Hernández Flores, historial de ilícitos

Con base en una investigación de la Fiscalía Anticorrupción de Tamaulipas y una orden de aprehensión, autoridades detuvieron al ex gobernador Eugenio Hernández, acusado de utilizar prestanombres.


oct 06 12:58


Eugenio Hernández Flores festeja su triunfo electoral, en 2004. Foto José Carlo González

Ciudad de México. Con base en una investigación realizada por la Fiscalía Anticorrupción del estado de Tamaulipas y una orden de aprehensión librada por un juez local, autoridades de esa entidad detuvieron al ex gobernador Eugenio Hernández Flores, quien está acusado de haber utilizado prestanombres para la adquisición irregular de mil 600 hectáreas en el Puerto de Altamira.

Esta transferencia irregular de terrenos inició en 2002 durante la gestión del ex gobernador de Tamaulipas Tomás Yarrington Ruvalcaba.

Los terrenos fueron expropiados por el gobierno federal en 1981 para accesos y otras construcciones en el Puerto de Altamira y en 1994 la federación, a través de un decreto, los transfirió en donación al gobierno del estado por medio de la Empresa Canal Intracostero Tamaulipeco S.A, constituida por el entonces gobernador Manuel Cavazos Lerma.

En el año 2001, el ex gobernador Tomás Yarrington Ruvalcaba impulsó que se constituyera el “Fideicomiso Nuevo Santander” para fomentar el desarrollo Industrial del Estado y bajo ese esquema, varias propiedades del patrimonio estatal como las del Puerto de Altamira, se transfirieron al Fideicomiso para su administración.

En 2002, Tomás Yarrington impulsó que el Congreso del estado entregara las mil 600 hectáreas al Fideicomiso y un mes después y luego de publicarse el decreto en el periódico oficial de Tamaulipas, el Fideicomiso vendió las hectáreas a Cano Martínez a un precio de 87 centavos el metro cuadrado y pagó 14 millones de pesos, cuando el valor real ese año era de 866 millones de pesos.

En 2007 la empresa Materiales y Construcción Villa de Aguayo S.A de C.V., propiedad de Fernando Cano, realizó una operación de venta de los terrenos a GMC S.A de C.V. de Altamira, propiedad de Alberto Berlanga Bolado, a un valor de 16 millones de pesos cuando el precio real en ese año era de mil 54 millones de pesos.

Yarrington Ruvalcaba al desincorporar las mil 600 hectáreas del Fideicomiso y venderlos a su prestanombres, Fernando Cano Martínez, incurrió en el delito de peculado, refieren las investigaciones de la Fiscalía Anticorrupción de Tamaulipas.

El Canal Intracostero se trataba de un proyecto del ex gobernador Manuel Cavazos Lerma a través del cual se pretendía unir a Tamaulipas y Texas por una vía fluvial de 438 kilómetros.

Por la desincorporación de los terrenos, propiedad del estado a particulares, en su oportunidad se inició una averiguación previa penal 15/2004 pero permanecía archivada, señalaron autoridades locales.

Funcionarios locales señalaron que Hernández Flores utilizó a los empresarios Alberto Berlanga Bolado (secretario de Obras Públicas y Desarrollo Urbano durante el gobierno de Eugenio Hernández), así como a Fernando Cano Martínez, para comprar los terrenos que en ese entonces tenían un valor de 887 millones de pesos.