Estados
Ver día anteriorMartes 13 de febrero de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Afirman que se comete un ecocidio; marchan a la residencia oficial de Los Pinos

Habitantes de Ocoyoacac demandan parar construcción de tren interurbano a Toluca
Foto
Comuneros de San Jerónimo Acazulco, municipio de Ocoyoacac, marcharon por la carretera libre México-Toluca rumbo a la residencia oficial de Los Pinos, en la Ciudad de México, en protesta por los daños ambientales que, aseguran, han causado las obras del Tren InterurbanoFoto MVT
Israel Dávila
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 13 de febrero de 2018, p. 29

Ocoyoacac, Méx.

Comuneros de San Jerónimo Acazulco, localidad de este municipio, marcharon ayer de La Marquesa la residencia oficial de Los Pinos, en la Ciudad de México, para exigir a las autoridades federales que detengan el ecocidio que provoca la construcción del tren interurbano México-Toluca en la zona boscosa de Ocoyoacac.

Los comuneros no sólo se quejaron por la tala de cientos de árboles para construir la vía elevada por donde correrá el tren rápido, con el cual se pretende comunicar Toluca, la capital mexiquense, con el oriente de la capital del país en un recorrido de 57 kilómetros que tardaría sólo 39 minutos. También protestaron por el impacto que ha tenido la obra en sus manantiales y porque la construcción, aseguran, provocará contaminación visual en la zona boscosa del municipio.

Durante más de ocho horas, unos 800 comuneros hicieron el recorrido a pie desde su poblado hasta Los Pinos. Primero avanzaron por la carretera libre México-Toluca, ocupando un carril de los dos que conducen a la capital del país; luego caminaron por Paseo de la Reforma y la avenida Alencastre, para finalizar a unos metros de la residencia oficial del presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Reclaman indemnización

Los manifestantes demandaron al gobierno federal que detenga la construcción del tren interurbano y que se les indemnice por cientos de hectáreas ocupadas para el proyecto, las cuales se pagaron a otro núcleo comunal a pesar de que los inconformes aseguran tener documentos que comprueban que son propietarios de esas tierras.

Los manifestantes llegaron por la tarde a las inmediaciones de Los Pinos. La Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México instaló un cerco en la glorieta de Chivatito para impedir el paso de los inconformes. En respuesta, los comuneros enviaron a una pequeña comitiva a la residencia oficial, donde permanecían al cierre de esta edición.