Sociedad y Justicia
Ver día anteriorSábado 24 de marzo de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

No podemos dejar que 15 personas decidan el futuro del país

Sin conocerla, diputados suplentes dan aval en comisión a ley de bioseguridad
Laura Poy Solano
 
Periódico La Jornada
Sábado 24 de marzo de 2018, p. 29

Organizaciones ambientalistas lamentaron que “se pretenda incurrir en una abierta ilegalidad del proceso legislativo para aprobar, a como dé lugar, en la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, la minuta de la Ley General de Biodiver-sidad, impulsada por el diputado del PVEM, Arturo Álvarez Angli, y que podría presentarse al pleno de San Lázaro el próximo 3 de abril.

Adelita San Vicente Tello, directora de la asociación Semillas de Vida, aseguró que los colectivos agrupados en la Coalición Ciudadana contra la Ley General de Biodiversidad, vamos a hacer todo lo posible para impedir que se consume este albazo, esta ilegalidad. No podemos permitir que sólo 15 personas decidan el futuro de la biodiversidad en nuestro país.

De los 15 legisladores que votaron este jueves en favor de aprobar el proyecto presentado por el diputado del PVEM y presidente de la citada comisión, Álvarez Angli, 13 son del PRI y en su mayoría se trata de diputados suplentes designados esta misma semana, tres más corresponden al Verde Ecologista, sostuvo.

Incluso, narró San Vicente Tello, a su entrada al recinto donde sesionó la Comisión de Medio Ambiente, sin el quórum necesario, enfatizó, “les cuestionamos si conocían el documento que iban a votar, y nos respondieron que no. ‘Ahorita nos vamos a enterar’, contestaron, lo que resulta terrible y sumamente preocupante cuando se trata de la riqueza natural de México, que es patrimonio de todos”.

Agregó que durante el receso por las vacaciones de Semana Santa, las organizaciones ambientalistas no vamos a descansar y continuaremos con nuestra tarea de difusión y organización, porque lo que está en juego es muy valioso para todos los mexicanos, y porque se pretende violar derechos constitucionales, como que se consulte a la población.

De aprobarse esta nueva legislación, advirtió, se generarán múltiples problemas porque se mezcló con la normatividad de vida silvestre, temas sensibles como el uso de los recursos genéticos e, incluso, la posible explotación comercial de conocimientos ancestrales de los pueblos indígenas, a quienes no se ha involucrado para conocer sus puntos de vista.