Capital
Ver día anteriorMartes 2 de enero de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
Carestía, inseguridad y elecciones, temas de sobremesa al empezar el año

2017 fue muy cabrón, pero espero que el actual sea mejor, señala comensal

Locatarios se quejan de la disminución hasta de 50 por ciento en sus ventas

Foto
Comensales en local Doña Lolita, dentro del mercado Hidalgo, en la colonia DoctoresFoto Jesús Villaseca
Nayeli Ramírez Bautista
 
Periódico La Jornada
Martes 2 de enero de 2018, p. 23

A diferencia de años anteriores, restaurantes, cantinas y locales de comida en mercados públicos registraron poca afluencia de personas en busca de curarse la cruda tras la trasnochada para recibir el Año Nuevo; incluso, comerciantes y locatarios se quejaron de la disminución en sus ingresos.

Muchos prefirieron quedarse en casa y quienes sí asistieron a alguno de estos establecimientos lamentaron la cuesta que dejó el sismo y el alza de las gasolinas el año pasado, que, dijeron, ha afectado sus bolsillos.

En el mercado Hidalgo, en la colonia Doctores, en sus pasillos se aprecian grandes cazuelas de barro humeantes de pancita y paella en el área de comidas. En la fonda Doña Lolita, un comensal expresa: Todo está carísimo. Yo me fui unos años a Estados Unidos y ahora que regreso la comida y otros productos cuestan el doble.

En tanto, la encargada del establecimiento afirmó que las ventas han disminuido hasta 50 por ciento a raíz del sismo del 19 de septiembre. De allí que en esta ocasión decidió preparar menos comida de la acostumbrada, ya que, comentó, no se ve como en otros años, con mucha gente, muchos pedidos. Vendemos, pero no lo mismo.

En el local El Prisma, un joven de 23 años acompañado de su familia escucha a un cantante urbano y opina que 2017 fue un año muy cabrón, pesado y difícil. El gobierno se pasó mucho de lanza, pero espero que éste sea mejor.

En el restaurante El Gran Rábano, en la colonia Portales, con música de la Sonora Santanera de fondo, los comensales llegaron desde muy temprano. Un comerciante da un sorbo a su taza de café humeante y se muestra preocupado también por la economía. Estoy muy temeroso de este año, de cómo se va a desenvolver y también por las elecciones, explicó.

En el mismo lugar, un visitante de Jalisco trata de evitar la cámara fotográfica al aducir entre risas: No me tomes fotos que vengo en pants, pero después, en un tono más serio, confiesa: Con todo lo que se prometió de la gasolina y la luz, qué expectativas te puedes esperar en un año electoral.

En la cantina La Polar los mariachis y grupos de música regional acompañan a los comensales. Una pareja opina acerca de la inseguridad en el país: Cada vez estamos peor. Ya no se puede salir a ningún lado. Siento que va a seguir aumentando.

Así, entre platos de pancita, birria, chilaquiles y caldos de gallina, los clientes comentaron el difícil año que enfrentó el país por los desastres naturales y el aumento en el precio de la gasolina, sumado al alza del dólar.

Todo ello sin dejar de mostrar su descontento ante las elecciones que se avecinan y la falta de apoyo a los damnificados por los gobiernos federal y local.