20 de enero de 2018     Número 124

Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER

Suplemento Informativo de La Jornada

San Gregorio Atlapulco, Xochimilco

“La fiesta nos une”

Ammira Mabel Salmerón Puente y Emanuel Rosales Segura


La religión católica, en su expresión popular, logra juntar a toda la comunidad en la fiesta patronal.

San Gregorio Atlapulco es uno de los pueblos originarios de Xochimilco que conservan el carácter rural que los ha caracterizado por generaciones, al tiempo que se han adaptado a la metrópoli. Se consideran como originarios y se destacan por la gran cantidad y diversidad de celebraciones que a lo largo del año reflejan las costumbres arraigadas de distintos orígenes y con diversos significados; siempre hay algo que conmemorar o alguna imagen que venerar.

La religión católica, en su expresión popular, logra juntar a toda la comunidad en la fiesta patronal, en las celebraciones a los santos y vírgenes, en la iglesia a San Gregorio Magno, la Plaza Cívica, la capilla barrial, las calles, el patio casero, con una diversidad de expresiones desde los rosarios, las velaciones, hasta el carnaval; y da pie a actividades festivas, siempre en un marco de autogestión popular, signadas por la gastronomía local, los intercambios de promesas y las danzas concheras y aztecas que simbolizan un origen que reverbera en la memoria.

La identidad como pueblo originario se vive dentro de la propia fiesta y en torno a los eventos litúrgicos, contrastando con la ruptura social en otros contextos como lo político.

En estas expresiones de religiosidad popular prevalecen también formas de organización y colaboración intra y extrafamiliar, que en otras actividades se han perdido. De allí la importancia de reconocer esa energía social que aún construye en colectivo, convive, celebra y que además representa entre otras cosas, una estrategia de reproducción cultural que mantiene la cohesión comunitaria y genera la reconfiguración de la identidad grupal.

Es así que, derivado de una constante solicitud de los actores sociales locales, este video muestra las múltiples celebraciones religiosas de este pueblo, y su contenido fue consensado en un taller, en el marco del trabajo comunitario realizado en dicha zona rural urbana, como parte del quehacer de extensión universitaria de la Universidad Autónoma Metropolitana -Xochimilco.

Al acervo de fiestas registradas a lo largo de años de investigación, se sumaron los aportes materiales videograbados y de audio de los pobladores. Este documental sobre las fiestas acompaña, además de la reflexión sobre cultura e identidad, la experiencia organizativa y de autogestión, así como la interacción, la colaboración, convivencia que aún persiste entre los atlapulquenses. De allí el título de: La fiesta nos une.


Para las fiestas sí nos organizamos.

La estructura y experiencia social de organización y colaboración para las fiestas, se apoya en estructuras grupales como las mayordomías y la participación de las familias ampliadas, en las actividades ceremoniales y festivas. De allí la importancia de ese espacio de convivencia familiar y social que aún perdura, en el que se distinguen la participación intergeneracional, intercultural e intercomunitaria.

Estas formas organizativas las estructuran grupos que interactúan en otros espacios de la vida cotidiana, como por ejemplo el productivo. Es el caso del Grupo de Chinamperos que organiza el baile con la banda norteña en la fiesta patronal y a la vez impulsa proyectos para la colocación de estacas a lo largo de los canales del sistema chinampero.

Muchas fiestas. Hacemos un recuento de las múltiples celebraciones que se llevan a cabo a lo largo del calendario anual empezando por la Candelaria del 2 de febrero, pasando por la fiesta chica, Semana Santa, fiesta grande, procesión al Señor de Chalma, fiestas de barrio, día de muertos y las posadas navideñas, en las que también se percibe el sincretismo como las danzas simultáneas (concheros y vaqueritos, junto al teatro franciscano de moros y cristianos) en el atrio de la iglesia; las gorras de Santa Claus y la quema de toritos durante las posadas.

Todas estas fiestas se muestran enmarcadas por la gastronomía y música originaria local, lo festivo y colorido que son el sello de estas fiestas. Reflejo de la población de San Gregorio Atlapulco, personas, cálidas, amables, que siempre están dispuestas a tender su mano para ayudar pero que a su vez son poseedores de un carácter aguerrido que los ha caracterizado a lo largo de su historia y que también se ve reflejado en sus celebraciones.

Es por todo lo anterior que en el presente video se muestra cómo en las fiestas religiosas se estructura una red de relaciones sociales en la que se fortalece la colaboración, la solidaridad, la organización y una interacción social que cohesiona y fortalece la identidad los originarios de San Gregorio Atlapulco. Al igual que dejar abierta la pregunta general que nos hicieron los pobladores que participaron en el proyecto: “¿Por qué para las fiestas sí nos organizamos, pero en otras cuestiones no?”

opiniones, comentarios y dudas a
jornadadelcampo@gmail.com