19 de mayo de 2018     Número 128

Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER

Suplemento Informativo de La Jornada

Kunax café: organización de mujeres ayuk

Mayra Pérez Carmona  Estudiante de Desarrollo Comunal de la Universidad Comunal Intercultural del Cempoaltépetl.


Municipio San Pedro Ocotepec Mixe, Oaxaca.

En el municipio San Pedro Ocotepec Mixe, Oaxaca, la agricultura es la base de la organización comunitaria y la alimentación de las familias campesinas. “La tierra nos ofrece frutos, milpa, y café para que podamos vivir”, argumenta el señor G. Rosales, campesino de 80 años de edad, quien toda su vida ha trabajado la tierra produciendo café y “todo lo que se pueda dar y aprovechar en el campo lo produzco y lo cosecho”.

Pero en esta vida comunitaria también hay problemáticas que están afectado la vida campesina, como la falta de un precio justo al grano de café, las plagas y enfermedades que afectan a las  matas.

Frente a estos problemas se ha buscado una forma de generar un mayor ingreso para la economía familiar y, sobre todo, nuevas alternativas de trabajo organizado en un contexto de tradicional exclusión de las mujeres.

Kunax café es un grupo de mujeres que participamos en el ámbito laboral, económico, sobre todo para combatir la discriminación y la desvalorización de las labores que realizamos, dejando de lado la idea machista y paternalista que la comunidad tiene sobre la mujer.

Desde otro ángulo, Kunax café se conforma a partir del compromiso que asumimos las y los estudiantes, como parte del trabajo de la Universidad Comunal Intercultural del Cempoaltépetl (UNICEM), ubicada en la comunidad de Santa María Tlahuitoltepec Mixe, Oaxaca. La Universidad es una alternativa a la educación tradicional, pues sus principios de enseñanza surgen, desde la comunidad y con la comunidad, como una propuesta de formación considerando la pedagogía comunitaria. Se trata de un proceso formativo que permitiría en presente-futuro, fortalecer una de sus principales bases filosóficas que tiene que ver con el crecimiento, fortalecimiento o la interrelación entre las personas y la comunidad completa. El humano no se concibe como individuo sino como integrante de una comunidad y, en la medida que este humano se fortalece, fortalece también su comunidad. El principio es la correspondencia, complementariedad, comprensión, entendimiento de los problemas de su comunidad de origen y las formas colectivas de solucionarlos.

Con la metodología propuesta por la Universidad, en donde la problemática que se aborda tiene que nacer del jawën-jotmay (sentir-preocuparse), se dice sentir desde el estómago, pues “estas reflexiones no provienen solo de la razón, de la capacidad de pensar o darse cuenta de las situaciones, sino también del desequilibrio de las emociones al sentir rabia, coraje, preocupación, emoción, interés, ante la situación que afecta a la persona, porque además afecta y desequilibra la vida del nosotros, de la colectividad, de la comunidad”.

De esta manera, la conformación del grupo va pasando por los procesos jawën-jotmay, donde el objetivo involucra un beneficio colectivo, donde los retos y problemas se van enfrentando con la finalidad de llegar a un bien común, principalmente las mujeres vamos buscando, indagando y experimentando para resolver los problemas que se presenten llegando a un resultado, a una acción concreta, en esta búsqueda de opciones de venta del café y el aprovechamiento de los diferentes productos agrícolas que se tienen en la comunidad. La preocupación no solo es por el recurso, sino también la de mostrar y hacer visible el trabajo de la mujer en la comunidad.

De igual forma, promover la organización para fortalecer la comunidad y la producción de café en los jóvenes que hoy en día optan por la migración en busca de trabajos en las ciudades más cercanas.

De frente a las condiciones de la producción de café, por un lado, y la desvalorización del trabajo de las mujeres, por otro, es relevante señalar el trabajo de Kunax café como una forma de intervención de profesionistas que a partir del jäwen-jotmäy van trabajando y haciendo que los problemas no solo se identifiquen o se vean, si no que se traten colectivamente.

Porque “nosotras también podemos trabajar y hacer cosas buenas para apoyar a la familia”; por esto, el objetivo es procesar y vender café en productos terminados, con la finalidad de obtener un ingreso extra y que sea bien pagado. En un primer momento todo empezó con la cooperación y mano de obra voluntaria por las integrantes del equipo, generando así el primer producto que es el café molido que se está vendiendo a nivel regional.

El equipo, aparte de que propone una forma de trabajo, también está en un proceso de aprendizaje donde incluso las mujeres jóvenes van aprendiendo de las personas mayores. Si bien este equipo es una propuesta de trabajo y de ingreso económico, también es una fuente de aprendizaje, de meditación y, sobre todo, la valorización del trabajo en equipo, el cual las lleva al oy jukyajtën (buen vivir), pues están en la búsqueda de un bien común, sin afectar los principios de respeto hacia los demás.

Esta iniciativa no solamente va contra la forma tradicional de vida, pues además es necesario reconocer las prácticas machistas de la comunidad. Los representantes de las familias únicamente son los hombres, quienes tienen voz y voto para elegir a sus representantes comunitarios, para elegir a representantes de Comités del café o acordar las formas y medios de comercialización, por ejemplo.

La  participación de las mujeres es muestra de que “también nosotras podemos y tenemos las capacidades de organizarnos”. El hecho de que vivamos en un contexto donde los hombres son los que imponen y, de alguna manera, han estado al frente de la comunidad como autoridades reconocidas durante 200 años de memoria de cargos comunitarios, no quiere decir que las mujeres no hayan estado en un cargo. Recientemente, La Ley de Igualdad entre Mujeres y Hombres del Estado de Oaxaca (Diario Oficial, 2009) obligó a los municipios a elegir para cada Cabildo la participación de las mujeres. Esto explica que en 2014 una mujer tomara el cargo como Secretaria Suplente del Presidente municipal, y actualmente una Regidora de Salud y una tesorera municipal estén terminando su cargo.

La participación política en la escala de servicios comunitarios debemos trabajarla internamente, desde nuestros principios comunales. Por lo pronto, Kunax café es  una forma de manifestarnos ante una sociedad indiferente; mostramos que somos capaces de organizarnos y proponer acciones benéficas sin ser impuestas por el Estado, sin tener que afectar nuestra forma de vida comunitaria, sin esperar recursos, pues “lo que necesitamos lo tenemos a la mano”. Es también una estrategia organizativa de frente a los problemas de producción y de comercialización del café que enfrentamos, sobre todo, estamos generando conciencia en los más jóvenes, acerca de que las mujeres somos capaces de hacer y ejercer un servicio en la comunidad y para la comunidad.

opiniones, comentarios y dudas a
jornadadelcampo@gmail.com