Sociedad y Justicia
Ver día anteriorMiércoles 9 de mayo de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Planea modificar reglamento y dejar un mensaje confuso, aseguran Cemda y Greenpeace

Senasica busca eliminar de productos orgánicos la etiqueta de libre de OGM
De la Redacción
 
Periódico La Jornada
Miércoles 9 de mayo de 2018, p. 35

La leyenda en las etiquetas de los productos orgánicos que informa a los consumidores que se trata de alimentos libres de organismos genéticamente modificados (OGM), también conocidos como transgénicos, y les da oportunidad de estar informados y tomar mejores decisiones, podría ser eliminada por el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), señalaron organizaciones ambientalistas.

En el artículo 44 del reglamento de la Ley de Productos Orgánicos se señala que en el etiquetado de los productos orgánicos se deberá asentar el número de certificado, el de identificación del organismo que los expide, así como la mención de que el producto se encuentra libre de transgénicos.

Ahora la intención es dejar un etiquetado confuso, pues se propone “que en los productos orgánicos se asiente el número de certificado orgánico, el de identificación del organismo de certificación orgánica expedidor con la leyenda certificado orgánico por la entidad que lo produce, a lo cual se agrega la leyenda: no se aplicaron los métodos excluidos por la Ley de Productos Orgánicos.

Es decir, de acuerdo con el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), y Greenpeace, lo anterior genera un mensaje confuso y poco explícito para los consumidores. Así, el derecho de contar con el etiquetado de organismos genéticamente modificados fue negado en el contexto de la Ley de Bioseguridad de OGM.

Ahora el Senasica quiere limitar aún más esa posibilidad con el intento de reforma al reglamento de la Ley de Productos Orgánicos, sin consultar a los consumidores, refirieron.

Las autoridades mexicanas y la industria biotecnológica desde hace años dicen a los consumidores mexicanos que los productos derivados de la biotecnología moderna son inocuos.

“Señalan que los transgénicos son idénticos a los productos convencionales, usando términos técnicos como ‘equivalencia sustancial’, pero no satisface el derecho de los consumidores a saber y a elegir; así, tenemos que consumir productos de ese tipo, aun a costa de nuestra voluntad”, sostuvo María Colín, asesora legal de Greenpeace.