Economía
Ver día anteriorMartes 8 de mayo de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Demandas grotescas de Trump, para destruir el comercio, subraya

Aconseja el ex presidente Zedillo no firmar la modernización del tratado
De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Martes 8 de mayo de 2018, p. 18

El gobierno de Estados Unidos ha puesto sobre la mesa de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) demandas grotescas, las cuales dejan claro que su objetivo no es modernizar el acuerdo, sino lograr un pacto que destruya el comercio y la inversión entre los tres países, sostuvo el ex presidente mexicano Ernesto Zedillo.

El gobierno encabezado por el presidente Donald Trump tiene el objetivo perverso de obtener el sello de aprobación de México y Canadá para llevar a cabo la demolición de la empresa más exitosa de cooperación económica y de beneficios mutuos para América del Norte, expuso Zedillo en un artículo que fue publicado ayer en la versión electrónica del diario The Washington Post.

A menos que el gobierno de Estados Unidos reconsidere seriamente su propuesta de política comercial dañina, sus dos socios (México y Canadá) deberían avanzar para proteger y apoyarse en otra línea de defensa: el sistema multilateral de la Organización Mundial del Comercio, y dejar que el gobierno de Estados Unidos asuma completamente la responsabilidad de matar al TLCAN, escribió el ex mandatario, quien gobernó entre 1994 –año en que entró en vigor el acuerdo– y 2000.

El artículo, que lleva de título México y Canadá no deben ceder ante Trump, fue publicado justo cuando los gobiernos de los tres países iniciaron –ayer– en Washington una nueva ronda de negociaciones.

Los gobiernos de Canadá y México deben ser elogiados por sus serios esfuerzos hasta ahora para preservar la apertura del comercio y la inversión proporcionados por el TLCAN. Pero bajo ninguna circunstancia deberían firmar un acuerdo que haría exactamente lo contrario, sostuvo Zedillo, actualmente profesor en la Universidad de Yale.

Zedillo recuerda que al inicio del proceso de negociación, el año pasado, el representante comercial estadunidense, Robert Lighthizer, expuso que los cambios económicos y tecnológicos de los pasados 25 años hacían necesaria la modernización del acuerdo.

Si estos loables objetivos hubieran sido la sincera intención de renegociar el acuerdo, expone Zedillo, probablemente el proceso habría ya concluido felizmente. Desde el primer día, sin embargo, hubo motivos para dudar de la honestidad de la administración estadunidense, añadió.

El sistema de comercio internacional está siendo atacado seriamente y de manera paradójica por su principal constructor y beneficiario, Estados Unidos. México y Canadá están actuando responsablemente para proteger ese sistema en una de sus primeras líneas de defensa, que es el TLCAN, sostuvo.

La versión original del artículo de Ernesto Zedillo.