Mundo
Ver día anteriorMartes 2 de enero de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

En mi escritorio hay un botón listo para oprimir; no es chantaje, es la realidad, advierte

EU está al alcance de nuestras armas nucleares: Kim Jong-un

Ya veremos, responde Trump desde Mar-a-Lago a la declaración del líder norcoreano

Foto
Kim Jong-un, líder de Corea del Norte, dirigió ayer un mensaje de Año Nuevo a la nación en el cual aseguró que Estados Unidos ya no podrá iniciar una guerra contra su país, porque ahora cuenta con misiles balísticos nucleares con capacidad para alcanzar todo el territorio continental estadunidense. En imagen del 29 de noviembre pasado, el misil intercontinental Hwasong-15, de PyongyangFoto Ap/KCNA
Afp, Ap y Dpa
 
Periódico La Jornada
Martes 2 de enero de 2018, p. 16

Pyongyang.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, advirtió este lunes en su mensaje de Año Nuevo: Estados Unidos está al alcance de nuestras armas nucleares y en mi escritorio existe un botón siempre listo para oprimir. Añadió que Washington nunca podrá iniciar una guerra contra Pyongyang ahora que tiene la capacidad de llegar a todo su territorio continental con sus misiles balísticos.

En su mensaje también exhortó a sus connacionales a producir masivamente misiles y cabezas nucleares.

El botón siempre está en mi mesa. No es chantaje, sino la realidad, afirmó el líder norcoreano, quien aclaró que su nación es una potencia nuclear responsable que ama la paz.

En el mensaje mediante el cual mostró la voluntad de cumplir sus ambiciones militares, el líder norcoreano anunció también que su país se centrará en la producción masiva de ojivas nucleares y misiles balísticos para despliegue operacional en 2018, y afirmó que esta decisión es irreversible. Reiteró: todo Estados Unidos está al alcance de nuestras armas.

Kim Jong-un, de 33 años, llamó además a disminuir la tensión en la región y a mejorar los vínculos con Corea del Sur, aliado estratégico de Estados Unidos en la zona.

Cuando se trata de las relaciones norte-sur en la península coreana, deberíamos bajar la tensión militar para crear un ambiente pacífico. Ambas partes deberían hacer esfuerzos, señaló el líder, quien considera enviar una delegación a los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebrarán en febrero en Pyeongchang, Corea del Sur.

Seúl celebró la oferta de Pyongyang para enviar una delegación deportiva y sostener reuniones para conversar sobre la posibilidad de su participación en los juegos. Siempre hemos manifestado nuestra voluntad de conversar con Corea del Norte en cualquier momento y en cualquier lugar si eso puede ayudar a restaurar las relaciones y llevar la paz a la península, explicó un portavoz de la presidencia sudcoreana.

Al preguntarle sobre las declaraciones de Kim Jong-un, el presidente estadunidense, Donald Trump, se limitó a declarar: ya veremos, ya veremos, a su llegada a Mar-a-Lago, su propiedad en Florida, para la celebración de Año Nuevo.

La semana pasada, el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) volvió a endurecer las sanciones contra Pyongyang con penalizaciones relativas al petróleo y los trabajadores norcoreanos en el extranjero.

Esta última resolución, calificada por Norcorea de acto de guerra, fue adoptada con el apoyo de China, su principal aliado y socio económico, pero las múltiples medidas de represalia internacional no parecen minar la determinación de la emergente potencia atómica al momento de perseguir sus objetivos políticos.

Algunos analistas opinan que Washington debe dialogar con Pyongyang, pese a que Corea del Norte insiste en que Estados Unidos lo reconozca como un Estado nuclear.

Kim Jong-un intensificó en 2017 sus programas nuclear y balístico, a pesar de las múltiples sanciones de la ONU y del discurso bélico cada vez más amenazante de Washington.

En septiembre, el líder norcoreano presidió su sexto ensayo atómico, el más potente hasta la fecha, y además supervisó varios ensayos de misiles intercontinentales, pero Trump respondió a las operaciones militares norcoreanas alternando las amenazas con insultos hacia Kim Jong-un, a quien calificó de pequeño hombre cohete, e incluso se comprometió ante la ONU a destruir totalmente a Corea del Norte en caso de ataque.

Para algunos expertos, la actitud de Trump pudo tener un efecto contrario al deseado, al animar a Kim Jong-un a continuar firmemente con sus programas armamentísticos.