Deportes
Ver día anteriorJueves 14 de junio de 2018Ver día siguienteEdiciones anteriores
Servicio Sindicado RSS
Dixio

Se imponen a Marruecos

México celebrará su tercer Mundial; gana candidatura con EU y Canadá

La FIFA decidió que la postulación tripartita sea la encargada de albergar la Copa en 2026

Foto
▲ Momento en el que Gianni Infantino, presidente de la FIFA, otorga al proyecto conjunto de la Concacaf, la sede del Mundial 2026.Foto Afp
Agencias
 
Periódico La Jornada
Jueves 14 de junio de 2018, p. 2

Moscú

México será el primer país que celebrará un tercer mundial. Al conocer el voto de los miembros de la FIFA que dieron la Copa del Mundo de 2026 a la candidatura integrada junto con Estado Unidos y Canadá, Decio de María, presidente de la Federación Mexicana de Futbol, lo celebró más que sus pares de terna que lo acompañaban; saltó de su silla, disparado como un resorte, y festejó eufórico.

Lo hizo después de que se confirmó que los tres países de Norteamérica fueron designados anfitriones de la Copa del Mundo de 2026, una que marcará un hito por su transformación en la historia del torneo deportivo con mayor alcance global, que ampliará los participantes a 48 equipos. Será además el único Mundial de la historia organizado en conjunto por tres países, cuyo único precedente fue la mancuerna de anfitriones de Japón y Corea del Sur en 2002. Los cálculos de ganancias superan los 14 mil millones de dólares.

Pero la votación establece otro hecho histórico: México será el primer país en albergar tres mundiales tras hacerlo en 1970 y 1986, memorables torneos donde brillaron respectivamente los legendarios Pelé y Diego Maradona.

Para Decio de María, presidente de la federación mexicana, el idilio de su país con el campeonato era fácil de entender, ante cualquier duda. El futbol, dijo, es parte de la cultura de nuestro país.

Salgan a la calle y caminen por la Plaza Roja, por las avenidas del centro de Moscú, señaló De María. Los mexicanos tenemos mucha pasión por el futbol, nos gusta involucrarnos en las copas del mundo. Siempre ha sido así.

El proyecto United 2026 superó holgadamente en votos por 134-65 a Marruecos, la única candidatura rival. De María compareció ante los periodistas junto a Carlos Cordeiro, su colega de la federación de Estados Unidos; Steven Reed, de la federación de Canadá, y Victor Montagliani, el canadiense que preside la Concacaf.

La distribución, eso sí, será asimétrica, de los 80 partidos que se celebrarán, México y Canadá tendrán 10 partidos cada uno; mientras Estados Unidos distribuirá 60 a los largo de su territorio, y a partir de cuartos de final sólo se jugará en aquel país.

De modo que las sedes que albergarán esos juegos en territorio mexicano serán el Azteca –que lo convertirá en el único en el mundo con tres inauguraciones mundialistas–; el Akron, en Guadalajara, y el BBVA Bancomer, en Monterrey.

No hay barreras

La unión de esta candidatura ocurre en el contexto tenso en las relaciones con Estados Unidos, y las propuestas del gobierno del presidente Donald Trump de construir un muro en la frontera para contener el flujo migratorio hacia el vecino del norte. Al mismo tiempo con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) entre las tres naciones en un momento de estancamiento.

No voy a hablar de política, pero quiero decir que el futbol es tan poderoso que unió a los tres países para hacer una propuesta que hoy fue votada, afirmó De María; “hoy el futbol mandó un fuerte mensaje, la pelota vuela por arriba y no hay barreras que la detengan".

Aunque le tocará una porción menor de partidos –con todo el torneo concentrado en Estados Unidos a partir de los cuartos de final– México afronta retos logísticos y el principal concierne al Azteca.

Inaugurado en 1966, el estadio fue remodelado en el 2015 para albergar un partido de la NFL. Televisa, dueña del inmueble, informó que invirtió 12 millones de dólares para mejorar los estacionamientos, las tribunas, palco de prensa y vestuarios.

Pero el estadio aún no cuenta con escaleras eléctricas y la movilidad para aficionados y prensa sigue siendo limitada en comparación con la que brindan escenarios más modernos, como los de Guadalajara y Monterrey, que abrieron sus puertas en la última década.

De María subrayó que la intención es que el Azteca sea escenario de una tercera inauguración. Al Azteca hay que darle un ramo de flores, resaltó De María. Es el abuelo y será su tercer Mundial y tercera inauguración. A los abuelos hay que respetarlos, hay que consentirlos y hay que aplaudirlos. Es un tema que en meses posteriores hay que tratarlo y se tendrá una respuesta.

También se refirió al voto contrario de Brasil, el único país del bloque de 10 de Sudamérica que apoyó a Marruecos. De María se planteó el desaire como una motivación.

“Para mí, significa que tenemos que hacer un mejor trabajo para que Brasil haga una declaración dentro de ocho años y diga chapeau (respeto)”.