19 de mayo de 2018     Número 128

Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER

Suplemento Informativo de La Jornada

Genes adulterados, verdad adulterada


Maíz bajo asedio. FOTO: María Luisa Severiano / La Jornada

Mónica Díaz A.

Empresas de alimentos modificados genéticamente han trastocado la ciencia, corrompido a los gobiernos y engañado a la población. Estas son las premisas del libro Genes adulterados, verdad adulterada, del abogado estadounidense Steven M. Druker.

En su visita a México, Druker presentó su texto en la Casa del Libro Universitario de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en donde destacó que este material documenta sólidamente numerosas tergiversaciones que han sido perpetradas en nombre de la ciencia; incluso, por parte de científicos eminentes, instituciones científicas y agencias de gobierno, como la de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA).

Acompañado de Randall Tolpinrud, Ana Ruiz Díaz, Adelita San Vicente y Elena Kahn, el autor alertó acerca del maíz que viene de Estados Unidos, el cual, aseguró, está infiltrando contaminación en el maíz nativo local; a la par de advertir que los animales en las granjas están alimentándose de este tipo de productos, lo que provoca riesgos también para el ser humano.

Enfático, Steven Druker aseveró que los transgénicos en su país los promueven y defienden de una manera “criminal”, siendo que está demostrado científicamente que son un “fraude” y que este tipo de ingeniería alimentaria no va en dirección de la seguridad.

Uno de los engaños más grandes es el supuesto consenso de los expertos respecto de que los alimentos transgénicos son seguros para la salud. La realidad es que muchos especialistas eminentes han afirmado que el proceso de ingeniería genética conlleva incertidumbres que no se pueden relegar; e instituciones científicas respetables han emitido advertencias sobre esto.

En cuanto a la publicación que está promoviendo en nuestro país, Druker indicó que la evidencia que presenta es muy fuerte e irrefutable. “Es momento de que se diga la verdad. En Estados Unidos interpusimos una demanda que obligó a la FDA a hacer pública su información sobre los alimentos modificados genéticamente. De esta forma fue como se descubrió que la agencia había ocultado las advertencias de sus propios científicos sobre los riesgos, además de que se aceleró la entrada de estos alimentos en el mercado”.

Al cuestionarle sobre la situación en México, el autor de Genes alterados, verdad adulterada advirtió que la contaminación de los transgénicos ya está ocurriendo en territorio mexicano, por lo que dijo estar dispuesto a tener una colaboración estratégica con organizaciones de nuestro país para contribuir a difundir la información y revelar la verdad sobre los alimentos modificados genéticamente.

Steven Druker puntualizó que es urgente que estos problemas se confronten directamente, con apoyo de los expertos para que defiendan la ciencia y se opongan a trabajar en la tergiversación, con un llamado a tener un discurso abierto, honesto y con base en los hechos.

En su participación, Randall Tolpinrud, presidente y cofundador de las Fundaciones Bosque Lluvioso y Pax Natura, se refirió a las actividades de corporaciones como Monsanto, DuPont y Bayer, entre otras, que han traído afectaciones graves incluso al medio ambiente. Resaltó el texto de Druker como una narración de la corrupción en la ciencia y en los gobiernos, con daños también hacia la libertad de expresión por el sesgo de los medios hacia la bioingeniería, por lo que recomendó que en México se luche por revertir esta situación.


Steven M. Druker en México. FOTO: La Coperacha

En tanto, Ana Ruiz Díaz, una de las fundadoras del Consejo de Visiones Guardianes de la Tierra e integrante de la Demanda Colectiva Maíz, señaló que todas las personas tienen derecho a tener acceso a la comida sana y a que se respete el derecho humano a la biodiversidad del maíz. “El libro de Druker -del cual fue una de las impulsoras para traerlo a México- está hecho con un gran amor, con un lenguaje sencillo donde cada capítulo es una tesis que nos demuestra los alcances de esta terrible empresa de los alimentos transgénicos que ha corrompido gobiernos y a la ciencia”.

Por su parte, Adelita San Vicente, ingeniera agrónoma y directora de la Fundación Semillas de Vida, al afirmar que la ciencia está cooptada por los intereses económicos, destacó que en México se ha logrado detener la siembra de transgénicos para el consumo humano. Tanto el cultivo de maíz genéticamente modificado como el cultivo de soya transgénica se ha suspendido por acciones jurídicas impulsadas por la sociedad civil y campesina. Expuso que lo relevante del libro Genes alterados, verdad adulterada, es que nos da elementos para continuar luchando en contra de este tipo de productos y suspender las importaciones de cultivos transgénicos, en particular de nuestro alimento básico que es el maíz, que se autoriza con los engaños que se documentan en el texto de Druker.

Finalmente, Elena Kahn, especialista en enfermedades infecto-contagiosas y presidenta de la asociación Guerreros Verdes, agradeció al autor por permitir que este libro llegue a México, el cual –precisó- está sustentado párrafo por párrafo, donde nos muestra, entre otras cosas, la verdad acerca del “desastre” y cómo se ha ocultado sistemáticamente una epidemia mortal causada por un suplemento genéticamente modificado, por lo cual instó a estar pendientes del daño que causan este tipo de alimentos y de la salud de la población.

Steven Druker, Premio Luxemburgo de la Paz, es abogado especializado en causas sociales, ha participado en comités de seguridad alimentaria de las conferencias organizadas por el National Research Council y la FDA. Ha impartido conferencias en numerosas universidades y colaborado en las Oficinas Ejecutivas de la Casa Blanca con un grupo de trabajo del Consejo de Calidad Ambiental del ex presidente estadounidense, Bill Clinton.

opiniones, comentarios y dudas a
jornadadelcampo@gmail.com