Capilla en Tlalpan, joya de Luis Barragán

Se abre al público de vez en vez; no es museo ni recibe recursos del Estado, dice sor Carmen a 'La Jornada'.


dic 27 08:05


El mejor momento para deleitarse con los efectos de la luz de la capilla pertenece sólo a las clarisas. Foto cortesía de la Fundación Barragán

Miércoles 27 de diciembre de 2017. El gran legado del arquitecto Luis Barragán Morfín (1902-1988) está en México, y para fortuna de los que admiran su arte, el recinto que él consideró su obra maestra, el convento que obsequió a las monjas de la Orden de Clarisas Capuchinas Sacramentarias, abre de vez en vez sus puertas al público.

Se ubica en el centro de Tlalpan, en la Ciudad de México. Es propiedad privada, como la mayoría de las casas que el jalisciense construyó en el país. No es un museo ni recibe recursos públicos para su mantenimiento. Es un sitio de culto, una capilla que mediante citas y horarios específicos permite a los visitantes contemplar el espacio concebido como acto sublime de la imaginación poética.

Lea aquí la nota completa