 450.3 millones de dólares, el precio más alto logrado hasta ahora por una obra que llega a una subasta de arte. Según Christie’s, que organizó la venta, es la única pieza de Da Vinci que queda en manos privadas. Se desconocía la identidad del misterioso comprador, pero de acuerdo a The New York Times se trata del príncipe saudí, el cuadro será expuesto próximamente en la apertura de una sucursal del Louvre en la ciudad de Abu Dabi. Con el fin de participar en la puja, el príncipe había depositado cien millones de dólares, aunque Christie’s pidió información adicional, como el origen del dinero que estaba ofreciendo, porque, como se sabe, los narcotraficantes suelen lavar dinero en el mercado del arte.

Ombudsman social

Asunto: nos están enfermando

Sería interesante dar cuenta más bien del estado mental de la clase media, depresión, angustia, ansiedad, por sólo mencionar algunos padecimientos; son propios de una clase media que no ha encontrado en los últimos años algún tipo de satisfactor ni económico ni emocional que le aliente. Pero qué tal el estado mental de la clase política, ahí lo que encontramos es delirio, alucinación, manías, parafilias, etcétera. Estas cuestiones son muy delicadas porque de esa gente depende en mucho la situación de la clase media, nos están enfermando, estimado Enrique. Mantener emocionalmente enfermo a un pueblo es condenarlo a que viva esclavo de los pensamientos y ocurrencias de los perversos.

Sicoanalista José Antonio Lara Peinado @elpoderenmexico

R: Cleptócratas, es la primera definición del estado mental de algunos miembros de nuestra distinguida clase política. Además de dipsómanos y, por supuesto, mitómanos. Esta frase, estimado doctor, es digna de un tratado de Freud y Frankl: Político pobre es un pobre político.

Twiteratti

Ni un Senador ha dado explicaciones y la pregunta insiste: ¿Dónde está el dinero que el mundo nos donó para los damnificados?

Martha Zamarripa @m_zamarripa

Nada de lo que ocurre en Honduras debe sernos ajeno. El tipo de fraude electoral allá, ya se dio aquí (1988) y puede darse de nuevo en 2018.

@DrLorenzoMeyer

En estos tiempos ya puedes decir que te fue bien si te asaltan sólo las dudas.

Sonata @sonate_bleu

Twitter: @galvanochoa

FaceBook: galvanochoa

Foro: elforomexico.com/encuestas/