Sociedad y Justicia
Ver día anteriorMiércoles 30 de mayo de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

El gigante químico alemán debe vender antes 9 mil mdd en activos

Avalan en EU la compra de Monsanto por Bayer; repudio de ecologistas
Foto
Bayer y Monsanto=boda mortal, reza el cartel exhibido ante la sede de una reunión de la firma alemana, el viernes pasado en BonnFoto Ap
Dpa, Afp y Reuters
 
Periódico La Jornada
Miércoles 30 de mayo de 2018, p. 34

Washington.

Las autoridades de competencia económica de Estados Unidos aprobaron ayer al gigante farmacéutico y químico alemán Bayer adquirir la empresa de semillas y agroquímicos estadunidense Monsanto, a condición de que venda cerca de 9 mil millones de dólares en activos, con lo que se despeja el mayor obstáculo para la transacción de 66 mil millones de dólares. La operación representa la adquisición más importante hasta ahora por un grupo alemán en el extranjero.

La fusión de Monsanto con la división agroquímica de Bayer será efectiva una vez que la multinacional alemana haya cedido sus actividades en el campo de las semillas, los pesticidas y la denominada agricultura digital a BASF, otra compañía alemana, informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos en un comunicado.

Se trata de la cesión [de activos] más grande exigida por Estados Unidos para mantener la competencia en la venta de productos agrícolas, dijo el vicefiscal general Makan Delrahim, citado en el comunicado. Un portavoz del departamento consideró que se trató de un arreglo histórico.

Bayer anunció en septiembre de 2016 la compra de la firma de biotecnología Monsanto tras acordar el pago de 128 dólares por acción. Con la aprobación del Departamento de Justicia estamos ahora cerca de la meta de lograr una empresa líder en la economía agrícola, señaló el jefe de Bayer, Werner Baumann, y apuntó que la autorización estadunidense representa un hito para la empresa.

El gigante alemán deberá transferir en dos tramos estos negocios, entre ellos el de semillas de verduras, además de desprenderse del negocio mundial del herbicida glufinosato de amonio, y vendérselos a su rival BASF. Se prevé que la operación llevará dos meses.

La Unión Europea había autorizado la compra a finales de marzo, con una serie de estrictas condiciones, como la eliminación del solapamiento con Monsanto en los mercados de semillas y pesticidas, y desinvertir en la investigación global y el desarrollo de semillas y nuevas características.

Como Monsanto y Bayer hacen negocios en todo el mundo, su unión debía obtener luz verde en unos 30 países. Ya lo hicieron las autoridades de países como China, Sudáfrica y Brasil, y está pendiente la decisión en México y Canadá.

En acuerdos con los reguladores en varias partes del mundo, Bayer ha accedido a desprenderse de la totalidad de sus negocios de semillas de algodón, canola, soya y otras unidades agrícolas y digitales de la industria, además de su herbicida Liberty, que compite con la marca Roundup de Monsanto.

La denominada megafusión no fue recibida con agrado por los ambientalistas y otras organizaciones, debido a las críticas que genera Monsanto por sus productos modificados genéticamente y por el uso del polémico herbicida glifosato, considerado cancerígeno por algunos estudios.