Nobel de la Paz: potencias nucleares siguen al margen de tratado

Rusia y Alemania elogiaron los esfuerzos de la galardonada ICAN, aunque no son firmantes del tratado promovido por esta organización.


oct 06 08:55


Activistas de la Campaña Internacional por la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), con máscaras de Donald Trump y Kim Jong-Un, frente a la embajada de EU en Berlín, el 13 de septiembre. Foto Afp

Moscú/Berlín/Bruselas. Rusia y Alemania, países no firmantes del Tratado de Prohibición de Armas Nucleares promovido por ICAN, galardonada hoy con el Nobel de la Paz, felicitaron los esfuerzos de esta organización, pero ratificaron sus posturas en desacuerdo con el tratado.

Mientras, la Unión Europea interpretó el reconocimiento del Comité del Premio Nobel de este año como una gran señal de la necesidad del desarme.

Rusia, una de las potencias nucleares del mundo, reaccionó hoy con reservas a la concesión del Nobel de la Paz de este año a la Campaña Internacional por la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), que promueve un tratado para prohibir ese tipo de armamento en el mundo y del que Moscú no es firmante.

Rusia respeta la decisión del Comité Nobel de Oslo, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, hoy en Moscú, citado por la agencia de noticias Tass. "Rusia es un miembro responsable del club atómico", afirmó. El presidente Vladimir Putin ha destacado en varias ocasiones la importancia del equilibrio nuclear para la seguridad internacional, añadió Peskov.

Alemania felicitó hoy a las organizaciones no gubernamentales que integran la ICAN, pero defendió su decisión de no firmar el tratado de prohibición de armas atómicas que promueve la organización.

"El gobierno alemán respalda el objetivo de un mundo sin armas atómicas", sostuvo la viceportavoz del Ejecutivo, Ulrike Demmer, en Berlín.

Sin embargo, el gobierno de la canciller Angela Merkel reafirmó su rechazo al Tratado de Prohibición de Armas Atómicas que promueve la ICAN y que ya firmaron 122 países.

Mientras haya Estados que consideran las armas atómicas como un recurso militar y mientras Europa se vea amenazada por ello, seguirá existiendo la necesidad de contar con medios de disuasión nuclear, argumentó la vocera.

"Esto lo garantiza la (Organización para el Tratado del Atlántico Norte) OTAN", sostuvo. Al mismo tiempo expresó que la única vía adecuada para alcanzar el desarme nuclear es dialogando y negociando con Estados que cuentan con armas atómicas.

El Comité Nobel anunció hoy la decisión de otorgar el máximo galardón de la paz a la ICAN. La entidad que reúne a 468 organizaciones tuvo su mayor éxito al conseguir la firma del Tratado de Prohibición de Armas Nucleares que 122 países aprobaron el pasado julio. El texto prohíbe la producción, posesión, utilización y el almacenamiento de armas nucleares, pese a la resistencia de las potencias atómicas y sus Estados aliados.

Ninguna de las potencias nucleares que reconocen la posesión de estas armas -Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia, China, India y Pakistán- lo ha ratificado. Tampoco lo han hecho los miembros de la OTAN, incluida Alemania. La OTAN incluso ha calificado el tratado de contraproducente por entender que amenaza con dividir a la comunidad internacional y obstaculiza las actuales iniciativas de desarme.

Por su parte, la alta representante de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, interpretó el Nobel de la Paz de este año como una gran señal de la necesidad del desarme y la no proliferación de las armas nucleares en el mundo.

"En nuestro complicado y caótico mundo, el Comité del Premio Nobel ha señalado una vez más las grandes amenazas de nuestra era y la necesidad de colaboración internacional para alcanzar la paz y la seguridad", dijo hoy en Bruselas.