Sociedad y Justicia
Ver día anteriorLunes 12 de febrero de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Estamos impregnados de estereotipos que impiden ver la realidad: sicóloga del Inapam

Expertos llaman a superar tabúes y ejercer la sexualidad en la vejez

Profesora de la UNAM dice que en términos biológicos tenemos una capacidad sexual inagotable

Foto
El enamoramiento es posible a cualquier edad, mientras tengamos la capacidad de ­resignificación, precisa una de las expertas consultadas. En la imagen, el baile anual del Inapam celebrado en el Palacio de los Deportes, el 22 de agosto pasadoFoto Yazmín Ortega Cortés
Carolina Gómez Mena
 
Periódico La Jornada
Lunes 12 de febrero de 2018, p. 35

Llegar a 60 años no es ni debe ser sinónimo de poner fin a la vida sexual activa y al surgimiento del amor, coincidieron en afirmar varios expertos.

La doctora María Montero y López Lena, profesora investigadora de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló a La Jornada, que por ignorancia funcional no es bien visto que los adultos mayores continúen con el ejercicio de su sexualidad. Esto a veces es criticado o ridiculizado.

Es un mito pensar que en la etapa de la senectud la gente no tiene vida sexual activa. Somos se­res sexuados desde que nacemos hasta que morimos. En términos biológicos tenemos una capacidad sexual inagotable [...] la sexualidad es un proceso que nos acompaña toda la vida.

Ivvone Jiménez Flores, sicóloga académica del Departamento de Enseñanza, Investigación e Información del Instituto de las Personas Adultas Mayores (Inapam) y encargada del taller de sexualidad que imparte dicha institución, coincidió en señalar que no hay motivo para poner término a las relaciones amorosas y sexuales en esta etapa de la vida.

Resulta aparentemente devastador conjugar vejez con sexualidad, pero no es así, porque esta es una etapa como cualquier otra, con altas y bajas. En vísperas del Día del Amor y la Amistad, dijo que no debemos perder de vista que somos seres sexuados y precisó que no sólo hay que centrarse en la genitalidad: hablamos de caricias, palabras, compañía y comunicación.

Estamos impregnados de estereotipos y paradigmas culturales que impiden ver la realidad, dijo. Remarcó que en los talleres de sexualidad que imparte el Inapam en instituciones de gobierno y privadas, los participantes, mayoritariamente mujeres (85 por ciento), tienen una gran apertura, es sorprendente.

Comentó que ejercer la sexualidad forma parte de la salud, autoestima, personalidad, y no debemos hacerla a un lado, pese a que en esa época de la vida se presenten enfermedades que pudieran limitar la actividad, por ejemplo la disfunción eréctil o la diabetes; 95 por ciento de estos elementos que llamamos obstáculos para que se siga manteniendo una vida sexual activa en adultos mayores, es reversible, si nos ponemos en manos expertas.

La especialista comentó que en los hombres mayores puede haber una ventaja, pues la eyaculación precoz es mínima respecto de los varones más jóvenes. Esto, acotó, se empata con un cambio en las mujeres mayores: tardamos más en lubricar, se requiere de más estimulación, visual, aromática, provocaciones y tocamientos, y el hombre tarda más en lograr la erección. Hay un complemento extraordinario que pocos saben.

Llamó a despojarnos de mi­tos y tabúes, tanto entre los adultos mayores como entre quienes critican el sexo y amor en la edad mayor, pues la sexualidad se puede seguir manifestando de manera plena y satisfactoria.

Sergio Valdés Rojas, director de atención geriátrica del Inapam, aseguró que la actividad sexual en los adultos mayores termina cuando mueren y comentó que en las casas y albergues, se han formado parejas, se conocen y se casan incluso. Hace tiempo organizó una boda entre Jerónimo (86) y Mary (84). Hubo más de 100 invitados.

Expuso que esto siempre genera curiosidad, por decir lo menos. La pregunta de muchos era ¿cómo iba a ser esa primera noche de amor?, y añadió que en esas edades, como en cualquier otra hay muchas formas de tener contacto sexual y afectivo.

Muchos lo ven ridículo, pero el viejo siente amor y deseo sexual. Pero esto es algo mucho más comprometido. No debe ser tabú el sexo a esa edad.

Montero aseguró que podemos enamorarnos a cualquier edad, el enamoramiento es posible a cualquier edad, mientras tengamos la capacidad de ­resignificación.

Indicó que ciertamente la atracción física es la que detona, principalmente, este estado alterado de los sentidos, y que lamentablemente el concepto de belleza está asociado a una eterna juventud”. Pero la atracción física ocurre también entre personas mayores. Se debe valorar cada etapa de la vida, porque vivir es un privilegio, y saber vivir un desafío.