Sociedad y Justicia
Ver día anteriorMiércoles 30 de mayo de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Alcanzar la cero deforestación, el reto más grande en el sector ambiental, señala Sarukhán

Conabio propiciará que labriegos produzcan y preserven el entorno

En este sexenio, 91 millones de hectáreas de zonas naturales protegidas: Eduardo Sánchez

Foto
José Sarukhán, coordinador de la Conabio, durante la conferencia de prensa de ayer en Los PinosFoto María Luisa Severiano
Angélica Enciso L.
 
Periódico La Jornada
Miércoles 30 de mayo de 2018, p. 34

El reto más grande en el sector ambiental es llegar a la cero deforestación, ya que ésta actualmente ocasiona casi 13 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), causantes del cambio climático en el planeta, sostuvo José Sarukhán, coordinador de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

La tasa de deforestación en México es de 92 mil hectáreas en promedio al año, de acuerdo con la Comisión Nacional Forestal. Aunque agrupaciones como Reforestemos señalan que tan sólo en 2016 se perdieron 250 mil hectáreas, sobre todo en la península de Yucatán, donde desaparecieron 92 mil hectáreas de selvas.

El gobierno mexicano asumió el compromiso de alcanzar la tasa cero neta de deforestación en 2030, como una de las medidas para reducir emisiones GEI. Hoy en el país hay 138 millones de hectáreas con algún tipo de vegetación, desde arbustos hasta selvas.

En conferencia de prensa en Los Pinos, junto con el vocero del gobierno de la República, Eduardo Sánchez, el titular de la Conabio se refirió a los avances de los años recientes, entre los que destacó un instrumento para que la Secretaría de Agricultura otorgue subsidios a los campesinos a partir de la identificación de la parcela a la que los recursos van destinados. Así se pueden definir las actividades que en ellas se pueden realizar, de acuerdo con la conservación de la biodiversidad.

Sarukhán explicó que la Conabio desarrolló un mapa en que se puede ubicar con precisión la parcela de algún campesino y así definir, por ejemplo, un subsidio para plantar café orgánico en un bosque de niebla, lo cual es aceptable, pues no se tie­ne que modificar la vegetación, quitarla para poner palma de aceite no es dable.

Esto, agregó, está ya aprobado en la Ley de Desarrollo Forestal Sustentable y el presidente Enrique Peña Nieto lo anunciará en fecha próxima para que ya empiece a operar. Estos instrumentos se pueden dar cuando hay la información científica de la mejor calidad y lo más confiable posible, de otra manera es imposible.

Sostuvo que el ambiental no puede ser tema obligatorio sólo de una instancia federal, sino que debe ser una política transversal. Mencionó que la Estrategia Nacional de Biodiversidad, documento que abarca todo el país en términos de lo que se debe hacer en la materia, ya está en manos de los candidatos a la Presidencia de la República, al igual que el reporte Capital Natural.

A su vez, Sánchez sostuvo que la sobrexplotación de los recursos naturales devastó gran parte de la riqueza del planeta. Detener este deterioro, revertirlo en lo posible e impulsar el desarrollo sustentable ha sido tarea incansable de la comunidad científica e instituciones como la Conabio.

Recordó que en esta administración creció la superficie de áreas naturales protegidas, ya que pasó de 26 millones a 91 millones de hectáreas. La Conabio desarrolló el Sistema Nacional de Información de la Biodiversidad, relativa a 110 mil especies mexicanas de hongos, plantas y animales, así como las Redes de Ciencia Ciudadana, en las que participan casi 40 mil personas.

Acerca de la vaquita marina, especie endémica en riesgo de extinción, Sarukhán consideró que no se ha hecho lo que se debiera; hay intereses económicos, están los pescadores, el crimen organizado con el comercio ilegal de totoaba, a estas alturas es más difícil y costoso, como ocurre con todos los problemas ambientales.