Espectáculos
Ver día anteriorMartes 5 de junio de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

La Fonoteca Nacional inaugura exposición por los 100 años del natalicio de Pérez Prado

Fui concebida con mambo en una hamaca, afirma Ofelia Medina

La muestra incluye portadas de discos, carteles de películas en las que participó, libros y fotografías

Al homenaje se suma el rescate de sesiones y acervos a cargo de Iván Restrepo

Foto
Entre las joyas de la muestra hay una fotografía recién encontrada en el archivo personal de Ofelia Medina, en la que se le ve junto a Pérez Prado (en la imagen, en la parte inferior derecha)Foto cortesía de la Secretaría de Cultura federal
Merry MacMasters
 
Periódico La Jornada
Martes 5 de junio de 2018, p. a11

Al grito de uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, maaaambo, quedó inaugurada en la Fonoteca Nacional (FN) ¡Yo soy! ¿Quién? El rey del mambo: Pérez Prado, exposición montada con motivo de los 100 años –cumplidos el pasado 11 de diciembre– del inventor de esa cosa loca, como cantó Beny Moré en Locas por el mambo, de su autoría.

El corte de listón estuvo a cargo de la actriz y activista Ofelia Medina, quien “bailó como nadie Caballo negro y Mambo en sax, con más erotismo y alegría, incluidas las Dolly Sisters, en Mambo (1974), espectáculo de Juan Ibáñez, montado en el teatro Blanquita, que duró seis meses en cartelera”, expresó Iván Restrepo, impulsor del homenaje al apodado Cara de Foca.

Según el ambientalista y periodista, colaborador de La Jornada, el baile de Ofelia Medina eclipsó al Cadillac grandotote, como usaban los del gobierno de Alemán, que también salió a escena.

Entre las joyas que comprende la muestra está una fotografía recién encontrada en el archivo personal de Medina, en la que se le ve junto a Pérez Prado. La actriz y bailarina aseguró haber sido “concebida con el mambo, en una hamaca en Mérida, Yucatán. Es más, sé que fue Cerezo rosa. Mis padres habían ido a una fiesta al Club Campestre”.

Después, Medina se volvió jipi y rocanrolera; entonces, “cuando Juan Ibáñez me dijo: ‘vamos a hacer un espectáculo con Pérez Prado’, pensé: ‘qué antigüedad. ¿Por qué no traes a los Rolling Stones?’ Me contestó que ellos eran admiradores de Pérez Prado, al igual que Igor Stravinsky. Cuando llegué al teatro, al oír la orquesta cambió mi vida. El Mambo en sax me tocó el cuerpo y cambió mi vida”.

La invitada de honor agradeció este acto de erotismo que nos hace falta en esta época de tanto dolor y tristeza. Urgió al público a escuchar estos metales, a calentar nuestro corazón e ir a la lucha con alegría. Esta es la única manera de ir: luchando con alegría y mambo.

Otras de las piezas que comprende la exposición curada por Pável Granados es un vestido, entalladito, entalladito, hecho con puras lentejuelas, que prestó la cantante y actriz María Victoria, otra gran amiga del chaparrito con cara de foca.

Entre portadas de discos, carteles publicitarios de las películas en las que intervino, libros y muchas fotografías, también está el acta de nacimiento del compositor, facilitado por el dramaturgo cubano Ulises Rodríguez Febles, que despeja toda duda acerca de la fecha de su nacimiento: 1917, ya que luego se aumentaba un año.

Las manifestaciones contemporáneas de admiración hacia el músico matancero están presentes en la escultura de San Dámaso (2009), creada por Sonido Apokalitzin, mancuerna artística formada por Luis Artemio Figueroa y Vicente Razo, quienes buscan que sea santificado por el Papa cuando venga a México la próxima vez. Asimismo, se exhibe un escapulario con su efigie y el rezo: El Rey del Mambo/San Dámaso/ Danos tu protección... También un altar con el festejado en su nicho, obra de los Siameses Marisa Lara y Arturo Guerrero. Se ofrece una selecta muestra musical y fílmica de su obra.

Al homenaje se suma el rescate de sesiones y acervos que parecían perdidos –gracias a Iván Restrepo–, como el homenaje a Pérez Prado realizado el 28 de abril de 1978 en el Teatro de la Ciudad, grabado por Radio Educación, indicó Ernesto Velázquez.

El director de la FN también anunció para 2018 la edición mexicana de Pérez Prado. ¡Qué rico el mambo!, del investigador colombiano Sergio Santana Archbold. Aparte de la FN, se contará con el apoyo del Centro Cultural Tijuana, la Asociación Palabra de Clío y la Editorial Caja de Cerrillos.

Este jueves a las 19 horas se hará una sesión de escucha conducida por Pável Granados, con la presencia de Restrepo y María Victoria como invitada especial. El apoyo audiovisual será de Yaxkin Restrepo.

La FN se ubica en Francisco Sosa 383, colonia Barrio de Santa Catarina, Coyoacán.