Cultura
Ver día anteriorLunes 23 de abril de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio
 

La escocesa escucha con el cuerpo, ya que es sorda; hoy da una clase magistral en el CNM

Para la percusionista Evelyn Glennie, la música es una experiencia emocional

El sábado recibió el doctorado honoris causa del 17/Instituto de Estudios Críticos

Foto
Estar presente como escucha es un factor muy importante para GlennieFoto Caroline Purday
Fabiola Palapa Quijas
 
Periódico La Jornada
Lunes 23 de abril de 2018, p. 8

La percusionista sorda Evelyn Glennie (Aberdeen, Escocia 1965), quien el sábado recibió el doctorado honoris causa del 17/Instituto de Estudios Críticos en la Biblioteca Vasconcelos, se considera una creadora de sonidos, porque siempre explora todas las posiblidades en el instrumento.

Todos leemos la misma nota, pero cómo contamos esa historia lo convierte en algo muy distinto. Música y creador de sonido son experiencias muy diferentes, porque cómo cambia el tiempo y la forma entre cada nota dependerá de la experiencia como músico o como percusionista, explicó la intérprete, quien demostró a la Real Academia de Música de Londres que su sordera no era incompatible con su capacidad para hacer música.

Glennie expresó que su relación con la música tiene que ver más con concentrarse como intérprete, de ahí la importancia que adquiere escuchar música en vivo, situación donde está plenamente implicada.

El aspecto de la escucha se trata de estar presente, es algo en lo que no podemos estar a medias, es algo en lo que debemos concentrarnos y enfocarnos. Es estar presente. La presencia de dos personas juntas es un privilegio increíble; esta es la relación que tenemos todos los días de nuestras vidas con lo que hacemos.

La diferencia entre oír y escuchar

Evelyn Glennie, quien también se presentó el 20 y 22 de abril en el Palacio de Bellas Artes acompañada por la Orquesta Sinfónica Nacional, ofrecerá hoy una clase magistral de percusiones, con entrada libre, en el auditorio Silvestre Revueltas del Conservatorio Nacional de Música (CNM), en avenida Presidente Masaryk 582, Polanco.

Al recordar sus inicios en la música compartió que no había ninguna vinculación entre su elección de las percusiones con el tema de oír y escuchar, pues tenía 12 años y le gustaba, y las percusiones le llamaban la atención; fue después que comenzó a trabajar en esa diferencia.

La artista precisó que disfruta la música en el momento en que la toca. No la gozo desde cómo se ve o desde un audio o una computadora; desde ahí no viene mi disfrute. El viaje emocional viene de si lo estoy tocando o si estoy viendo a alguien tocar en vivo, todo ese proceso, toda esa operación de crear ese sonido y cómo nos sentimos es esencial y se vuelve parte de la experiencia.

Explicó que comenzó a escuchar no sólo con el oído, sino con el cuerpo, al entrar en contacto con un maestro de música que le hizo experimentar las distintas formas de resonancias de los instrumentos al tocar un muro mientras un tambor era abatido, y constató la diferencia de las vibraciones que se producian según los distintos instrumentos; así amplió la idea de capacidad en la escucha corporal.

Después de haber sido rechazada en primera instancia por la Real Academia de Música de Londres fue admitida tras una segunda audición en la que finalmente se valoró su capacidad de comprensión, interpretación y creación musical, lo que hizo que instituciones de todo Reino Unido cambiaran sus criterios de aceptación de sus estudiantes y abrieran sus puertas a artistas con condiciones diversas.

Sin embargo, la percusionista quien ha podido ejercer con libertad su profesión sin ceñirse a una institución y ha logrado apoyar a otras personas desde una perspectiva incluyente, considera que falta trabajar en la inclusión y sensibilizar a la sociedad de que se puede comunicar con el otro de una forma distinta.

En la ceremonia de entrega del honoris causa, el director de 17/Instituto de Estudios Críticos, Benjamín Mayer explicó que este reconocimiento a Glennie es muy importante, porque esa institución quiere impulsar más en el país el vínculo entre música y sordera. Asimismo, anunció que del 25 al 30 de junio se realizará en la Biblioteca Vasconcelos el Coloquio Internacional de Arte y Discapacidad.

En el acto también se presentó un performance a cargo del ensamble musical contemporáneo Liminar y actores de la compañía de teatro de sordos Seña y Verbo.