Expulsan a testigos de Jehová y bautistas de comunidad huichola

Se negaron a ocupar algún cargo público, como dictan los usos y costumbres en Tuxpan de Bolaños, debido a que su religión de los prohíbe.


dic 05 15:41


Guadalajara, Jal. Al menos 150 indígenas de la comunidad wixárika de Tuxpan de Bolaños, casi todos testigos de Jehová y unos pocos bautistas, fueron expulsados el lunes por la mañana del pueblo ubicado en las montañas al norte de Jalisco por no acatar la decisión de la asamblea de aceptar cargos de dirigencia, como corresponde en alguna ocasión a todo habitante de esa demarcación indígena.

Los testigos de Jehová tienen prohibido por su religión tener algún cargo público civil, pero los usos y costumbres wixaritari (huicholes) obligan a que alguna vez en un sistema rotatorio de cargos se tenga que disponer de tiempo y atención personal para brindarlo a favor de la comunidad, con un nombramiento dentro de la dirigencia del comisariado de bienes comunales y gobierno tradicional.

El grupo fue recibido en la cabecera municipal de Bolaños, donde el alcalde Juan Carlos Rodríguez Mayorga les ha dado albergue y alimentación en tanto se resuelve el conflicto.

Ubaldo Valdez Castañeda, uno de los voceros de la comunidad de San Sebastián Teponahuaxtlán y Tuxpan de Bolaños, quien ha ostentado diversos cargos en el gobierno indígena, dijo que las autoridades tergiversan los hechos al señalar que se trata de un conflicto religioso.

Afirmó que el problema data desde que hace unos 15 años comenzaron a llegar grupos religiosos distintos a los católicos, quienes sí cumplen sus obligaciones comunales, y decidieron no ostentar algún cargo en el gobierno indígena, contrario a los usos y costumbres del pueblo.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHJ) emitió la mañana de este martes medidas cautelares a favor de “un grupo de pobladores indígenas expulsados (...) por profesar una religión distinta de la cultura wixárika”.

Las medidas cautelares fueron solicitadas a Raúl Juárez Valencia, subsecretario de Asuntos del Interior del Gobierno del Estado, y a Juan Carlos Rodríguez Mayorga, presidente municipal de Bolaños.

“Medidas con el propósito de que garanticen la integridad física, seguridad personal y propiedades de las personas que están siendo expulsadas de su comunidad o amenazadas de serlo, debiendo tomar las precauciones necesarias para evitar cualquier acto de agresión en su contra”, dice el documento de la CEDHJ.