Muere el pintor y escultor neoyorkino Philip F. Bragar

La decisión de ser un artista es irrevocable porque “es un camino de una sola ruta", dijo en una ocasión.


dic 17 11:07


Philip Bragar, en junio de 2009, cuando se inauguró la exposición Blanco y negro, del artista y René Freire, en la Ciudad de México. Foto María Luisa Severiano / archivo

Ciudad de México. El pintor y escultor neoyorquino Philip F. Bragar, radicado en México desde 1954, falleció el sábado 16 a las 9 de la mañana de un paro cardiaco. “Tenía tan grande el corazón que nos cubría a todo”, expresó a La Jornada su hijo Víctor. El pasado 10 de mayo había cumplido 92 años.

De sí mismo escribió alguna vez: “Nací en la ciudad de Nueva York en 1925. 29 años más tarde tomé la decisión irrevocable de llegar a ser un artista. Subí a un camión en Nueva York y bajé en la Ciudad de México. En los siguientes cinco años (estudió en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda) mi único interés era mi trabajo.

“Dibujé y pinté horas y horas cada día. Tuve mi primera exposición en 1960 en CDMX. Me he concentrado en el trabajo de grabado en madera, acuarela y pintura al óleo”. Para Bragar la decisión de ser un artista es irrevocable porque “es un camino de una sola ruta. El artista debe dedicarse cien por ciento a su trabajo y a sus ideas. Debe saber profundamente lo que tiene dentro de él emocionalmente, qué puede ser destructivo para su arte y también debe reconocer los obstáculos contra su arte, constituidos por una sociedad fría y tecnológicamente controlada”.

En 2015, con motivo de su nonagésimo aniversario, don Philip recibió un reconocimiento por su trayectoria de parte del Instituto Nacional de Bellas Artes. Fue miembro del Sistema Nacional de Creadores en tres ocasiones.

Philip F. Bragar es velado a partir de las 11 horas del domingo en las calles de Colima 254, colonia Roma.