Sociedad y Justicia
Ver día anteriorMartes 2 de enero de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Daños en la salud provocan que fallezcan 12.6 millones cada año: ONU

Casi 25% de las muertes en el mundo, por el deterioro en el ecosistema
Angélica Enciso L.
 
Periódico La Jornada
Martes 2 de enero de 2018, p. 26

El deterioro ambiental es responsable de casi una de cada cuatro muertes en todo el mundo, 12.6 millones de personas cada año, además de que está detrás de una avalancha de problemas de salud humana y de la destrucción generalizada de ecosistemas clave, se muestra en el informe Hacia un planeta sin contaminación de la Organización de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Precisa que 80 por ciento de las ciudades en el mundo no cumple con los estándares de salud.

La población mundial es afectada por la polución atmosférica, terrestre, de agua dulce, marina, química y de desechos. Todos estamos afectados por la contaminación, algunas personas se exponen directamente al manipular productos químicos en el trabajo o al vivir en ciudades cuyo aire no cumple con las regulaciones establecidas.

Además están los 3 mil 500 millones de personas que dependen de los mares contaminados para obtener alimentos o son parte a los 2 mil millones que aún no tienen acceso al saneamiento.

La contaminación del aire, en tanto, mata cada año a unos 6.5 millones de personas; los 50 vertederos más grandes en el mundo amenazan la vida de otros 64 millones y 600 mil niños sufren daños cerebrales debido a efectos tóxicos de plomo en la pintura.

En el informe se señala que los más vulnerables son los niños, cuyo desarrollo mental y físico puede atrofiarse por la exposición a la contaminación en sus primeros mil días de vida, y quienes trabajan en lugares sucios para ganarse la vida.

Asimismo, se indica que más de 80 por ciento de las aguas residuales en el mundo se liberan al medio ambiente y envenenan los campos donde se cultivan alimentos y los lagos y ríos que proporcionan agua potable a más de 300 millones de personas.

Se advierte que se requiere liderazgo político y alianzas para movilizar a los sectores industrial y financiero, así como acción contra los peores contaminantes y una mejor aplicación de las leyes ambientales; se necesitan soluciones basadas en ecosistemas sanos, investigación y monitoreo e infraestructura para controlar la contaminación.