Estados
Ver día anteriorDomingo 18 de marzo de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Familiares de enfermos tienen que salir a comprar incluso jeringas

Carencias en hospital de Acapulco: pacientes sin dinero se mueren aquí
Foto
Derechohabientes del nosocomio de la Secretaría de Salud Donato G. Alarcón, en la colonia Renacimiento, de Acapulco, Guerrero, tienen que pagar por servicios como radiografías porque los del hospital no sirven y comprar sus medicamentos, pues nunca hayFoto Héctor Briseño
Héctor Briseño
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 18 de marzo de 2018, p. 25

Acapulco, Gro.

Decenas de pacientes se aglomeran en la sala de urgencias del hospital Donato G. Alarcón, de Ciudad Renacimiento, dependiente de la Secretaría de Salud estatal, donde el calor y los fétidos olores de los sanitarios se mezclan, mientras familiares de pacientes internos desde hace varios días reprochan las carencias hospitalarias.

De nada sirve el Seguro Popular, tenemos que pagar por todo, por medicinas, por estudios, porque aquí no tienen nada, recrimina una de las tantas personas provenientes de colonias y poblados marginados de Acapulco y de las regiones de Costa Chica y Costa Grande.

Son las 12 del día del viernes 16 y en los altoparlantes del nosocomio se escuchan Las Mañanitas, pues directivos y delegados sindicales preparan los festejos por el 25 aniversario de la institución, sin importarles las urgencias de las familias que deambulan en los pasillos del centro hospitalario, contando lo que les resta de dinero o en espera de un milagro que salve a sus parientes enfermos.

Pobladores de Tlaxcalixtla-huaca, municipio de San Luis Acatlán, acompañaron a Eleuteria Castro Olivera, quien dio a luz hace cuatro días, pero su niño tiene el pulso acelerado y ella debe dormir en pleno suelo a esperar noticias de los médicos.

A su lado se encuentra la señora María del Carmen Nava Carmona, quien al borde del llanto explicó que tuvo que pagar 500 pesos para una radiografía de tórax en un laboratorio privado, pues el aparato del hospital se descompuso y su hija lo requiere.

Marisela Ortiz reprochó que ¡ni siquiera tienen solución fisiológica, no tienen absolutamente nada aquí en el hospital, pasen y pregunten a todos los que están ahí sentados, tienen que comprar su medicamento!.

Advirtió que hay personas que vienen desde muy lejos sin dinero, buscando para los pasajes, los pacientes sin dinero se mueren aquí.

Tengo internada a mi abuelita de 96 años, sufre de sus pulmones y su corazón. Ni agua tienen para preparar papillas. En dos días he gastado como 2 mil pesos, cada medicamento cuesta 600, 300, 200, 150 pesos, detalló.

Añadió que los médicos nos dicen que están al pie, pero nos explican que no pueden hacer nada más por nosotros, pues no cuentan con medicamento.

Por si fuera poco, no existen farmacias en las cercanías, por lo que familiares deben trasladarse hasta el centro de Acapulco, aunque se pueden conseguir insumos en misceláneas de Renacimiento como jeringas y analgésicos, pero a un precio más elevado.

Estamos aquí desde el 14 de marzo, venimos de Coyuca de Benítez, ya se nos acabó el dinero, no es justo estar comprando medicamentos, todos los ciudadanos aportamos impuestos, el gobierno aunque sea debe tener lo indispensable en los hospitales, manifestó Mercedes Ramos Gatica.

Ana Matías Valente viajó desde Llano Grande, municipio de San Marcos, para lo cual pagó un taxi y una ambulancia. Lamentó que aquí tengo a mi hija de 20 años; tuvo su bebé, no la dejaban ver, no se podía parar; me han pedido bastante medicina, siquiera yo tenía un dinerito ahorrado y es el que me traje, aquí he pedido prestado.

Relató que aquí andamos sin comer, ayer comimos unos taquitos que nos dieron. No tienen ni lo básico, como las jeringas, ¿qué se puede esperar?, es una vergüenza lo que aquí pasa, ¿qué cubre el Seguro Popular?, reprochó José Manuel Salgado.