Sociedad y Justicia
Ver día anteriorViernes 12 de enero de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Beneficia a quienes ya han agotado las opciones de tratamientos disponibles

Acuerdo Incan-IP dará a pacientes con cáncer acceso a nuevos fármacos

Las investigaciones clínicas no tendrán costo para los enfermos y habrá seguimiento a largo plazo

Ángeles Cruz Martínez
 
Periódico La Jornada
Viernes 12 de enero de 2018, p. 34

El elevado costo de los medicamentos innovadores para controlar el cáncer los vuelve inaccesibles para las personas de escasos recursos que carecen de acceso a la seguridad social. En el Instituto Nacional de Cancerología (Incan) se abrió una alternativa con el convenio que firmó la unidad de investigación farmacológica con la industria farmacéutica, a fin de que en ese hospital se realicen las investigaciones clínicas de nuevas moléculas.

Con este esquema, que requirió la certificación de la nueva unidad por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), los pacientes tendrán acceso a los nuevos productos, cuya seguridad se comprueba previamente y lo que se busca es verificar su eficacia en el control de tumores malignos.

Esto es fundamental sobre todo para aquellos pacientes que ya han agotado las opciones de tratamientos disponibles. Las investigaciones clínicas no tienen costo para los enfermos y, por el contrario, se les garantiza el acceso a las medicinas y un seguimiento clínico de largo plazo.

En el Incan, centro nacional de referencia, al año son atendidas más de 200 mil personas, de las cuales 5 mil 500 son nuevos casos de tumores malignos. Salvo los que están cubiertos por el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos del Seguro Popular, como el cérvico uterino, de mama, próstata, ovario y los linfomas no Hodking, los costos del resto tienen que ser absorbidos por los pacientes.

Ahí es donde adquiere importancia la posibilidad de acceso a terapias innovadoras, por medio del convenio de colaboración entre el Incan, la Cofepris y la industria representada por la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF) y la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (Anafam).

El documento fija que en un periodo máximo de 60 días deberá concluir el proceso de autorización de los proyectos de investigación clínica por parte del Incan y la Cofepris, mientras que los laboratorios se obligan a tener al Incan de primera opción como centro de investigación de sus desarrollos.

Hace unos meses cuando estaba en proceso la certificación de la unidad de investigación del Incan, el director Abelardo Meneses informó que seis laboratorios farmacéuticos habían planteado su interés por realizar ahí los estudios clínicos de medicamentos biocomparables para el tratamiento de cáncer de colon.

Este tipo de productos pueden obtener un registro sanitario cuando vencen los derechos de propiedad industrial de los biotecnológicos innovadores.

Como parte del convenio, la industria también se compromete a promover al Incan entre sus asociados, como un centro de excelencia para la evaluación, aprobación y ejecución de protocolos de investigación.

Además, se integró una comisión de control y seguimiento de los estudios y se instauró un acuerdo de confidencialidad para la protección de información y garantizar el respeto a los derechos de propiedad industrial y de autor. Los estudios clínicos realizados con pacientes mexicanos también son útiles a la industria en el trámite para la obtención del registro sanitario ante Cofepris.