21 de abril de 2018     Número 127

Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER

Suplemento Informativo de La Jornada


En San Miguel de Allende, una biblioteca comunitaria de simientes. FOTOS: Emily C-D

Una biblioteca viva

Jennifer Ungemach y Soledad Saburido
coordinadoras de Somos Semilla  somossemillasma@gmail.com

Con el propósito de ofrecer a la comunidad el acceso a distintas variedades cultivadas en la región se crea en San Miguel de Allende, Guanajuato, Somos Semilla, una biblioteca comunitaria de simientes. De esta forma se favorece el proceso de adaptación de esas semillas a las condiciones locales, ya que tras cada ciclo de cultivo, éstas van guardando en su interior información e historia que se transmite a la siguiente generación.

La iniciativa de crear la biblioteca surgió como una llamada por parte de SOL SMA, una red que promueve la alimentación sustentable, orgánica y local, con el objetivo de fortalecer los conocimientos sobre la conservación de semillas entre la comunidad y asegurar su suministro en la región, debido a la existencia de una demanda creciente de agricultura orgánica en la zona.

Jennifer Ungemach y Soledad Saburido, coordinadoras de Somos Semilla, nos conocimos en febrero de 2015 y coincidimos, junto con otros miembros de la comunidad, en poner en marcha una biblioteca de préstamo de semillas. Desde entonces la biblioteca funciona principalmente con personas voluntarias y cada año se realizan diferentes actividades educativas, además de una jornada anual de intercambio de semillas, que recientemente ha cumplido su cuarto aniversario. La biblioteca cuenta con más de 150 usuarios.


Trabajamos en la búsqueda y compilación de materiales relacionados con la conservación de semillas.

Las semillas son un bien de la humanidad y una herencia de nuestros ancestros. La importancia de conservarlas e intercambiarlas es amplia y diversa, como lo es la biodiversidad de nuestro planeta. Guardar nuestras propias semillas nos permite, por un lado, dejar de depender de las comerciales –producidas por las grandes compañías, procedentes de una agricultura basada en el monocultivo– y tener un reservorio de éstas en nuestra zona, para casos de una emergencia o desastres naturales que afecten nuestros cultivos y medios de vida; por el otro, posibilita mantener la historia de nuestros pueblos implícita en las semillas. Una historia íntimamente vinculada a la alimentación y a la cultura de cada región. Por estos y otros muchos motivos, una biblioteca comunitaria de semillas puede ayudar no sólo a salvaguardar estas tradiciones y a divulgar el conocimiento, sino también poner a disposición de la comunidad un acervo bien organizado y clasificado.

Este tipo de biblioteca funciona bajo un sistema de intercambio-trueque, préstamo-devolución, estableciendo así un ciclo en el cual además de proporcionar semillas a la comunidad, los bibliotecarios y usuarios intercambian información, conocimientos y métodos acerca de la conservación de semillas y de la agricultura sustentable, ecológica y regenerativa.

Durante estos años, las coordinadoras hemos visto la enorme necesidad de trabajar en la educación sobre la conservación de semillas, pues estos saberes se están perdiendo, ya que el ritmo actual de la sociedad y las nuevas formas de comunicación, tan ligadas al mundo digital, están dejando atrás la tradición oral, que era la forma de transmitirlos.

En 2016, la artista local Emily C-D nos propuso promover la conservación de semillas desde las artes visuales y ello aunado al esfuerzo colectivo entre Somos Semilla y la ong Sustainable Harvest –impulsora de materiales educativos sobre su conservación– fructificó, un año después, en el manual Cultiva-Cosecha-Comparte: semillas para todos.


Fortaleciendo conocimientos.

Dicho manual contiene información acerca de cómo producir y conservar las semillas, así como las bases para organizar con ellas una biblioteca comunitaria. Para información sobre el mismo, pueden dirigirse a la página web www.somossemilla.org.

En Somos Semilla trabajamos en la búsqueda y compilación de materiales digitales relacionados con la conservación de semillas y en la difusión de la información a través de las redes sociales, que han mostrado ser el motor en los últimos tiempos. Para ello unimos esfuerzos con la organización

Vía Orgánica y creamos el sitio web denominado En defensa de las semillas,  que reúne material digital diverso y muy valioso relacionado con su defensa y conservación tanto a escala nacional como latinoamericana. En esta página web se incluye un mapeo de las diferentes iniciativas en torno al tema dentro del territorio mexicano, con sus datos de contacto, para favorecer el vínculo entre personas que tienen el mismo fin. De esta iniciativa emerge el boletín mensual con el mismo nombre, en el cual se divulga información al respecto, así como una completa agenda de eventos y recursos.

Nuestro plan de acción para los próximos meses se centra en continuar difundiendo el manual de conservación de semillas en México y en el ámbito internacional; conformar una red de apoyo a productores de semillas, además de orientarlos en la creación de un proyecto comercial en torno a su producción, y reforzar nuestra presencia en eventos internacionales de defensa de las semillas que generen nuevos vínculos entre quienes las amamos y luchamos por defenderlas.

opiniones, comentarios y dudas a
jornadadelcampo@gmail.com